jueves, 26 de noviembre de 2015

El presidente de Castor niega toda vinculación entre las inyecciones de gas y los seísmos ocurridos en 2013


Recaredo del Potro, presidente de la empresa propietaria del almacén de gas subterráneo Castor, declara como imputado ante el juzgado que investiga presuntas irregularidades en la autorización de la planta. EFE/ D. Castelló





Publicado en Público.es / EFE
23 de noviembre de 2015 


Sostiene ante el juez que los mil terremotos registrados en septiembre de 2013 frente a las costas de Castellón y Tarragona se debieron a una "sismicidad natural" y que fueron una "coincidencia en el tiempo" con "la actividad de inyección de gas" de la planta impulsada por Florentino Pérez


CASTELLÓN.- El presidente de Escal UGS, Recaredo del Potro, ha negado este lunes la existencia de cualquier relación entre los seísmos registrados frente a las costas de Vinaròs y la actividad de la planta Castor y, según fuentes de la acusación popular, ha dicho que los mismos se corresponden con una "sismicidad natural".

Así lo ha asegurado a los medios el representante de la acusación popular ejercida por la Asociación Nacional Arca Ibérica, Jorge Casal, tras la declaración de del Potro ante el Juzgado de Instrucción número 4 de Vinaròs que investiga supuestas irregularidades en las autorizaciones para la implantación de la planta Castor.

Del Potro ha declarado en calidad de imputado ante el juzgado como responsable de la empresa explotadora de la planta y ha declinado hacer declaraciones a su salida, donde ha sido recibidos con pitos por parte de una veintena de miembros de la Plataforma Ciutadana en Defensa de les Terres del Sénia.

Según el letrado de Arca Ibérica, del Potro ha puesto además en entredicho los informes del Instituto Geológico Minero de España, que tras los seísmos vincularon directamente la actividad de inyección de gas con los más de 300 seísmos producidos en septiembre 2013.

Para el responsable de Escal, controlada por ACS, los técnicos del IMGE evaluaron "erróneamente" los datos porque, a su juicio confundieron el caudal de la inyección con el volumen.

Es más, Recaredo del Potro ha asegurado en el juzgado que los seísmos registrados frente a las costas de Vinaròs se debieron a una "sismicidad natural", una "coincidencia en el tiempo entre los movimientos sísmicos y la actividad de inyección de gas", según la acusación popular.

Ha "eludido cualquier tipo de responsabilidad de la empresa", ya que desde el primer momento la mercantil "hizo los estudios de sismología que le habían requerido de forma exhaustiva".

El responsable de Escal ha asegurado ante el juez que los estudios que barajaban "se centraban única y exclusivamente en la falla de Amposta" y ha recalcado además que "no podían tener conocimiento de la existencia de otras fallas", explican las mismas fuentes.

En cuanto a la repercusión de la actividad de inyección, del Potro ha manifestado que "la aportación de gas a la energía que desplegaban los seísmos era de una milésima parte, por lo tanto mínima y nada que ver" con ellos.



Para acceder a la noticia COMPLETA, 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada