miércoles, 9 de julio de 2014

Retos para el fracking por la compleja geología del Reino Unido



Vista del bosque de Bowland en el valle de Hodder, Lancashire, uno de los principales objetivos de las empresas de fracking. Fotografía: Alamy




Por John Vidal

 

Publicado en The guardian

 

Nuevos mapas subterráneos muestran que los yacimientos de gas de esquisto se solapan con los principales acuíferos de agua potable



El Servicio Geológico Británico (BGS) afirma  que la compleja geología del Reino Unido planteará retos, para evitar la contaminación del agua en algunas partes del país, a las empresas que desean realizar fracking.
 
Los nuevos mapas subterráneos de Gran Bretaña hechos públicos por BGS y la Agencia de Medio Ambiente muestran que en casi la mitad de la supeficie de Inglaterra y Gales, donde se encuentran los principales acuíferos de agua potable,  existen yacimientos de gas de esquisto debajo de ellos.
 
Sin embargo, los mapas también sugieren que la distancia vertical entre el agua y el gas es a veces de varios kilómetros, por lo que la contaminación del agua se consideraría muy poco probable.
 
Según el BGS, los principales acuíferos de agua potable están presentes en más de 80% de la superficie de Inglaterra y Gales, mientras que las lutitas y arcillas que tienen el potencial de gas de esquisto y petróleo ocupan el 51% de Inglaterra y Gales. Las áreas en las que los dos se superponen suman casi el 30% de la superficie total y es probable que sea donde la oposición será más intensa al desarrollo de esta tecnología.

La distancia entre las rocas de esquisto y el suministro de agua será una consideración crítica para la Agencia de Medio Ambiente, que tendrá que evaluar la probabilidad de contaminación antes de dar el permiso a las empresas para inyectar sustancias químicas a alta presión para fracturar el esquisto y liberar el gas.
 
La formación de rocas de esquisto de Bowland en Lancashire, uno de los principales objetivos de las empresas de fracking, está casi a 800 metros por debajo del acuífero de agua potable y el acuífero de South Downs  está al menos 650 metros por debajo de las más superficiales rocas de petróleo de esquisto.
 
Pero, según el BGS, en algunas zonas el agua y el gas pueden estar mucho más cerca. "Incluso en una misma región puede variar considerablemente", dijo John Bloomfield, un hidrogeólogo del BGS.
 
"La geología del Reino Unido es especialmente compleja. Es de una enorme diversidad para una pequeña isla. Es muy diferente a otros lugares donde el gas de esquisto se ha desarrollado. En los EE.UU. una gran cantidad de pizarra es muy continua; aquí se concentra en las cuencas cerradas. Esto ofrece desafíos [en términos de evitar la contaminación del agua] para los presuntos desarrolladores ", comentó.
 



Alrededor del 27% de la población del Reino Unido - incluyendo Londres y gran parte del sudeste de Inglaterra- obtiene su agua potable de los suministros subterráneos. En el norte y el oeste, el suministro de agua proviene principalmente de las aguas superficiales.
 
El BGS también dio a conocer datos que muestran concentraciones naturales de metano en las aguas subterráneas del Reino Unido . Debido a que el metano es muchas veces más potente para el cambio climático que el dióxido de carbono, se plantean preocupaciones acerca de cuánto podría filtrarse en el proceso de fracturamiento hidráulico y comprometer los compromisos nacionales para reducir las emisiones.
 
Las concentraciones oscilan entre prácticamente despreciable en el sur de Inglaterra a muy altas en algunas partes de Lancashire y Cumbria. Pero, dijo Bloomfield, las altas cifras pueden relacionarse con los antiguos vertederos antiguos y otros depósitos industriales de gas. "El ambiente natural se enfrenta a muchas presiones. No hay nada inesperado en los datos ", dijo.
 
Los datos serán utilizados como punto de referencia por la Agencia de Medio Ambiente para medir cualquier cambio futuro de las concentraciones de metano en las aguas subterráneas, comentó. 



Para acceder a la noticia, 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada