viernes, 4 de julio de 2014

Pronostican fallos en los pozos de gas y petróleo





Por  Braine Friedlander



Publicado en Cornell Chronicle / Cornell University 


Alrededor del 40 por ciento de los pozos de petróleo y gas en la región del campo de  Marcellus presentará probablemente fugas de metano hacia las aguas subterráneas o hacia la atmósfera, según concluye un equipo de investigación de la universidad de Cornell que analizó los registros de más de 41.000 pozos en Pennsylvania. 

En una investigación publicada hoy (30 de junio) en la publicación científica Proceedings of the National Academy of Sciences, los investigadores examinaron los registros de inspección del Departamento de Protección del Medio Ambiente que muestran comprometida la integridad del cemento del recubrimiento en más del 6 por ciento de los pozos de gas activos perforados en la región de Marcellus en Pennsylvania. Este estudio presenta un riesgo 2,7 veces mayor para los pozos no convencionales - en relación con los pozos convencionales - perforados desde 2009 en la región noreste del Marcellus en Pennsylvania. 

"Estos resultados, en particular a la vista de las numerosas quejas de contaminación y explosiones a nivel nacional en zonas con alta concentración por la explotación de petróleo y gas no convencional y con mayor conciencia del papel del metano en ... el cambio climático, debe ser motivo de preocupación", dijo el investigador en el artículo, Anthony Ingraffea, profesor de Cornell de la Ingeniería civil y Ambiental, experto en perforación y fracturamiento hidráulico,  y que dirigió el estudio. 

Ambos pozos, de petróleo y gas convencionales y no convencionales son 8,5 veces más propensos a tener fugas de metano en el noreste de Pennsylvania que en todo el resto del estado, según el estudio. 

Los investigadores examinaron 75.505 informes de cumplimiento a disposición del público de 41.381 pozos de petróleo y gas en Pennsylvania entre 2000-2012 para determinar si se afecta el revestimiento del pozo o el cemento utilizado. Los pozos de gas de esquisto eran seis veces más propensos a tener fugas, en comparación con los pozos convencionales. 

Normalmente, en los pozos, se perforan agujeros de varios diámetros y se insertan una carcasa de acero - de diámetro más pequeño -. El agua es mezclada con el polvo de cemento y luego se bombea en los huecos entre las capas de la envoltura para formar un escudo. 

Cuando no se mezcla adecuadamente, la alteración de los revestimientos de cemento puede ser causada por la pérdida excesiva de agua en el cemento, con una alta permeabilidad en la lechada de cemento, y pueden aparecer grietas en la carcasa debido a las fluctuaciones de presión, la mala unión o el deterioro normal con la edad. 

"En un pozo típico, cientos de sacos de cemento se mezclan y se inyectan", dijo Ingraffea. "Si la proporción de la mezcla agua-cemento no es correcta, habrá problemas. Con demasiada agua, se reduce el cemento. Con muy poca agua, la mezcla se seca demasiado rápido ". 

Otros autores del artículo, “Assessment and Risk Analysis of Casing and Cement Impairment in Oil and Gas Wells in Pennsylvania, 2000-2012”, son Martin Wells, profesor de Cornell de Ciencias Estadísticas; Renee Santoro de Medicina, científicos e ingenieros de Energía Saludable de Ithaca, Nueva York; y Seth Shonkoff, de la Universidad de Berkeley, California. 

Los investigadores no utilizaron ninguna financiación federal.





Para acceder al artículo científico, 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada