domingo, 4 de octubre de 2015

Los requisitos que impedirán el ‘fracking’ en Castilla-La Mancha, al detalle


Diseño de un pozo para fracturamiento hidráulico. Un tema polémico responde a la integridad temporal del pozo por las altas presiones experimentadas con el inyectado  para la fracturación. Las fallas en la estructura del pozo se relacionan con migración del gas hacia las fuentes de agua superficiales.





Publicado en eldiario.es
Por Alicia Avilés Pozo
3 de octubre de 2015 


Garantizar la integridad de los pozos, la evaluación exhaustiva de agua, aire y suelo, y la obligatoriedad de garantía financiera por daños ambientales, entre las restricciones que la Junta impondrá a la fractura hidráulica

Se aplicarán a los proyectos ya en marcha en Campo de Montiel y Guadalajara y estarán precedidas de un plan estratégico que busca impedir el fracking en cualquier punto de la región

En el Gobierno de Castilla-La Mancha son conscientes de la imposibilidad de prohibir, vía legislativa, el ‘fracking’ en la comunidad autónoma, pese a que Emiliano García-Page se comprometió con las plataformas a impedir esta práctica en la región. Por eso han buscado una fórmula que les ayude a esquivar lo ocurrido en La Rioja, Navarra y Cantabria, cuyas iniciativas en este sentido han sido declaradas inconstitucionales por invadir competencias del Gobierno central. Se han fijado para ello no solo en las medidas puestas en marcha en Euskadi, región declarada ‘libre de fracking’, sino en las recomendaciones de la Agencia Internacional de la Energía y de la Comisión Europea. La idea no es prohibir este método de extracción de hidrocarburos, sino restringir las medidas de prevención de tal manera que su práctica sea casi imposible.

Para ello, la Junta ha elaborado junto con las Plataformas Antifracking de Castilla-La Mancha una ley donde se establecen medidas adicionales (que sí son competencia autonómica) de protección de la salud pública y del medio ambiente para la exploración, investigación o explotación de hidrocarburos utilizando la técnica de la fractura hidráulica. En el borrador, al que ha tenido acceso eldiario.es/clm, se parte del hecho de que dicha técnica plantea problemas específicos como el riesgo de contaminación de las aguas superficiales y subterráneas por los productos químicos utilizados, la emisiones de gas metano y la sismicidad.

Todos los requisitos estarán precedidos de un Plan Estratégico de la utilización de la fractura hidráulica, que debe incluir cuestiones como la expedición previa de autorizaciones para esta actividad, la evaluación de los riesgos por fugas o migraciones, una zonificación del territorio que diferencie las zonas donde quede restringida la fractura y un detalle de distancias mínimas de profundidad y de exclusión.

Para conseguir esa autorización previa, todas las operaciones de ‘fracking’ deben cumplir numerosos requisitos. El primero de ellos es un estudio pormenorizado del emplazamiento, con información geológica del mismo en cuanto a la calidad del agua, del aire y del suelo, la presencia de metano, la sismicidad, la biodiversidad y los pozos existentes. De hecho, se debe garantizar la integridad de los pozos mediante un diseño y una construcción correcta. Estos además serán revidados por un tercero independiente y cualificado para determinar su rendimiento.



Para acceder a la noticia COMPLETA, 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada