martes, 30 de septiembre de 2014

Estudio revela que las aguas residuales del fracking, aún siendo tratadas, siguen siendo demasiado tóxicas.









Publicado en Oil Price
Por Andy Tully
28 de septiembre de 2014



Una de las mayores preocupaciones sobre la fracturación hidráulica o fracking, es que la gran cantidad de aguas residuales generadas por el proceso de extracción de petróleo y gas del esquisto a gran profundidad resultan muy tóxicas.

Muy a menudo, las aguas residuales se inyectan en pozos de eliminación a gran profundidad. Pero también se intenta reciclar el agua contaminada en agua potable mediante el uso plantas de tratamiento de aguas residuales urbanas y de los ríos.

Ahora, un nuevo informe dice que las aguas residuales tratadas podrían contaminar los suministros de agua potable.

En un artículo publicado en Environmental Science & Technology - la revista de la Sociedad Americana de Química-  un equipo de investigadores reconoció que la disposición de las aguas residuales del fracking es un serio desafío para las empresas de energía que utilizan la fracturación hidráulica.
 
El agua residual derivada del proceso no sólo es altamente radiactiva, también está contaminada con sales de metales pesados ​​conocidos como haluros, que no son aptos para el consumo, de acuerdo con los científicos.
 
Las compañías de energía pueden optar por utilizar las plantas de tratamiento de aguas con fines comerciales o municipales para purificar el agua, cuyas aguas se liberan en el agua superficial local, tales como ríos. El problema es que el proceso a veces no elimina la mayoría de los haluros.
 
Cuando eso sucede, el agua es tratada de nuevo, con los métodos más convencionales como cloración o ozonización. Pero hasta ahora no ha habido preocupación de que este método podría formar subproductos tóxicos. Los investigadores decidieron averiguar si esto era cierto.
 
Se diluyen las muestras de agua de los ríos que contenían aguas residuales del fracking y que salen de las plantas de tratamiento de agua en Pensilvania y Arkansas, simulando lo que ocurre cuando el agua sobrante del fracking se dispone en las aguas superficiales locales. Después utilizaron los métodos actuales de cloración y ozonización sobre las muestras para eliminar los haluros y determinar si el agua era potable.
 
Los resultados no fueron alentadores. Los investigadores encontraron que el cloro y el ozono – que se utilizan para eliminar las muestras de aguas residuales del fracking que contienen tan poco como un 0,01 por ciento y hasta el 0,1 por ciento de haluros por volumen de agua - formaron una serie de otros compuestos tóxicos conocidos como "subproductos de la desinfección," o SPD.
 
Según la declaración que Climate Progress llevó a cabo , "estos productos químicos - trihalometanos , ácidos haloacéticos , bromato y clorito - se forman cuando los desinfectantes utilizados en las plantas de tratamiento de agua reaccionan con los haluros, de acuerdo a la Agencia de Protección del Medio Ambiente. "Todos son potencialmente peligrosos para los seres humanos, sin hablar de la vida silvestre.
 
Los resultados del estudio han llevado a los investigadores a aconsejar a la industria que no descargue las aguas residuales del fracking en las aguas superficiales, incluso si han sido tratadas.




Para acceder a la noticia,



Para acceder al artículo científico,  




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada