miércoles, 24 de agosto de 2016

Los correos electrónicos revelan estrechos vínculos de los académicos de la Universidad de Glasgow con la industria del fracking.


El profesor David Smythe (izquierda)



Publicado en Spin Watch Public Interest Investigations
Por Andy Rowell
17 de agosto de 2016



Cuando un prominente académico jubilado anti-fracking se prepara para emprender acciones legales contra su antiguo empleador, la Universidad de Glasgow, nuevos mensajes de correo electrónico puestos al descubierto por Spinwatch plantean dudas acerca de la estrecha relación de la universidad con la industria del gas de esquisto.

La semana pasada el profesor David Smythe obtuvo una donación del público de  más de 11.600 £ para desafiar el derecho de la universidad de poner fin a su acceso de investigación on-line después de haber publicado un artículo crítico sobre la industria del gas de esquisto.

La respuesta de la universidad se produjo apenas tres días después de que el artículo de discusión de Smythe se publicara a finales de enero de este año en la reconocida revista europea,  Solid Earth.


Su artículo llegó a la conclusión de que: "la complicada geología en las cuencas de esquisto del Reino Unido no favorecen la explotación por medios no convencionales ... Si la fractura hidráulica del esquisto ha de suceder en el Reino Unido sobre una base segura para el medio ambiente, se requiere una regulación mucho más rigurosa de los operadores que la actual '.

La universidad cerró abruptamente el acceso on-line de Smythe a las revistas científicas y su cuenta de correo electrónico sin previo aviso ni explicación. Esto fue a pesar del hecho de que cuando tomó la jubilación anticipada en 1998, fue nombrado profesor emérito de geofísica e investigador de alto rango honorífico y por lo tanto tiene derecho al acceso de toda la vida académica.

Smythe, que actualmente vive en el sur de Francia, cree que la universidad está tratando de silenciarlo. "En mi investigación dependo completamente de tener acceso a la base de datos on-line académica a través de un enlace de la Universidad de Glasgow, mi antiguo empleador. '

Él afirma que su acceso se cortó debido a que uno de los altos funcionarios de la universidad, el profesor de ingeniería y miembro de la junta de la universidad, el profesor Paul Younger, 'no está de acuerdo con mis puntos de vista sobre la fractura hidráulica; él y muchos otros académicos de Ciencias de la Tierra en el Reino Unido dependen de la industria y el gobierno para las becas de investigación. '

Younger, ex asesor del grupo de expertos del Gobierno escocés sobre el gas no convencional, ha acusado a Smythe de "alarmismo pseudo-científico " con la fractura hidráulica.

Younger también ha recibido financiación y fue director no ejecutivo de la empresa Five Quarter que estuvo  involucrada en la exploración de gas de esquisto a partir de depósitos de carbón en alta mar, hasta que  se desechó en marzo de este año.

Smythe, que ha representado a muchos grupos comunitarios que se oponen al gas de esquisto, sostiene que cuestiones más amplias están en marcha también: "Las empresas que he criticado técnicamente incluyen a Cuadrilla Resources, Dart energy, iGas, y Celtique Energie. El tema común de mi trabajo es el riesgo de contaminación de las aguas subterráneas debido a la compleja geología de fallas en el Reino Unido '.

Él cree que la Universidad de Glasgow está preocupada porque está intentando "desarrollar estrechos vínculos” con Cuadrilla, una de las compañías de esquisto líderes del Reino Unido.

Los correos electrónicos obtenidos por Smythe a través de una "solicitud de acceso y publicados por The Ferret y DesmogBlogUk revelan que la universidad cerró la cuenta de correo electrónico del profesor de Geofísica y el acceso a los artículos científicos, en parte, porque sus puntos de vista anti-fracking estaban alterando a estos" socios de investigación industrial '.

Sin embargo, la universidad afirma que la resolución era parte de una " revisión rutinaria ".

Ahora la información de Spinwatch , a través de una petición de libertad de información, revela la comunicación entre el personal y la empresa Cuadrilla sobre el artículo de Smythe.

Los mensajes de correo electrónico  en la respuesta al FOI también revelan que un colega de la universidad de Younger, el Dr. Rob Westaway, comunicó dos veces con Cuadrilla inmediatamente después de que el artículo de Smythe se publicara a finales de enero.

"Usted puede estar interesado en este artículo de David Smythe ', decía uno de los correos electrónicos. "Como parte del  procedimiento de revisión, esta revista en particular invita a los comentarios de cualquier persona, no sólo a los revisores designados, antes de tomar una decisión de publicar un documento definitivo, en lugar de sólo la versión actual de "discusión ". Si desea publicar un comentario tienes aproximadamente cuatro semanas para hacerlo '.

El correo electrónico sugiere que la universidad alentó a Cuadrilla para responder a un artículo que llamaba a una regulación más estricta de la industria.

Tanto  Younger como  Westaway presentaron comentarios muy crítico con el artículo de Smythe.

Lo mismo hicieron desde Cuadrilla. El 2 de marzo, la revista publicó en su foro de discusión una respuesta de Huw Clarke, geólogo senior en Cuadrilla, para las operaciones de la empresa en el enclave de esquisto en Bowland.

Clarke  defendió el régimen regulador del Reino Unido: "La opinión de Smythe establece que el sistema de regulación en el Reino Unido está también en contra de lo que se sostiene ampliamente; que la regulación de petróleo y gas del Reino Unido es visto como un ejemplo global ".

Esta no es la primera vez que Younger, Westaway y Cuadrilla han comunicado su refutación a un artículo científico. Ya en octubre de 2014, los dos académicos estuvieron en contacto con Cuadrilla para refutar un  documento de la Universidad de Manchester 'que alegaba entre otras cosas que el gas de esquisto en el Reino Unido podría muy bien "amargo" y por lo tanto podría causar niveles significativos de contaminación del aire'.

Los correos electrónicos  muestran que los académicos Glasgow habían estado en comunicación con la empresa de fracking por lo menos desde 2014. En mayo de 2015, un ejecutivo de Cuadrilla escribió solicitando una reunión: "Su contribución científica al debate del gas de esquisto en el Reino Unido a menudo sobrecalentado es muy apreciado ' , escribió Cuadrilla. Un representante de la compañía voló a Glasgow para reunirse con ellos en junio de 2015, el mismo mes el Consejo de Lancashire estaba considerando las aplicaciones de Cuadrilla para perforar en busca de gas de esquisto en dos enclaves.

Tal acercamiento entre académicos y una empresa controvertida como Cuadrilla podría ser visto como perjudicial para la universidad y su independencia académica, especialmente desde que Westaway y Younger ya han sido previamente citado en la prensa diciendo que el régimen actual de la fractura hidráulica en Gran Bretaña es "demasiado estricto '.

Smythe está a la espera de su desafío legal. "Tenemos que demostrar que la Universidad de Glasgow no puede suprimir otras opiniones simplemente porque algunos de sus empleados actuales estén en desacuerdo con estos puntos de vista", dijo.


[*] Consultar referencias en el artículo original



Para acceder a la noticia,




Nota del Blog.- Supimos sobre el prof. Smythe por un escrito en su blog personal sobre el fracking en Witney, la circunscripción electoral de David Cameron y donde el profesor decía no encontrar razones geológicas para que hubiera sido eximida de los permisos de fracking.

El escrito del profesor Smythe lo incluímos dentro de una entrada en el blog con el título: ¿Están exentos del fracking los líderes políticos y los poderosos?

Tiempo más tarde reproduciría el escrito de Smythe la publicación The Ecologist.

La diseñadora de moda Vivienne Westwood volvió a llamar la atención sobre este asunto con una llamativa protesta en la que llegó en un carro de combate hasta la puerta de la casa de David Cameron en Witney.

En la actualidad el profesor David Smythe goza del reconocimiento de profesor emérito, reconocimiento de por vida en Reino Unido. En España esta figura no existe como tal y un profesor emérito es aquél que permanece activo en la universidad por un tiempo,  pasados los 70 años de edad, por acumular los méritos necesarios.

No tenemos criterio legal para saber si la Universidad de Glasgow tiene poder reconocido para retirarle el acceso online a la universidad e impedirle las claves de acceso a las revistas científicas, que para Smythe no supone un tema menor.

En cualquier campo científico especializado existen cuanto menos una docena de revistas científicas que publican constantemente los hallazgos y los avances en esa especialidad técnica. El costo de suspcripción medio anual está en 2.000-3.000 € por revista. Cada universidad en España da el acceso libre a profesores y estudiantes para actualizarse en dichas materias. Lo mismo ocurre en hospitales, donde los médicos residentes pueden acceder a los artículos científicos para completar su formación.

La presión sobre Smythe equivale a la que sentiría un reputado pintor, si una vez que decidiera “colgar los óleos” se le negara el acceso a museos o a exposiciones de nuevos artistas.

También hay que recordar que muchas de los estudios oficiales europeos sobre el fracking  parten de la presión del Reino Unido y más discretamente de Polonia sobre los órganos comunitarios.

Muchos de estos estudios son compartidos entre las grandes corporaciones energéticas interesadas y universidades europeas, entre ellas bastantes del Reino Unido. Estos trabajos de investigación suponen fuertes entradas de dinero para las universidades y en su mayoría público, proveniente de planes europeos aprobados en el Parlamento.

Y tampoco hay que olvidar que el capítulo de la regulación de la fractura hidráulica es cuanto menos un “tema candente” y no exento de fortísimas presiones. Acuérdese el lector del ex ministro Soria defendiendo arduamente la inocuidad de la técnica. O del litigio, en estos días, de la Administración Obama con un juez federal para poder regular el fracking y hacer públicos los químicos empleados. Sin olvidar la regulación prometida por Clinton ante la presión en la campaña demócrata por parte de Bernie Sanders.

Entrando en el terreno de las hipótesis y partiendo del interés de la universidad de Glasgow en el fracking y en la fuerte financiación que puede suponer, hay que señalar que en el artículo del profesor Smythe en Solid Earth, firma como profesor en activo y esto podría haber desencadenado parte de la respuesta airada por parte de la universidad y en nuestra opinión totalmente desproporcionada.


  



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada