lunes, 22 de junio de 2015

Se fractura el consenso político sobre el fracking en Gran Bretaña.

Señales adyacentes a un sitio del fracking propuesto en Little Plumpton en Lancashire. Fotografía: Christopher Thomond para The Guardian




Publicado en The Guardian
Por Adam Vaughan
19 de junio de 2014



La extracción de gas y petróleo de esquisto divide por la mitad al Reino Unido, con los tories y UKIP a favor y laboristas, demócratas-liberales y verdes en contra


Nos enteramos la semana que la primera que una gran ronda sobre el fracking será celebrada para decidir su aprobación en Gran Bretaña, en una comunidad que está dividida sobre esta tecnología.

Aunque Lancashire está dividida por el controvertido método para la extracción de gas y petróleo de esquisto, a nivel nacional  los partidos políticos del Reino Unido se han unido inusualmente en dar su apoyo a la fracturación hidráulica. Pero ese consenso político ha comenzado a fracturarse desde las elecciones.

Tanto, los posibles próximos dirigentes del Partido Laborista como los demócratas liberales apoyan la prohibición del fracking. Eso dejaría  a Ukip y a los conservadores, que "van a por todas con la pizarra", como  las únicas partes en el Reino Unido que están muy a favor.

"¿Dónde está la evidencia de que es seguro llegar y realizar fracking en un lugar como este [Leigh]?", Dijo el principal candidato del partido Laborista, Andy Burnham, a principios de este mes. "El fracking no debe seguir adelante hasta que tengamos una evidencia más clara sobre el impacto ambiental".

Esta semana, Tim Farron, el favorito para ser el próximo líder liberal demócrata, dijo que le gustaría que su partido considerara una prohibición. A diferencia de Burnham, cuyas preocupaciones parecía descansar sobre el potencial impacto en el medio ambiente local, la justificación de Farron era el panorama futuro: Cuando el fracking se desarrollara en el Reino Unido, tendríamos que realizar la eliminación de combustible fósil de casi todos los sectores de la energía para cumplir con nuestros objetivos de carbono.

"El gas de esquisto sólo tendría futuro en el Reino Unido si abandonamos, o significativamente retrasamos, nuestros objetivos climáticos - y eso es algo que espero que el partido Liberal Demócrata se oponga", escribió en el Huffington Post.

La fuerza de los sentimientos en sus comentarios deja bastante claro la cantidad de  placas tectónicas que han cambiado los políticos. Antes de este mes, los tres grandes partidos estaban a favor de la fractura hidráulica, con los tories increíblemente entusiasta y recibiendo un gran apoyo del Partido Laborista, a pesar del ruido que hacia sobre la regulación.

El Partido Verde, como era de esperar, se opuso al fracking desde el principio. Pero los partidos regionales están en contra también: el SNP puso en marcha una moratoria sobre el fracking en enero. En Gales, en el  Plaid Cymru son tibios sobre fracking y el primer ministro de Gales dijo que le gustaría una moratoria allí también. Sinn Féin está en contra; Estoy esperando volver a escuchar la postura de DUP (no está claro a partir de su manifiesto).

El nuevo panorama político significa que las partes del Reino Unido ahora reflejan mejor la opinión pública británica, que está más o menos dividida por la mitad con el fracking, dependiendo de que encuesta se mire. La encuesta del gobierno encontró en marzo, que el 24% estaba a favor de la extracción de gas de esquisto, con el 26% en contra. La mayoría de las personas (44%) no están ni a favor o en contra.

Estos números sobre el fracking han sido bastante similares en los últimos años, así que no es claramente obvio lo que ha cambiado para lograr los cambios políticos. No se han producido importantes informes nuevos o datos científicos que traigan a la luz nuevos riesgos del fracking en el Reino Unido. Los ecologistas me dicen que piensan que puede ser simplemente un caso más de contar con los diputados sobre su oposición a fracking - y que el mensaje parece ser actuar a través de ellos..

Por supuesto, no sabemos a ciencia cierta si Burnham y Farron se convertirán en líderes de sus partidos, pero al menos en el caso de los demócratas liberales, a la dirección de su partido se la ve muy clara respecto al fracking.

Sin embargo, a pesar de estos cambios, la incipiente industria del fracking en el Reino Unido está en una buena posición. Un gobierno de mayoría conservadora significa que va a conseguir todo el apoyo que necesita, desde el retórico a exenciones fiscales.

En Escocia, la empresa química Ineos es poco probable que renuncie a sus 700 millas cuadradas de licencias de fracking en el centro de Escocia sin luchar, y estará presionando duro al gobierno escocés detrás del escenario para levantar la moratoria.

Los Planificadores de Lancashire County Council ya han dado su apoyo a uno de los nuevos sitios de perforación, por lo que sería una sorpresa si al menos uno de los sitios de exploración de esquisto de Cuadrilla no recibe el visto bueno en la próxima semana.

¿Será este año, como el jefe del organismo comercial que representa a la industria me dijo en enero, cuando Gran Bretaña inicie el fracking? Puede Ser. Pero ahora el consenso político se ha fracturado, el futuro a largo plazo del fracking en ell Reino Unido se ve mucho más incierto


Para acceder al artículo,



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada