miércoles, 13 de abril de 2016

Fracking Cantabria: Sí y no. ¿En qué quedamos?


Los senadores del PP de Cantabria Esther Merino, Javier Fernández y Blanca Martínez.






Publicado en el diario.es
Por Miren Azkue
10 de abril de 2016


No es de recibo esta incoherencia con el fracking cuando ingenieros, científicos, asociaciones, ganaderos, juntas vecinales, ayuntamientos y toda una comunidad se opone


"Cantabria ha perdido la batalla pero no la guerra". ¿Recuerdan esa frase? Nunca aclaró, el ahora senador del PP, contra quién batallaba en esa guerra antifracking. Si contra su propio partido que por entonces, año 2013, tenía mayoría en el Congreso de los Diputados para reformar la Ley de Hidrocarburos que ha facilitado la concesión de permisos de fracking o si su misión consistía en distraer la atención de los cántabros con leyes inconstitucionales.

Javier Fernández, exconsejero de Medio Ambiente y Urbanismo, "capitán de la resistencia", asiste impasible en Madrid al doble rasero de sus diputados con el fracking. Ana Madrazo y José María Lassalle "han vuelto a mercadear" con la voluntad de los cántabros amparando el voto en contra de una iniciativa para frenar las prospecciones. Esa propuesta de ERC contó hace dos semanas con el voto favorable de PSOE, Podemos, Democracia i Libertad y PNV, más la abstención de C's.

Curioso, que el partido de Rubén Gómez (Ciudadanos) se haya mostrado siempre contrario a esta técnica en Cantabria. Siempre preocupado ante la prórroga por parte del Estado de los permisos para acometer fracking. Reclamando desde sus inicios una "oposición real" al entonces presidente, Ignacio Diego, que convenciera al Gobierno central. Ciudadanos no se ha mojado en el Congreso y Carlos Pracht, diputado por Cantabria, ha dejado pasar la abstención de sus compañeros en la Comisión de Industria.

Los diputados del PP, directamente, han votado en contra y, sin embargo, esta vez, Cantabria ha ganado una batalla porque el Congreso ha aprobado vetar el fracking. Al exconsejero de Medio Ambiente y Urbanismo, impulsor de la ley antifracking que el Parlamento de Cantabria aprobó por unanimidad, le acompaña Blanca Martínez en otro sillón del Senado, exconsejera de Ganadería. Un sector que se opone radicalmente a que se perforen los montes y a que se pueda contaminar el agua con químicos.

Es paradójico el argumento que utiliza el Tribunal Supremo para denegar el recurso que presentó el Ayuntamiento de Valdeprado del Río contra el permiso Bezana-Bigüenzo alegando que solo se ha solicitado para investigar y que para esa tarea "no se utiliza la técnica de fractura hidráulica". ¿Desde cuándo una gran multinacional como Petrolium Oil & Gas invierte solo para investigar? Si investiga, es para encontrar gas y extraerlo. Señor Fernández, no lo olvide. Los cántabros, los burgaleses... continuarán batallando y en esa cruzada seguirán perdiendo contiendas porque la Ley de Hidrocarburos que su partido y sus compañeros defienden hace de parapeto de las empresas petroleras.

No es de recibo esta incoherencia cuando ingenieros, científicos, asociaciones, ganaderos, juntas vecinales, ayuntamientos y toda una comunidad se opone. Cuando los expertos repiten que no hay garantías, ni seguridad. Cuando sus efectos contaminantes son evidentes en otros países en los que alguna petrolera ha sido condenada a indemnizar, incluso, a una familia de Texas que enfermó por la proximidad a sus pozos de extracción de gas.

Pero los diputados del PP por Cantabria siguen practicando esa doble moral. Ana Madrazo siempre ha votado en contra de las medidas antifracking que han propuesto otras formaciones, incluso, cuando Fernández utilizaba cualquier argucia legal para calmar los ánimos y aparentar que el Gobierno autonómico estaba luchando contra viento y marea. Pero el exconsejero y senador sabe de sobra que la pelota está en el tejado del ministro Soria y de un Gobierno que ya no tiene mayoría parlamentaria. 

Le pregunto, señor Fernández: ¿Qué haría si se tuviera que enfrentar a esa encrucijada? ¿Cómo explicaría su voto en contra a los que le hemos visto presentar informes, apoyar mociones y tramitar leyes que, al mismo tiempo, ignoran los diputados que representan a Cantabria en Madrid? Si el viaje a la capital y su nueva condición de senador le hace olvidar lo que demanda su tierra, el día que la Asamblea contra la Fractura Hidráulica y una sociedad entera gane la guerra, a usted le colocarán en el otro bando.



Para acceder a la noticia, 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada