martes, 14 de octubre de 2014

Un estudio relaciona la contaminación del agua con operaciones de fracking en Texas y Pensilvania.










Publicado en Climateprogress
Por Katie Valentine
15 de septiembre de 2014



Defectos en la carcasa y en la cementación de los pozos de gas han contaminado el agua potable en Texas y Pennsylvania, según un nuevo estudio.
 
El estudio , que fue publicado en the Proceedings of the National Academy of Sciences, pero aún no se ha hecho público, estudió los casos de contaminación del agua en pozos de agua potable en los dos estados y se encontró que la explicación estaba en las fallas en el revestimiento y en la cementación - no en el proceso real de fracking – y que son los culpables de la contaminación. El fracking implica la perforación de un pozo profundo en la tierra, entonces se inserta un tubo de revestimiento de acero en el pozo y se bombea cemento en el pozo para sellar la carcasa y, en teoría, proteger las aguas subterráneas del gas que se desplaza a través del tubo hasta la superficie. Sin embargo, el estudio encontró que si esa carcasa o la cementación no se realizan correctamente puede conducir a la contaminación.


"Esto es relativamente una buena noticia porque significa que la mayoría de los problemas potenciales que hemos identificado se pueden evitar con futuras mejoras en la integridad del pozo," dijo, el autor principal Thomas Darrah de la Universidad Estatal de Ohio al told the Dallas Morning .
 
En otras palabras, los trabajos más exhaustivos de cementación y sobre la carcasa podrían proteger de la contaminación a las personas que viven cerca de los pozos fracking.

"Muchas de las fugas probablemente ocurren cuando el gas natural sube potencialmente por el exterior del pozo, incluso a miles de pies de profundidad, y se vierte directamente en los acuíferos de agua potable" , dijo Robert Poreda, otro autor del estudio y profesor de la Universidad de Rochester.

Los investigadores fueron capaces de rastrear de donde procedía el metano que contaminó el agua de pozo mediante el seguimiento de los gases nobles - que no reaccionan con otros muchos productos químicos, y por lo tanto son más fáciles de seguir en un registro respecto a algunos otros gases - que se liberan con el metano.
 
Esta no es la primera vez que la contaminación ha estado ligada a las fallas en la cementación y la carcasa, más que al acto de perforación - incluso los líderes en la industria del gas natural, que han luchado para asegurar al público de la seguridad del fracking en medio de reportajes  de contaminación y enfermedad de las personas que viven cerca de las operaciones de fractura hidráulica. En 2012, Mark Boling, vicepresidente ejecutivo y asesor general de Southwestern Energy Co., dijo que los casos que él ha había visto en Colorado y en Pennsylvania, donde el gas contaminó el agua potable, han sido "causados por un fallo de la integridad del pozo y casi siempre en el trabajo de cementación. "El proceso de cementación y la cubierta es una parte esencial de cualquier operación de fracking bien hecha.
 
Pero los activistas anti-fracking dicen que la cementación y la cubierta son sólo una parte del problema de la contaminación del fracking. Por un lado, está el tema de los residuos del fracking: sólo en 2012, los pozos de fracking en los EE.UU. crearon 280 mil millones de galones de aguas residuales tóxicas de acuerdo con un informe de 2013 de Environment America. Que las aguas residuales a menudo contienen sustancias cancerígenas e incluso materiales radiactivos, y que las aguas residuales que se almacenan en pozos profundos que no son inexpugnables. Sólo en Nuevo México,  los informes del estado,  dicen que los productos químicos de desecho de los pozos de petróleo y gas han contaminado las fuentes de agua por lo menos 421 veces.
 
Y si es el acto de la perforación en sí o las fallas en la carcasa o en el almacenamiento de los residuos, o la contaminación por gases pesados naturales,  las operaciones de fractura hidráulica son un problema importante en algunas partes del país. El mes pasado, Pennsylvania reveló 243 casos de contaminación de pozos de agua potable privados provenientes de las operaciones de perforación de petróleo y gas públicos. West Virginia, también, ha vinculado los casos de contaminación del agua con la extracción de petróleo y gas. Y este mes, investigadores de la Universidad de Texas encontraron que los niveles de arsénico, selenio y estroncio fueron superiores a los límites de la EPA en algunos pozos privados ubicados dentro de alrededor de 1,8 kilómetros de pozos de gas natural.


Para acceder a la noticia,



Para acceder al informe de pozos contaminados en Nuevo México, 

http://www.environmentamerica.org/sites/environment/files/reports/EA_FrackingNumbers_scrn.pdf



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada