miércoles, 4 de febrero de 2015

Los beneficios de BP, Exxon, Shell o Chevron se desploman por los precios del crudo







Publicado en Hispanidad
Por Rafael Esparza
3 de enero de 2015 



Las grandes del sector se ajustan, qué remedio, a un escenario prolongado de precios bajos del petróleo.

La consecuencia inmediata: la parálisis de inversiones para reducir gastos y recortar deuda.

Sacudida en las británicas BP y BG Group: la primera reduce un 83,9% su beneficio y la segunda pierde cuatro veces más.

La americana ExxomMobil nota el impacto en el último trimestre, en el que ganó un 21% menos.

Y a la lista se unen también angloholandesa Royal Dutch Shell (-8%) y Chevron (-10,2%).




El desplome de los precios del barril de crudo no saldrá ‘gratis’ a las petroleras. Dicho de otro modo: les afectará drástica y directamente a sus cuentas de resultados y a las inversiones en curso. Es lo que muestran ya los primeros balances presentados por compañías como la americana ExxomMobil, las británicas BP y BG Group, la angloholandesa Shell o Crevron. Y respecto a las inversiones, los analistas ponen cifra al impacto en la paralización de proyectos: unos dos billones de euros. Un primer avance de esa tendencia lo dio la compañía Schumberger, el mayor proveedor mundial de tecnología de perforación y equipamiento, al anunciar a mediados de enero que recortará 9.000 empleos, el 7% de su plantilla. 

Una cosa lleva a la otra. Es consecuencia lógica de la caída de los precios del barril. En el origen del problema hay varios frentes: ha descendido el consumo por la desaceleración de Europa y China y, paralelamente, los países de la OPEP, capitaneados por Arabia Saudí, no han reducido la producción. ¿Conclusión?: los precios han bajado más de 60% en seis meses. Nos hacíamos eco de ello recientemente al preguntarnos ¿por qué el petróleo no frenó su caída en los 80 dólares? Hay una explicación también en el juego siniestro de los saudíes y EEUU contra Rusia e Irán.  

Las estimaciones previstas para este año en exploración y producción variarán indefectiblemente a la baja. Los nuevos yacimientos de petróleo y gas, para lo que no había todavía un presupuesto, serán inviables con un barril por debajo de los 70 dólares.

Con los resultados sucede otro tanto. Goldman Sachs calculaba a principios de año que los beneficios en el sector pueden caer en 2015 en torno al 50%. De momento, ese ‘golpe’ de los precios del barril en los resultados se puede constatar ya en tres grandes empresas del sector de la energía: las petroleras cotizadas en Londres BP y BG Group y la estadounidense ExxomMobil. Aviso a navegantes para el resto.

La petrolera BP perdió 3.889 millones de euros en el último trimestre, que contrastan con un beneficio de 920 millones en ese mismo periodo de 2013. En igual línea, redujo su facturación un 21%, hasta los 66.260 millones de euros. Con eso datos, el impacto en el conjunto del año fue una reducción de los beneficios del 83,9%, 3.335 millones de euros, cuando en 2013 ganó 20.690 millones. BP facturó en 2014 un 316.560 millones de euros, un 9,5% menos. “Hemos entrado ahora en una nueva y complicada fase de bajos precios del petróleo en el corto y medio plazo”, ha reconocido el consejero delegado, Bob Dudley. Y en la misma línea que otras petroleras, BP se prepara para hacer frente a un escenario en el que los precios del crudo seguirán bajos a medio plazo.

Con BG Group, otra compañía británica de petróleo y gas ha sucedido lo mismo: tras multiplicar por cuatro las pérdidas en el último trimestre, hasta 4.441 millones de euros, con una facturación un 18,6% menor (3.903 millones), la compañía cerró el año con una pérdida neta de 922 millones de euros, frente a los beneficios 2.155 millones en 2013. La razón, como en BP, es la misma: la caída de las materias primas. En el conjunto del año, redujo su facturación un 3,3% (17.612 millones). El presidente de la compañía, Andrew Gould, ha achacado estos resultados al “fuerte deterioro de los precios del petróleo en la segunda mitad del año”.

Por último, la estadounidense ExxomMobil congeló sus beneficios en 2013. Tras notar el impacto en el último trimestre, en el que redujo sus ganancias un 21% (hasta 5.970 millones de euros), pudo compensar su resultado anual con lo logrado en los otros trimestres. Cerró 2014 con un beneficio de 28.656 millones, el mismo que en 2013.

A la espera de los resultados de Total, los otros resultados conocidos estos días van por la misma línea: la angloholandesa Royal Dutch Shell ha reducido su beneficio un 8% y la americana Chevron, un 10,2%.



Para acceder a la noticia, 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada