miércoles, 23 de julio de 2014

Empresa de fracking ofrece dinero para evitar reclamaciones legales de los residentes











Fuente de la noticia,  ProPublica / Por Naveena Sadasivam 


Publicado en The Huffintong Post




Durante los últimos ocho años, Pennsylvania ha representado el boom del gas natural, con las compañías de fracking perforando miles de pozos en todo el estado. En un pequeño rincón del Condado de Washington, a unos 20 kilómetros a las afueras de Pittsburgh, EQT Corporation ha estado realizando - la perforación de cerca de una docena de nuevos pozos.
 
No pasó mucho tiempo para que los residentes de Finleyville que vivían cerca de las operaciones de fractura hidráulica se quejaran - por el ruido y la calidad del aire, y lo que consideran como una amenaza para su salud y su calidad de vida. Inicialmente, EQT, uno de los mayores productores de gas natural en Pensilvania, trató de calmar las preocupaciones con promesas de estudios sobre el ruido y ofertas de unos bonos para que los residentes pudieran alojarse en hoteles para evitar el ruido y los humos.
 
Pero entonces, en lo que los expertos dicen que era una táctica poco común, la empresa estuvo más agresiva: ofreció a todos los hogares a lo largo del camino de  Cardox  $ 50,000 en efectivo si estuvieran de acuerdo en liberar a la empresa de cualquier responsabilidad legal, por las operaciones en curso, así como las que pudieran llevar a cabo en el futuro. Cubriría los problemas potenciales para la salud y daños a la propiedad, y se protegería a la empresa de forma  general sobre cualquier tipo de reclamación sobre el ruido, el polvo, la luz, el humo, los olores, humos, hollín, la contaminación del aire o las vibraciones.
 
El acuerdo también cubriría las operaciones de la empresa, no sólo incluyendo las actividades de perforación, la construcción de gasoductos, líneas eléctricas, carreteras, tanques, estanques, pozos, estaciones de compresión, casas y edificios.
 
"La liberación de responsabilidades es  increíblemente amplia, como una  lista de lavandería", dijo Doug Clark, abogado de arrendamientos del gas en Pennsylvania que representa principalmente a los propietarios de tierras. "Se están liberando para todo, incluyendo la actividad que ni siquiera han realziado. Es una locura."
 
Linda Robertson, portavoz de EQT, dijo en un comunicado que la compañía había trabajado duro y concienzudamente para hacer frente a las preocupaciones de los residentes. Dijo que habáin sido contratados los consultores, se habían recogido datos sobre el ruido y cuestiones de salud, y que el análisis independiente ha mostrado que la empresa se encontraba en cumplimiento de los requisitos sobre ruido y calidad del aire. No iba a comentar en detalle las ofertas financieras.
 
"Cuando surgen preocupaciones con los propietarios de tierras, es una práctica estándar para el personal de EQT trabajar con diligencia para escuchar y entender sus preocupaciones, en particular los relacionados con los inconvenientes temporales de vivir cerca de un centro de producción", dijo Robertson. "En cuanto a los vecinos del camino de Cardox, la mayoría de los cuales son arrendatarios, hemos estado en comunicación regular y permanente con los residentes y los funcionarios locales para abordar y resolver las cuestiones que puedan surgir."
 
La fracturación hidráulica - o fracking -  que ha ganado popularidad en la última década entre ambientalistas y expertos de salud pública, ha provocado una larga lista de problemas de salud y ambientales. Muchos sostienen que la práctica puede contaminar los acuíferos subterráneos, reducir drásticamente la calidad del aire y poner en peligro la salud de los residentes que viven cerca de los pozos.
 
Con los años, la industria ha negado vehementemente que su trabajo sea una amenaza, y con frecuencia se ha señalado la falta de pruebas concluyentes de que las operaciones de perforación de gas tengan la culpa de cualquier problema dañino de salud o de seguridad. La industria ha emprendido una serie de esfuerzos para sofocar estas preocupaciones y preservar su negocio - el apoyo de legisladores estatales, la realización de sus propios estudios científicos y en ocasiones la solución silenciosa, fuera de los tribunales, con los propietarios que han amenazado con demandar.
 
Los acuerdos de responsabilidad que EQT ha utilizado en Finleyville - a menudo se conocen como las servidumbres de molestia - se han utilizado en otras circunstancias. Los residentes que viven cerca de los aeropuertos, por ejemplo, a menudo les ofrecen tales servidumbres como compensación por tener que soportar los ruidos, vibraciones y humos de tráfico aéreo. Los dueños de propiedades cerca de vertederos y parques eólicos también pueden firmar acuerdos similares.
 
Pero los expertos dicen que tales servidumbres son poco comunes en la industria del petróleo y el gas.
"Esta es sólo la segunda vez que he visto una", dijo Clark, el abogado de Pennsylvania. "Estos definitivamente son diferentes a otros."
 
Clark dice que es poco probable que las empresas comenzarán a realizar esos acuerdos en masa diciendo que hacerlo podría disminuir la confianza de los propietarios sobre la seguridad de las operaciones de la empresa y de su salud personal.
 
"La gente va a decir que las empresas de gas deben estar preocupados por la contaminación del aire debido a que están ofreciendo estas servidumbres", dijo Clark. "Todo el mundo va a sospechar."
 
A principios de este año, un matrimonio en Texas, fue compensado con $ 3 millones en una demanda contra una compañía de perforación de gas. La pareja alegó que las operaciones de la empresa habían afectado su salud, había disminuido el valor de la propiedad y los obligó a mudarse. El caso fue una de las primeras demandas con éxito que alega que la contaminación atmosférica procedente de la actividad de perforación de gas causó problemas de salud.
 
Los expertos dicen que éste y otros veredictos han envalentonado a los propietarios a llevar sus demandas a los tribunales. Las servidumbres por molestias pueden ser una manera de asegurarse de que la empresa puede bloquear fácilmente a los propietarios a la hora de reclamar daños y perjuicios.
 
Además de los pozos de perforación y fracturamiento hidráulico, EQT también construye y opera la infraestructura - gasoductos y estaciones de compresión – que son necesarios para transportar el gas natural al mercado. Sus operaciones tienen su sede en Pennsylvania, pero también posee pozos en Kentucky y Virginia Occidental.
 
En 2008, los propietarios de tierras en Finleyville firmaron un contrato de arrendamiento de gas para la perforación con Chesapeake Energy. La empresa sólo perforó un pozo, pero el año pasado vendió sus contratos de arrendamiento a EQT, que ha perforado ya 11 pozos adicionales.
 
Hasta ahora la estrategia de la compañía para reducir sus pasivos es trabajar con algunos propietarios.
 
Muriel Spencer, cuya casa está a unos 500 metros de la perforación, cogió el dinero. Ella dijo que no consultó con un abogado, pero había pedido a la empresa poner un marco temporal de cinco años en torno a la liberación. El contrato inicial libera a la empresa de responsabilidades con carácter indefinido.
 
"No puedo quejarme de la perforación a este punto", dijo Spencer, quien agregó que EQT "ha sido más que justo conmigo."
 
La portavoz de la compañía no hizo comentarios sobre el número de propietarios de tierras a los que EQT hizo propuestas de acuerdos, pero dijo que "aproximadamente el 85% de los residentes" los había firmado.
 
Una versión inicial del convenio propuesto en la lista de 30 residentes de Finleyville requería que todos ellos deberían firman los acuerdos con el fin de recibir los $ 50.000. Cuando los residentes se negaron, EQT modificó el contrato de tal forma que la indemnización no estaba supeditada a que todos los propietarios firmaran.
 
ProPublica encontró que al menos cuatro de los 30 residentes han acordado alguna versión del acuerdo inicial que EQT propuso y han recibido $ 50.000 a cambio. No está claro qué cambios se hicieron al acuerdo durante las negociaciones.
 
Robertson, el portavoz de la compañía, dijo en su comunicado que "los cambios realizados en los acuerdos durante las negociaciones se basan en solicitudes directas del residente, y / o de su abogado."
Pero algunos de los residentes se han negado a negociar con la empresa.
 
"Me sentí insultado", dijo Gary Baumgardner, quien fue abordado en enero por EQT con la oferta . "Estamos siendo empujados fuera de nuestra casa y quieren insultarnos con esta oferta."
 
Baumgardner dice que su casa es como un anfiteatro, en constante vibración con la perforación. A veces, el ruido llega hasta los 75 decibelios, lo que equivale a una aspiradora funcionando, dijo. A principios de este año, EQT Corp. puso una barrera de sonido para limitar el ruido, pero Baumgardner dice que ha encontrado poca diferencia en su calidad de vida.
 
"Tomamos las medidas en el dormitorio, ya que también vibra en la noche", dijo.
 
Baumgardner dice que ha tenido que dejar su casa por lo menos tres veces hasta ahora, debido a que los vapores de gas desde el  pozo eran demasiado difíciles de soportar. Un grupo local de salud ha instalado monitores de calidad del aire en su casa y en la de varios de sus vecinos. El año pasado, cuando uno de los monitores comenzó a parpadear en rojo, su hija, que estaba embarazada en ese tiempo, huyó de la casa. Desde entonces, se ha alejado,  después de que su doctor le aconsejara que no viviera cerca de un sitio de perforación.
 
"Nuestra casa ,a menudo, no es habitable”, dijo Baumgardner. La respuesta de EQT a sus quejas, ha sido "despidos constantes, excusas, retrasos y promesas rotas."
 
Robertson no respondió a las afirmaciones específicas de Baumgardner. Ella hizo punto final con varios esfuerzos de mitigación que dijo la compañía había realizado, incluyendo la pared de sonido, también involucrando el cambio a maquinaria más silenciosa y una solicitud de permisos para el transporte de agua a través de tuberías en lugar de camiones.
 
Baumgardner cree que la servidumbre de molestia que se le ofreció es parte de una táctica de la industria para silenciar a los propietarios de tierras.
 
"A lo largo de los últimos meses, un gerente de EQT regional, uno de nuestros asesores de la comunidad, y nuestro gerente de relaciones comunitarias han estado involucrados en las llamadas telefónicas y reuniones personales con los residentes, asistiendo a reuniones municipales, y visitando la planta de producción en múltiples ocasiones para identificar y confirmar los problemas reportados, en su caso, "dijo la declaración de Robertson.
 
"Las servidumbres son parte de nuestro esfuerzo constante y continuo en general para abordar las preocupaciones del arrendatario."


Si usted ha sido abordado por la industria del petróleo y el gas con un acuerdo demasiado amplio, contacte con nosotros a través del  correo electrónico naveena@propublica.org .




Para acceder a la noticia, 

http://www.huffingtonpost.com/2014/07/02/pennsylvania-fracking-complaints_n_5551989.html?utm_hp_ref=fracking



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada