sábado, 9 de abril de 2016

En la vieja Europa los políticos se enfrentan a diferenciar entre lo “legal” y lo “moral”.


David Cameron y Mariano Rajoy antes de la reunión para abordar la reforma de las instituciones comunitarias reclamadas como paso previo al referéndum sobre la pertenencia de Reino Unido a la UE







Publicado en El Mundo
Por Carlos Fresneda
9 de abril de 2016 


David Cameron hace aguas en plena campaña 'antiBrexit'


La popularidad del primer ministro británico cae al nivel más bajo en tres años tras conocerse que participó en la compañía 'offshore' de su padre


David Cameron culmina la peor semana de su carrera política con una caída en picado de su popularidad, tras confesar al cabo de cuatro días que sacó beneficios de la compañía 'offshore' de su padre, Blairmore Holdings, salpicada por el escándalo de los 'Papeles de Panamá'. Tan solo el 34% de los británicos sostiene que lo está haciendo "bien" como primer ministro, frente al 58% que considera que lo está haciendo "mal": el nivel más bajo de aprobación desde julio de 2013.

Varios diputados laboristas han pedido este viernes su dimisión, mientras el líder de la oposición Jeremy Corbyn le acusó de "engañar al público" y reclamó su urgente comparecencia el próximo lunes en el Parlamento "para dar cuenta de todos sus asuntos financieros personales".

El gran tropiezo de Cameron se produce en la misma semana en que se disponía a relanzar la campaña por la permanencia en la Unión Europea, tras recargar baterías bajo el sol de Lanzarote. Sus asesores temen que los partidarios del 'Brexit' pueden sacar ahora partido de su bajón de popularidad y de la crisis de credibilidad por la manera en que eludió la cuestión durante toda la semana

"David Cameron ha perdido la confianza del público", ha dicho este viernes Jeremy Corbyn, horas después de la 'confesión' televisiva del premier. "Ha tardado cinco días, después de varios comunicados, en admitir que ha sacado beneficio personal de una inversión en un paraíso fiscal del Caribe que no llegó a declarar".

"Su determinación para ocultar ese acuerdo durante muchos años levanta interrogantes muy serios sobre la confianza de los ciudadanos en su cargo y su voluntad de ser sincero con el público", ha agregado Corbyn. "Quien tolera la 'evitación' de impuesto y la inacción ante la evasión fiscal está negando el interés público y contribuyendo a los recortes en los servicios y las prestaciones sociales que están dañando a millones de británicos".

Corbyn ha reclamado una "completa apertura" por parte de Cameron y una "acción decisiva" contra la evasión fiscal, pero ha evitado agitar el fantasma de una moción de confianza, entre las durísimas críticas de algunos de sus correliginarios. El diputado laborista John Mann ha pedido la dimisión de Cameron, siguiendo el ejemplo del ex primer ministro de Islandia Sigurdur David Gunnlaugsson. El ex alcalde de Londres Ken Livingstone ha llegado a decir que el líder conservador no sólo tenía que "dimitir" sino que merecía "acabar en prisión".

El 'número dos' de la oposición, Tom Watson, ha aprovechado un discurso dedicado inicialmente al referéndum de la UE para desviar inevitablemente la atención hacia los 'Papeles de Panamá': "Este escándalo ha servido para demostrar que en cuestión de 'evitación' de impuestos los 'tories' son unos expertos".
Watson ha puesto también sobre el tapete la carta escrita por Cameron en 2013 a la Unión Europea argumentando que los fondos de inversión como el creado por su padre no deberían estar expuestos a los mismas "reglas de transparencia" de las compañías convencionales. 

"Es sorprendente que el político que asegura estar liderando la ofensiva contra la 'evitación' de impuestos proponga crear un enorme agujero en los planes de la UE", ha asegurado Watson. "Por eso es imperativo que el primer ministro facilite a los contribuyentes británicos una lista de todas las inversiones que ha tenido desde que fue elegido líder 'tory'. Solo saliendo de las sombras y bajo la luz del sol, David Cameron logrará desinfectar su reputación herida".

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ha reclamado también al primer ministro que sea "completamente transparente" sobre sus impuestos. "Después de estar eludiendo el tema durante todos estos días, está ahora claro que él mismo se ha beneficiado de inversiones 'offshore'. Su credibilidad está por los suelos tras estas revelaciones".

"No tengo acciones en paraísos fiscales", fue la primera declaración en el Parlamento del propio Cameron el martes pasado. "Todo lo que tengo es mi salario como primer ministro", añadió, "más unos ahorros y una casa en la que solía vivir y que he dejado para instalarme en Downing Street".

Sus escuetas declaraciones tendrán que dejar seguramente paso a una descripción detallada de sus todos sus intereses económicos desde que fue elegido como líder del Partido Conservador en 2005, tal y como reclama la oposición laborista. La presión sobre el primer ministro va a más en las últimas horas, acuciado también por la insurrección de los euroescépticos en sus propias filas que aspiran a sacar partido de su momento de debilidad.

Su entrevista televisiva del jueves con Robert Peston, ante las cámaras de la ITV, ha sido calificada ya como uno de los momentos más bajos de su mandato. "Han sido unos días difíciles, leyendo las críticas contra mi padre y contra su forma de llevar los negocios", dijo Cameron. "Mi padre era un hombre al que amo y admiro; le echo de menos todos los días".

Ian Cameron, fallecido en 2010, creó en los años 80 el fondo de inversiones Blairmore Holding, registrado en el 'paraíso fiscal' de las Bahamas. Según Cameron, la finalidad de la compañía (de la que llegó a tener 5.000 acciones que le reportaron unos 22.000 euros de beneficios) no era la evasión de impuestos sino facilitar las inversiones en dólares después del endurecimiento de los controles en los cambios de divisas




Para acceder a la noticia COMPLETA,






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada