miércoles, 17 de agosto de 2016

Islas Baleares: ¿Proyecto científico o avanzadilla de las petroleras?







Publicado en El País
Por Elena G. Sevillano
17 de agosto de 2016 



Un sondeo en las Baleares pone en alerta a los ecologistas, que no se fían de su objetivo investigador. Un documento demuestra relación con la industria de los hidrocarburos


La industria de los hidrocarburos lleva años intentando obtener autorización para hacer prospecciones en las aguas que rodean a las islas Baleares. El método que emplea, la adquisición sísmica —una especie de ecografía del subsuelo marino que se obtiene lanzando disparos con cañones de aire comprimido—, es muy controvertido por ser perjudicial para los cetáceos y otros animales sensibles al ruido que genera. Algunas empresas han renunciado antes de hacerse pública la decisión porque sabían que iba a ser negativa. Otras aún aguardan los dilatados trámites administrativos: solo así pueden conocer si bajo las aguas del Mediterráneo se esconden bolsas de gas o petróleo que merezca la pena extraer.

Un nuevo proyecto ha llamado la atención de los ecologistas. A finales de abril un instituto oceanográfico público de Italia presentó el “proyecto MEDSALT-2 de investigación científico-marina en zonas sometidas a la jurisdicción española”. Consiste en recorrer durante nueve días el área comprendida entre las islas de Ibiza y Mallorca y al sureste de Ibiza y Formentera con un buque equipado con cañones de aire comprimido.

El Parlamento Balear no tardó en pronunciarse. A finales de mayo aprobó por unanimidad “instar al Gobierno balear a rechazar el proyecto por sus consecuencias en el entorno y en la fauna marina”. Tanto la Alianza Mar Blava, que lucha contra las prospecciones en el Mediterráneo, como Greenpeace recelan del objetivo puramente científico del proyecto, que llegó de manos del Ministerio de Exteriores pero que ahora analiza el de Medio Ambiente para decidir si le concede la autorización.

“MEDSALT-2 no tiene ninguna finalidad, ni relación, con actividad de búsqueda de recursos naturales o hidrocarburos”, asegura el informe ambiental presentado por el promotor.

Sin embargo, otro documento demuestra que el proyecto sí tiene relación, o la tendrá, con la industria de los hidrocarburos. Uno de sus objetivos es “proporcionar datos a los socios (por ejemplo, empresas privadas de exploración sísmica, petróleo y gas)”, asegura un “memorando de entendimiento” firmado en Bruselas el 30 de octubre pasado al que ha tenido acceso EL PAÍS. En este documento de 15 páginas la agencia científica europea COST describe el proyecto MEDSALT y señala que el memorando entrará en vigor cuando al menos cinco países miembros lo firmen. España confirmó su participación en enero pasado; hay 18 países más…..



Para acceder a la noticia COMPLETA, 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada