sábado, 20 de agosto de 2016

Un hasta siempre para Víctor Mora








Dicen por ahí que Victor Mora se ha ido.

Victor tuvo un padre exiliado y relojero que acabó en Francia para evitar el norte de Africa, a Marruecos. Con su padre muerto, Víctor y su madre regresaron a España y con el tiempo trabajaría en la editorial Bruguera. 

Victor nos trajo muchos nuevos amigos, desde unos cuadernillos apaisados en una España en blanco y negro.

Miles de niños los conocimos y es especial a uno de ellos, al Capitán Trueno. Después de mañanas de colegio con enciclopedias de grados, por las tardes viajábamos , conocíamos mundo y luchábamos contra tiranos en defensa de los buenos y oprimidos.

Con el Capitán Trueno navegamos en drakkar por los mares del norte, luchamos con piratas berberiscos desde bajeles en las aguas del Mediterráneo camino de Jerusalén.

En grandes naos cruzamos el Atántico, entre tormentas que nos hicieron perder palos, naufragar y nadar entre tiburones. Navegamos por el mar de China.

Conocimos los hielos del norte y del sur, desiertos, selvas y altiplanos.

Vimos animales mitológicos, paisajes de belleza inigualable y hechos asombrosos. Incluso volamos, con la ayuda de un ingenio prodigioso del mago Morgano, un gran amigo del Capitán Trueno.

Galopamos a caballo, marchamos andando, en carros e incluso descendimos caudalosos ríos en almadias.

Y luchamos. Luchamos contra toda clase de tiranos. Luchamos contra el malvado Titlán al pie de las pirámides del Yucatán, contra el malvado conde Kraffa para liberar a gentes oprimidas o contra el despiadado Sarajak en las tierras de la India. Luchamos en los desiertos y las selvas de Africa. En el Tíbet y en las tierras del Japón.

Y todo esto lo vivimos con la ayuda unos cuadernillos en unas pequeñas estanterías.

Con el tiempo, empezamos a viajar menos y en nuestras propias aventuras aprendimos que era difícil encontrar princesas necesitadas de liberarse de tiranos o de peligrosos dragones.

Aunque empezamos a viajar menos con el Capitán Trueno, al pasar delante de la estantería, de vez en cuando le veíamos, sonriente, acompañado del fortachón Goliath y el risueño Crispín. Nos saludaban con la mano mientras emprendían el camino para deshacer algún entuerto.

Aprendimos que no siempre ganaba el bueno y quién sabe si debido a algún maleficio o bebedizo misterioso, muchos villanos conseguían imponer sus oscuros deseos a personas honradas y nobles.

Pasaron los años y muchos dejamos de ver al Capitán Trueno.

Hace unos días, alguien dijo que Victor se había ido.

Parado delante de una estantería que había cambiado de forma y de sitio, volví a ver al Capitán Trueno y risueño y afectuoso como es él, me lo contó todo. Y así, os lo cuento a vosotros.

Hace unos días, Victor estuvo a verlos. El Capitán dijo que Víctor presentaba párpados tersos, grandes pupilas y brillo en los ojos. Que vestía una cota de mallas, espada y escudo y sujetaba un yelmo en las manos. Que dijo que estaba harto y que ya no aguataba más. Que con tanto villano y mentecato el mundo parecía estar al revés. 

Dijo que no comprendía como bellacos y tiranos, incluso malandrines,  habían ocupado el puesto de personas buenas de corazón generoso.

Que eso no podía ser y le había dicho a Trueno que a partir de ahora ya no serían tres sino cuatro.

El Capitán me dijo que Crispín y Goliath ya estaban preparando un bajel y en pocos días, Víctor y él se reunirían con ellos para iniciar la partida.

Le deseé suerte, la tarea sería grandiosa y los peligros numerosos para luchar contra tanto felón pero sin duda también incluiría maravillosas aventuras.

Trueno se despidió y su figura se emborronó según se iba alejando. 

Lo deseé de corazón. 

Galopa, Víctor, galopa. Galopa con el Capitán Trueno. Haz que siempre gane el bueno.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada