lunes, 2 de noviembre de 2015

El Gobierno vasco mantiene los sondeos de Shesa porque no todos implicarán 'fracking'





Arantxa Tapia con el lendakari Urkullu





Publicado en El Mundo / EFE
1 de noviembre de 2015 


Tapia asegura varios de los sondeos se refieren a gas convencional, y además, detener los trabajos obligaría a pagar una sanción




El Gobierno vasco mantiene los sondeos de exploración de la Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi S.A. (Shesa), dependiente del propio Ejecutivo, porque varios se refieren a gas convencional, es decir no implicarían fracking, y porque detener los trabajos obligaría a pagar una sanción.

Así lo explica la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantxa Tapia, en una respuesta parlamentaria a una pregunta del PSE tras la aprobación en junio en el Parlamento Vasco de una ley que en la práctica prohíbe la fractura hidráulica (fracking) en Euskadi.

La consejera recuerda que esta ley está siendo debatida en la comisión bilateral entre los gobiernos vasco y español porque el Ejecutivo de Rajoy anunció un recurso de inconstitucionalidad, por lo que la redacción final de la norma aún no es definitiva.

Tapia señala además todos los permisos con los que cuenta Shesa con de exploración y de investigación y que para pasar a la fase de explotación es necesario obtener un permiso diferente que concede el Consejo de Ministros.

Según datos de la consejera, Shesa cuenta con cuatro permisos de investigación con objetivos "convencionales", es decir que no implicarían facking, y otros tres con objetivos "inicialmente planteados como no convencionales", que en caso de prosperar sí supondrían el uso de esta técnica.

De esos tres, solo uno es competencia del Gobierno vasco porque el resto se localizan en dos o más comunidades y dependen por tanto de la Administración General del Estado.

El permiso limitado a Euskadi es de "Lore, Lurra, Landarre y Sustraia". En este caso los permisos de investigación se han solicitado, pero están en fase de otorgamiento.

Por ello la consejera recalca todos las actuaciones de Shesa están "en su fase exploratoria y por lo tanto es rotundamente falso que exista ninguna licencia de explotación de fracking" en Euskadi.

Tapia ha defendido la continuidad de los trabajos de Shesa porque parte de ellos se refieren a gas convencional y "no acarrearían" el uso de fracking con por lo que no tienen "ninguna relación" con la nueva ley vasca.

En el caso de las investigaciones que en caso de ser exitosas implicarían esta técnica, Tapia explica que la concesión de los permisos "conlleva obligatoriamente una serie de compromisos de trabajo e inversiones" y que en caso de incumplimiento habría que "desembolsar a modo de sanción o multa la parte de los compromisos no ejecutados".

Esto supondría, según alerta la consejera, un "menoscabo" para las arcas públicas porque ese desembolso se haría "a fondo perdido, sin haber obtenido a cambio ni tan siquiera ningún tipo de información sobre la posible existencia de un recurso energético de primer orden".

En este sentido señala, los hidrocarburos tienen un "carácter estratégico" y el Gobierno vasco no puede "renunciar al conocimiento de los recursos energéticos y minerales propios" porque lo contrario "implicaría la omisión de un deber".

Tapia apunta además que si finalmente hay que revocar los permisos de investigación ya concedidos para cumplir con la nueva ley vasca, las empresas afectadas podrían solicitar indemnizaciones, aunque admite que "desconoce" cuántas reclamaciones serían ni qué importe alcanzarían.



Para acceder a la noticia, 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada