martes, 19 de mayo de 2015

Las dos ópticas antagónicas del fracking



 

El Fracking de Joy Ride terminará


Publicado originalmente en The News & Advance, Lynchburg, VA
Por Robert Weiner y Hannah Coombs, asistido por Florian Prommer
20 de abril de 2015

Las regulaciones del fracking que la Casa Blanca anunció el mes pasado parecen limitar las prácticas destructivas del medio ambiente, manteniendo los precios bajos con una mayor producción de petróleo. En realidad, los reglamentos, los cuales entrarán en vigor el 24 de junio, sólo proporcionan prevención a corto plazo sobre los efectos graves. Estaremos bailando de alegría con los precios baratos del petróleo hasta que los pozos se sequen - antes de cinco años - y mientras podríamos esperar terremotos y beber agua subterránea contaminada hasta entonces y más tarde.

Las reglas de la administración Obama requieren revelar los productos químicos utilizados en la fracturación hidráulica, un proceso de perforación y de inyección de líquidos a millas de profundidad en la tierra para romper las rocas de esquisto utilizadas para extraer el gas natural y el petróleo de esquisto. Actualmente el fluido del fracking contiene hasta 600 sustancias químicas peligrosas. West Virginia reportó más de 120 casos de contaminación del agua relacionada con el fracking en los últimos cuatro años. Estados más grandes como Texas y Pennsylvania presentan aún más casos.

Mientras que la propuesta busca acercar la transparencia y las prácticas más seguras para el fracking, mantiene la decisión del año pasado de permitir realizar fracking encima de la pizarra de Marcellus en el Bosque Nacional George Washington - con corrientes de agua que proporcionan agua potable a 260.000 personas en el Valle de Shenandoah. Robert Bonnie, subsecretario del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, explicó que esta decisión es necesaria porque "el Servicio Forestal permite el fracking en todo el país" y que "no quería tomar una decisión política o cambiar de política en relación con el fracking". Esa es la complacencia en su forma más elevada.

El daño podría ser irreversible. Sólo, a largo plazo, con los recursos renovables y las soluciones permanentes resolveremos la bola de nieve de una crisis de energía. Con el fracking, los pozos se secarán. Allen Gilmer, presidente de Drillinginfo, dice que los pozos de fracking tradicionales se agotan en un 60 a 70 por ciento en el primer año. Mientras que un pequeño número de pozos tienen una vida útil de décadas, la mayoría con caídas extremas después de sólo cinco años. David Hughes, geocientífico y presidente de Global Sustainability Research, estima que el país necesitará 6.000 nuevos pozos cada año, con un costo $ 35 mil millones al año, sólo para mantener los niveles de producción actuales.

Los precios más bajos del petróleo, el beneficio, y los puestos de trabajo están en la base del apoyo al fracking. La administración cree que se crearán 600.000 empleos hasta 2020. Los precios del gas cerca de los $ 2 por galón están siendo celebrados por los estadounidenses en todo el país, quienes recuerdan los precios de $ 4 de hace un año. Sin embargo, el mismo número de puestos de trabajo se podría crear con la energía ecológica, la eólica o la energía solar, mientras que la generación de ingresos consolidaría la independencia de combustible y la reducción de precios a través de la eficiencia.

En un período donde las sequías son devastadores en la costa oeste,  se necesitan 72 billones de galones de agua para operar todos los pozos fracking en los EE.UU. cada año. El proceso cuesta $ 2,4 millones por pozo y ha contaminado cerca de 1.000 pozos públicos utilizados para el agua potable. La EPA reconoce que los potenciales impactos ambientales incluyen "la contaminación de las fuentes de agua subterránea y las  superficiales por los derrames, la construcción fallida de pozos", y "la contaminación del aire como resultado de la liberación de compuestos orgánicos volátiles."

Fort Worth, en Texas, es una de las comunidades de mayor producción con el fracking  de esquisto. El año pasado, la familia Parr, de Decatur, a 40 millas de distancia, ganó una demanda contra Aruba Petróleo por 22 pozos que emiten contaminantes tóxicos al aire y por las emisiones de diesel. La Universidad de Texas reportó más de 60 temblores cerca de los sitios de fracking activos desde 2008.

Las regulaciones no están parando el fracking donde el daño es mayor. El Representante Raúl Grijalva, demócrata por Arizona. y presidente del Caucus Progresista del Congreso, dijo: "Esta regla no hace absolutamente nada," Él compara con los requisitos para una mejor construcción de los pozos y disposición de los fluidos como "pasos obvios", como pedir que un coche tenga volante y frenos.

Sin una fuerte regulación del fracking y sin la protección ante un desastre inminente por el fin de los suministros y el agua contaminada, nuestra política energética estará en caída libre. Sobre este tema, el Congreso está actuando como si estuviéramos en la década de 1920, a la espera de otra olvidada Depresión, esta vez en la forma de una crisis energética. Salvo que este Congreso esté preparado para un "Nuevo acuerdo" en la energía.

El compromiso con las principales empresas de energía se queda corto en la protección de la economía y el medio ambiente. La nación está desesperadamente atrasada en una acción más estricta contra el fracking, o en la construcción de fuentes alternativas de energía limpia.

En última instancia, no vamos a tener elección.


Weiner fue portavoz de la Casa Blanca, portavoz del Comité de Operaciones y senior en el staff de John Conyers, Charles Rangel, Ed Koch, Claude Pepper, y el senador Ted Kennedy. Coombs es analista político para Soluciones para el Cambio en Robert Weiner Asociados. Florian Prommer ayudó en este artículo. Escribieron este comentario para The News & Advance.



Para acceder al artículo original, 




No, el petróleo asequible no causará una nueva Gran Depresión




Publicado en Forbes
Por James Taylor / Justin Haskins, editor de The Heartland Institute, es co-autor de este artículo.
14 de mayo de 2015

El estratega del Partido Demócrata Robert Weiner afirma que la producción nacional de petróleo de bajo costo a través de fracturamiento hidráulico provocará una nueva Gran Depresión, pero exactamente es todo lo contrario. En un escrito en  The News & Advance, Lynchburg, él  y su colega Hannah Coombs argumentan extrañamente que el aprovechamiento de abundantes recursos energéticos estadounidenses asequibles es malo para la economía y destruirá nuestro nivel de vida. En realidad, Weiner y Coombs proporcionan una ilustración perfecta de cómo la anti-ciencia, la histeria anti-combustibles fósiles conduce a las cruzadas de la izquierda contra el calentamiento global, la producción nacional de petróleo y otras causas ambientales afirmadas.

El fracturamiento hidráulico, también conocido como fracking, es un proceso por el cual una mezcla de agua, arena y productos químicos se inyecta bajo tierra a alta presión para crear pequeñas grietas en las formaciones rocosas que tienen encerrados valiosos depósitos de petróleo y gas natural. Las pequeñas grietas permiten que el crudo atrapado y el gas natural puedan escapar de sus ataduras y ser recuperados por los productores de energía. Gracias a los relativamente nuevos avances tecnológicos que han hecho posible el fracking, la producción de petróleo estadounidense se ha disparado en los últimos años, la creación de miles de puestos de trabajo, miles de millones de dólares en nuevos ingresos fiscales del gobierno, y los beneficios económicos inconmensurables para los estadounidenses que anteriormente necesitaba de, a menudo, hostiles naciones extranjeras productoras de petróleo.

En Dakota del Norte, que está en el centro de la revolución americana del fracking, la renta per cápita ha aumentado desde la quinta más baja en 2005 a una de los más altas en la actualidad. Incluso con la caída de los precios del gas, la Oficina de Estadísticas de Trabajo informa que el desempleo en marzo fue de sólo el 3,1 por ciento, el segundo más bajo en los Estados Unidos.

En septiembre, los funcionarios del Estado de Dakota del Norte anunciaron que había 26.000 puestos de trabajo vacantes, casi todos relacionados con la industria del fracking o estrechamente ligados a ella. Incluso ha habido informes de restaurantes de comida rápida que se han mostrado dispuestos a pagar la contratación con bonos de $ 300 o más con el fin de atraer a los trabajadores.

Además de los numerosos beneficios económicos directos, el fracking ha contribuido de manera significativa a los bajos precios del gas en el país, beneficiando a casi todos los consumidores y a las empresas en la nación.

A pesar de estos hechos indiscutibles, Weiner y Coombs dicen que el caos económico está a la vuelta de la esquina y es todo culpa de la industria del fracking.

"Sin una fuerte regulación del fracking y sin la protección de un desastre inminente con el fin de los suministros y el agua contaminada, nuestra política energética estará en caída libre", escribió Weiner y Coombs. "Sobre este tema, el Congreso está actuando como si estuviéramos en la década de 1920, a la espera de otra olvidada Depresión, esta vez en la forma de una crisis energética. Salvo que este Congreso esté preparado para un "Nuevo acuerdo" en la energía ".

Weiner y Coombs sostienen que la creciente dependencia de la nación del fracking es peligrosa porque, al final los suministros de petróleo se agotarán y porque todo el proceso consume demasiada agua. Como era de esperar, argumentan que la única solución es seguir invirtiendo en energía solar y eólica y otras energías renovables ".

Este tipo de pensamiento retorcido es más que engañoso; desafía por completo todo lo que sabemos sobre el desarrollo económico. Simplemente porque un recurso puede llegar a agotarse (y en este caso, en siglos a partir de ahora, en lugar del reclamo de Weiner de meros meses a partir de ahora), esto no es una razón por la que no deberíamos aprovechar el recurso en tanto éste se encuentra disponible y económicamente sea superior a otros potenciales recursos. Este es especialmente el caso de si los activistas anti-combustibles fósiles estuvieran acertados en sus afirmaciones dudosas de que el viento y la energía solar pronto serán más asequibles que la energía convencional.

DESi los combustibles fósiles fueran pronto antieconómicos de todos modos, entonces ¿cuál es la justificación económica de no usarlos mientras que actualmente ofrecen el beneficio más económico y tener que guardarlos para un tiempo futuro cuando proporcionen un beneficio económico menor? Tal  extraña estrategia económica es lo que crea grandes depresiones en lugar de prevenirlas.

Acechando detrás del argumento económico sin sentido de Weiner y Coombs está el gigantesco elefante verde que finalmente motiva prácticamente todos los argumentos económicos de la izquierda en materia de energía: la creencia en una crisis catastrófica por el inminente calentamiento global. La verdadera razón por la que los activistas ambientales se opongan al fracking no es una creencia real de que causará un daño económico; es porque se oponen a cualquier tecnología o a la actividad económica que hace que las fuentes de energía convencionales sean más asequibles y abundantes.

No importa que no haya habido calentamiento global medible en más de 18 años, que la electricidad renovable haya demostrado ser demasiado cara, o que los combustibles fósiles en realidad puede salvar millones de vidas en los países en desarrollo en todo el mundo.

Invertir en fracking no va a causar otra Gran Depresión; está creando - y seguirá creando - muchos miles de puestos de trabajo y miles de millones de dólares de ingresos para la economía estadounidense. Y cuando el crudo finalmente se acabe, en una fecha desconocida en un futuro lejano, los innovadores económicos y empresariales tendrán otras fuentes rentables descubiertas desde tiempo para entregar energía a los hogares estadounidenses.

Aquí la única crisis posible es la que piensan los activistas ambientales mirando hacia atrás y  relegando a América a ser una potencia mundial de segunda clase por el propósito de no tomar ventaja con las fuentes de energía que impulsarán el crecimiento económico en los siglos venideros.



James Taylor es miembro senior de política de medio ambiente en el Instituto Heartland y jefe de redacción de Medio Ambiente y Clima News. Escribe sobre temas de energía y medio ambiente y con frecuencia se centra en el calentamiento global. Ha presentado análisis ambientales en diferentes cadenas de TV y varios programas de radio nacionales.



Para acceder al artículo original,




Para acceder a referencias bibliográficas de los escritos consultar los ORIGINALES




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada