lunes, 25 de abril de 2016

Ejecutivo del fracking admite que se interesan por las zonas pobres, donde los habitantes no disponen de recursos para las demandas legales



(Alex Wong / Getty Images)






Publicado en In These Times
Por Jessica Zozik
19 de abril de 2016 



El lunes, el Pittsburgh Post-Gazette informó sobre los inusualmente sinceros  comentarios de un ejecutivo de la industria del petróleo y el gas natural, Terry Bossert, en una  reunión en el Bar del Instituto de Harrisburg de  Pennsylvania en este mes de abril. 

"Escuchamos como Range Resources dice que los enclaves de sus pozos de gas de esquisto están lejos de las grandes casas donde viven los ricos ya que podrían disponer del dinero para luchar contra este tipo de operaciones de perforación y fractura hidráulica", declaró un asistente. 

Terry Bossert es vicepresidente de asuntos legales y reglamentos en Range Resources, una compañía de exploración y producción de gas natural. Range Resources fue el primero en aprovechar en Pennsylvania la pizarra de Marcellus, en 2004, dando inicio al actual auge de la fractura hidráulica en el estado. Algunos científicos y ambientalistas advierten que los productos químicos utilizados en la fractura hidráulica pueden contaminar las aguas subterráneas en las zonas circundantes, lo que podría perjudicar a los residentes.

De acuerdo con el Post-Gazette , varios abogados presenten en Harrisburg, incluyendo a Joanne Kilgour, director del Sierra Club en Pennsylvania, confirmaron las declaraciones de Bossert. Varios asistentes dicen que recuerdan que antepuso a los comentarios: "Para ser especialmente franco ..."

Para ser especialmente franco, parece que las compañías de petróleo y gas se  aprovechan de los vulnerables. 

Eso no es noticia, aunque los ejecutivos de la industria no han hecho en su agenda de esta afirmación explícita. En un  informe de investigación de 2014  de  In These Times,  Hannah Guzik encontró que las operaciones de petróleo y gas en California están situados de manera desproporcionada en las comunidades pobres y de minorías étnicas. Un análisis realizado por la organización no lucrativa  Alianza FracTracker  y llevado a cabo para realizar el artículo determinó que los 5 millones de californianos que viven a una milla de un pozo de petróleo o gas tenían una tasa de pobreza del 32,5 por ciento superior a la de la población general. Un análisis correspondientes  para el Natural Resources Defense Council encontró que la mayoría de las personas que viven cerca de pozos en California son personas de color. Guzik escribe:

Lo que todo esto significa es que las comunidades de bajos ingresos y de color son los más afectados por la industria del crudo en California, incluyendo sus experimentos de fractura hidráulica, que son mal regulados y cuyas repercusiones de salud son en gran parte desconocidas. ... 

"Es un asunto de derechos civiles", dice Abre 'Conner, la abogada del Centro del Condado de Kern para la raza, la pobreza y el medio ambiente. "Cuando nos fijamos en donde se encuentran los pozos de fracking, cuando miramos a los impactos sobre la salud en todo el estado de California y en realidad en todo el país, vemos los mismos tipos de problemas y los mismos tipos de disparidades que hemos visto con la educación y el derecho al voto ".

Range Resources se encuentra en Fort Worth, Texas. En 2015, la producción total promedio de la compañía por día fue de 1,395.4 millones de pies cúbicos de gas natural. El 86% de la producción total vino de la pizarra de Marcellus. Pennsylvania se ha convertido en un punto caliente para la fractura hidráulica, junto con muchos otros estados, incluyendo Colorado, Texas, California y Dakota del Norte. 

El Pittsburgh Post-Gazette  informa que el Centro de Justicia para la cuenca carbonífera y la Sección del Sierra Club de Pennsylvania planean solicitar una un estado de opinión a la Oficina de Justicia ambiental de los sitios de perforación de Range Resources para determinar si la empresa selecciona las zonas más pobres para la fractura hidráulica.



Para acceder a la noticia, 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada