miércoles, 29 de octubre de 2014

Editorial: Las medidas anti-fracking son un referente










Publicado en San Jose Mercury News
Mercury News Editorial
10/24/2014



El Condado de San Benito, que tiene aproximadamente la misma superficie que el condado de Santa Clara, tiene una población de 50.000 habitantes. Pero todo California, por no hablar de la industria de la energía de Estados Unidos, miran las elecciones del 4 de noviembre de ese condado, ya que incluyen una medida electoral para prohibir la fracturación hidráulica, comúnmente conocido como fracking, para extraer petróleo y gas de la planta. 

El condado de Santa Bárbara tiene una medida similar. Así como Denton, una ciudad del Texas amigo del petróleo. En todo el país, los estadounidenses están cada vez más recelosos de los efectos potenciales del fracking en los suministros del agua y con la actividad sísmica.

Hay una tendencia que los gobiernos estatales deben abordar: Sólo una regulación seria en todo el estado, incluyendo la plena transparencia de la actividad y los materiales del fracking, convencerá a los residentes de que pueden confiar en que los procedimientos son seguros para ellos.

Los ecologistas esperan que las medidas empiecen a saltar desde San Benito y Santa Bárbara como un movimiento de condado en condado para lograr lo que la Legislatura se ha negado hasta ahora promulgar: una prohibición estatal sobre el fracking. La evaluación de la comunidad científica de los riesgos ambientales del fracking son insuficientes para justificar una prohibición total. 

Sin embargo, bajo la legislación escrita por el senador estatal Fran Pavley, cuyas credenciales sobre el medio ambiente están fuera de toda duda, una revisión del impacto ambiental del fracking en todo el estado está en marcha y que finalizará en el año 2015. Si la evidencia justifica una prohibición, Pavley dice que va a luchar por ello. Mientras tanto, la SB 4, convirtió en ley el año pasado, es la regulación del fracking más dura de la nación. Requiere la divulgación completa de los productos químicos utilizados, la notificación a los propietarios afectados y las pruebas de las aguas subterráneas antes y después del procedimiento. 

San Benito cuenta ahora con 26 pozos de petróleo, ninguno de las cuales emplea el fracking. Hasta que la ciencia hable, la ley del estado protegerá al condado. Pero la votación de la Medida J es probable que tenga más de emocional que de decisión motivada.

Las compañías petroleras están gastando $ 1.8 millones para derrotar la Medida J y otros $ 5 millones en contra de la medida de Santa Bárbara. Si las prohibiciones pasan, van a ser impugnadas en los tribunales. Santa Bárbara puede ser capaz de financiar una batalla legal de alta potencia, pero San Benito, con su mayoría rural, no tanto.

Estamos de acuerdo con Pavley de que es importante reunir pruebas antes de considerar las limitaciones severas o la prohibición de fracking. Pero las empresas petroleras trajeron esto, ellas mismas, al negarse hasta hace poco a revelar sus prácticas y poner a prueba rutinaria el agua antes y después de la fractura hidráulica. Ahora la desconfianza es alta, incluso, al parecer, en estados como Texas. 

Una práctica ligada a los suministros energéticos nacionales no debe ser regulada condado por condado. Los Estados deben determinar si el fracking es seguro en su totalidad o en parte, y a continuación regular en consecuencia. 

El movimiento para proteger a las comunidades y los suministros de agua merece ser tomado en serio, y debe cumplirse con la divulgación completa para recuperar la confianza pública. Entonces las protestas parciales del condado no serán un problema.



Para acceder al editorial original, 










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada