viernes, 31 de octubre de 2014

Las empresas de energía están aterrorizadas y gastan millones en lalucha contra las prohibiciones locales del Fracking en EE.UU









Publicado en New Republic
Por Cole Stangler
27 de octubre de 2014




Con el auge de la perforación de  esquisto en el país, hace seis años, pocos estadounidenses sabían cómo las compañías de petróleo y gas eran capaces de extraer esas enormes cantidades de petróleo y gas con una eficacia histórica. 

Hoy en día, la búsqueda incesante de la roca de pizarra por la industria es difícil de ignorar. También lo son los estudios que vinculan su técnica de extracción preferida, la fracturación hidráulica (" fracking "), a la contaminación del agua , la contaminación del aire , los terremotos , y las emisiones de gases de efecto invernadero. Estas preocupaciones han llevado a docenas de gobiernos locales - desde Colorado a Nueva York y Pensilvania - a prohibir el fracking de forma absoluta. Los votantes de dos condados de California y en Denton, Texas, se pueden añadir a la lista la próxima semana, cuando decidan si se debe prohibir el fracking.

Las iniciativas electorales a nivel municipal y de condado pueden parecer pequeños granos, pero la respuesta de la industria de la energía sugiere todo lo contrario. En cada carrera, gastan ridículamente más que sus opositores - temerosos, tal vez, de que si estos electores pueden vencer a la industria del fracturamiento hidráulico en las urnas, sería una señal para otras comunidades amenazadas de que este tipo de pelea vale la pena.

Gigantes de los combustibles fósiles como Chevron, Aera Energy, ExxonMobil y Occidental, entre otros, han invertido más de $ 7,000,000 en una coalición - Los californianos por la Independencia Energética para luchar contra las medidas propuestas en California. En el condado de Santa Bárbara (población. 435.700), los opositores han recaudado más de $ 5,7 millones para luchar contra la prohibición propuesta, superando a los partidarios por un margen de más o menos 19 a 1.

Eso es una cantidad asombrosa de dinero - prohibitivamente caro incluso durante el tiempo electoral en América . Como los partidarios han señalado, la cantidad recaudada en Santa Bárbara es más de tres veces  de lo que necesitó, en promedio, para ganar un escaño en la Cámara en el último ciclo electoral , según Open Secrets. De hecho, el gasto de la industria en la pregunta de la papeleta es muy superior a la cantidad recaudada en cada una de las 53 carreras al Congreso del estado este otoño.
 
No existen datos de votación, pero los observadores dicen que el resultado de la elección está todavía en el aire. Apuntan a los hábitos de gasto de las empresas de energía y de las anteriores encuestas a nivel estatal - en mayo, por ejemplo, un sondeo encargado por grupos ecologistas halló que más de dos tercios de los californianos de volcarían por una moratoria en todo el estado.
 
Mientras tanto, a unos 250 kilómetros al norte, en el condado rural de San Benito (pop. 57.600), las fuerzas de la industria están respaldadas al gastar más que los activistas anti-fracking locales por un margen de 15-1 . Y, sin embargo, la carrera durará hasta el último momento. Los ambientalistas dicen que no tienen el dinero para encargar encuestas, pero Kristina Chávez Wyatt, presidente de Farmhouse Communications, que ha ayudado a la intención  de voto para la industria de la energía, me dijo que el margen es "estrecho". (Ella no comparte datos específicos, pero hizo hincapié en que muchos votantes estaban mal informados sobre la medida.)
 
En Denton, Texas - una ciudad universitaria de 123.000 personas en el corazón del Barnett Shale, donde empezó el auge  del fracking en la nación - la industria de la energía ha aumentado en aproximadamente 231.000 dólares , según los últimos datos, alrededor de cinco veces más que los partidarios de "Pass Ban ". Los opositores de la medida no han dado a conocer públicamente sus datos de votación, pero la presidenta del pro-perforación Partido Republicano del Condado de Denton dijo al New York Times a principios de este mes , "Si las elecciones fueran hoy, perderíamos."
 
Esta carrera se ha vuelto desagradable. Dos activistas del grupo Frack Free de Denton recibieron amenazas de muerte . Un sitio web pro-perforación dirigido por dos hombres de la localidad acusa a los activistas anti-fracking locales de tener vínculos con el Kremlin. (Algunos de los activistas han aparecido en RT, el canal de noticias financiado por el Estado ruso.) "Yo ni siquiera conozco a nadie de Rusia y soy de la séptima generación de tejanos", dice Sharon Wilson, uno de los acusados. "Si tuviera que predecir, antes de que nos enterraran en dinero, diría que habríamos ganado fácilmente. Ahora creo que estamos más igualados, pero sigo pensando que vamos a ganar."
 
Que estas carreras sigan siendo tan intensas - a pesar de las colosales diferencias de gastos  - habla de una verdad que los principales directores ejecutivos de petróleo y gas de Estados Unidos saben muy bien, incluso aunque no lo quieran decir públicamente: La oposición al fracking va en aumento en todo el país.
 
Más estadounidenses ahora se oponen a apoyar  la práctica de perforación, según la última encuesta de Pew Research sobre el tema, que documentó una oscilación de solo 11 puntos respecto al año pasado. A la vista de estos datos, da favorita a la industria - que para sus críticos son, los liberales que viven lejos de la ciudad, privilegiados - simplemente no se sostiene más. La oposición ha crecido en el Sur y el Oeste, también, incluyendo en el color rojo oscuro de Texas.

No es una coincidencia que sean lugares donde la industria fracking está ya en activo o  quiere empezar la perforación . A medida que la industria se expande, la desaprobación avanza. Por ejemplo, recientemente, en marzo de 2012, los texanos respaldaron el fracking por un margen de 48 a 36, según el sondeo de UT-Austin . Este mes de marzo, los encuestadores UT-Austin encontraron que la ventaja se había reducido a 42-41.
 
Resulta abstracto el escuchar a la industria acerca de la "independencia energética",  está demostrando que no es rival para NIMBYism: Pocas personas de cualquier tendencia política darían la bienvenida a los perforadores en su propio vecindario. "Incluso si usted cree que tenemos que tener esta energía, incluso si usted comparte todo eso", dice Wilson, "cuando comienza a afectarle a usted tan profundamente en su propio patio trasero, entonces lo empiezas a cuestionar."



Para acceder al artículo, 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada