miércoles, 8 de octubre de 2014

El estudio de los efectos del fracking, de cerca y personal



En la región montañosa del verde noreste de Pennsylvania, miles de hectáreas de tierras
 de cultivo se están nivelando de golpe para albergar operaciones hydrofracking a gran escala.



Publicado en Phys.org
Por Kevin Krajick
05 de septiembre 2014

Hace diez años, la fracturación hidráulica apenas existía. Hoy 45.000 pozos de fracking producen gas natural, suministrando energía a millones de hogares y negocios, y casi una cuarta parte de la electricidad del país. Pero los científicos están muy lejos en la comprensión de cómo este auge afecta a las personas cercanas a los pozos. Los geoquímicos Beizhan Yan y James Ross del Observatorio de la la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia están tratando de llenar este vacío en la zona rural del noreste de Pensilvania, donde miles de operaciones de fracking se han apoderado de las antes tranquilas colinas, granjas y carreteras secundarias. Con los nuevos pozos que se perforan todo el tiempo, Yan y Ross están encuestando a los propietarios de viviendas cercanas para ayudarles a medir las aguas subterráneas y el aire para probar las toxinas potenciales antes, durante y después de la fractura hidráulica. Los investigadores médicos de la Universidad de Pennsylvania que estudian la región ya han demostrado que las personas que viven en zonas muy frackedas han estado visitando los hospitales cada vez con más frecuencia por problemas en la piel, problemas respiratorias y enfermedades cardiovasculares desde el boom que comenzó en 2007, pero todavía no pueden decir si esto está relacionado con el fracking, y si así, con cuál de las muchas sustancias que se podrían introducir en el medio ambiente. Yan y Ross esperan poder ayudar a proporcionar esa información. Este ensayo fotográfico muestra su trabajo durante un día de este verano.

El Hydrofracking implica la nivelación de grandes áreas de terreno con cascajo, para permitir hectáreas de infraestructura y equipo pesado, y luego perforar profundamente en las capas de esquisto subterráneas y con la inyección de millones de galones de agua con productos contaminantes y arena para romper las reservas de gas abiertas en el enclave. Cada acción de frackind requiere miles de camiones cargados de roca, arena, agua, productos químicos y maquinaria; esto trae humos diesel, polvo y ruido. (Un estudiante de Lamont recientemente contó 30 camiones grandes entrando en un solo un sitio en tan sólo una hora.) Debido a un vacío legal, la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA) no regula los fluídos del fracking; de hecho, en la mayoría de lugares, incluso sus composiciones siguen siendo secretas. Pero los estudios se demuestra que pueden contener formaldehídos volátiles, benceno o alrededor de 1.000 de otras sustancias, muchas de ellas con riesgos conocidos para la salud si se filtran en el aire o el agua. La perforación de gas de esquisto también trae productos naturales peligrosos de las zonas profundas, incluyendo sales, metales pesados
​​y elementos radiactivos. Luego está el gas en sí, en su mayoría metano, que puede filtrarse de los cabezales de pozo, por tuberías y válvulas en el aire o el agua. La EPA estima que la fuga se extiende entre el 1 al 8 por ciento de la producción.


 


El geoquímico Beizhan Yan del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia está estudiando los efectos ambientales. Su chaleco lleva sensores para registrar los niveles de calidad del aire y ruido mientras camina.




Los efectos se conocen hasta ahora, sobre todo, a través de un puñado de investigaciones incompletas y anécdotas a veces inciertas. No es una película documental que muestra un grifo de la cocina en llamas Colorado atribuido a una fuga de metano; una sentencia judicial de este año concedió a una familia de Texas 2,9 millones de dólares al decir que una empresa les ha envenenado con la contaminación del aire. Otros propietarios han presentado denuncias, pero éstas generalmente se instalan fuera del registro público. La EPA sí ha iniciado un estudio a nivel nacional, un tanto tardío, de los impactos del fracking sobre el agua potable, pero no se esperan resultados hasta finales de 2014 En general, los fondos públicos para los estudios se han mantenido adelgazados. Así que, por ahora, el discurso sobre el tema es en gran medida una guerra retórica entre las empresas de energía que dicen que el fracking es generalmente inofensivo, y los opositores que dicen que no lo es. Las personas que viven cerca de los pozos se encuentran atrapados en el medio, a menudo sin saber qué pensar. "Es importante obtener los datos, para que todos puedan considerar esto objetivamente", dice Yan.


Productos químicos y gases volátiles, así como sustancias naturales peligrosas a gran profundidad pueden llegar al aire o al agua si todo no funciona correctamente. Aquí, los tanques en un sitio recién perforado aguardan su uso.
 

La creación de cada pozo requiere miles de camiones cargados de material y maquinaria. 
Aquí, los trabajadores ensamblan tubo en un nuevo pozo.



El suministro y el agua de Heaney viene de una zona en caída de su casa; Yan la pondrá a prueba antes de que comience cualquier perforación, a continuación, durante y después. Las pruebas cubren docenas de sustancias incluido el metano, diversos metales y radio radiactivo



Siguiente parada: la casa de John Michael Beck, un consejero profesional ya retirado, que edificó su casa sobre cuatro acres remotos en 1985 En su tiempo libre, crió ganado vacuno, utilizando heno de campo del vecino de al lado.





El geoquímico de Lamont,  James Ross, ensambla un sistema de registro del aire en una ventana del piso superior de la casa de Beck. Tomará lecturas de fondo durante un par de semanas, antes de que comience la perforación.





Un tanque construido para contener el agua del fracking da testimonio de la naturaleza masiva del desarrollo llegando a dominar gran parte de la superficie del campo






Para acceder al artículo y a más información, 

http://phys.org/news/2014-09-fracking-effects-personal.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada