lunes, 11 de mayo de 2015

¿Fracking en mi pueblo rico?... No, Gracias






Publicado en Scientific American
6 de mayo de 2015


Las Comunidades pobres soportan una mayor carga del Fracking


Los pozos de Fracking en la región de Marcellus Shale en Pennsylvania están desproporcionadamente ubicados en las comunidades rurales pobres, que se llevan la peor parte de la contaminación asociada, de acuerdo con un nuevo estudio.

El  estudio  refuerza la preocupación de que los pobres tienen más probabilidades de tener que hacer frente a la fracturación hidráulica en su comunidad y hace temer que tales poblaciones más vulnerables sufrirán los posibles impactos en la salud de la contaminación del aire y del agua asociada a extraer el gas del suelo.

"No es que estemos sorprendidos por esta tendencia, vemos esto con una gran cantidad de industrias", dijo Mike Ewall, fundador y director de la Red de Justicia de la Energía, una organización sin fines de lucro que trabaja con comunidades de Estados Unidos frente a la contaminación procedente de la energía.

Sin embargo los grupos de la industria dicen que la fracturación hidráulica se produce en las regiones agrícolas rurales de Pennsylvania por necesidad y proporciona el estímulo económico que tanto necesitan. 

Los investigadores de la Universidad de Clark asignaron áreas en Pennsylvania, Virginia Occidental y Ohio para identificar las áreas de Marcellus Shale con una gran cantidad de pozos de fracturamiento hidráulico y luego examinaron algunos datos demográficos locales: los niveles de edad, la pobreza y la educación, y la raza.

La pizarra de Marcellus es una formación- de casi 95.000 millas cuadradas-  que se extiende por partes de Nueva York, Pensilvania, Ohio y Virginia Occidental y tiene miles de millones de pies cúbicos de gas natural de esquisto. Se experimentó una oleada de perforación según las técnicas han avanzado. El método más común, la fracturación hidráulica o "fracking", funciona mediante la perforación y la inyección de fluido a alta presión, que fractura las rocas y libera el gas natural.

Una cosa estaba clara con el estudio de la Universidad Clark: los niveles de pobreza están fuertemente asociados con los pozos de fracking activos en Pensilvania.

"Nuestro análisis muestra que la injusticia ambiental se observó sólo en Pennsylvania, en particular con respecto a la pobreza: en siete de los nueve análisis, que podrían estar expuestos, [censo] los tractos son significativamente más altos en porcentaje de las personas expuestas a un nivel de pobreza que en los no expuestos", escribieron los autores.

Los investigadores utilizaron diferentes pruebas para estimar la exposición a la contaminación potencial de los pozos de gas-variando la distancia de los pozos ya que no hay una distancia definitiva que los haga seguros, sin  exposición. "No importa cómo usted estime la  proximidad, siempre surge que la exposición fue significativamente, mucho más alta" en las comunidades pobres de Pensilvania, dijo el autor principal del estudio, Yelena Ogneva-Himmelberger, un profesor asistente de la Universidad Clark de Ciencias de Información Geográfica para el Desarrollo y el Medio Ambiente.

Ella dijo que el estudio plantea preocupaciones de justicia ambiental frecuentemente con personas bajo la línea de pobreza, "tienen menos movilidad y menos acceso a la información" acerca de los males potenciales del fracking, sobre todo porque las comunidades observadas eran zonas rurales y sin las comodidades de las grandes ciudades y pueblos grandes.

También encontró agrupaciones locales desproporcionadas de pozos de gas que afectan a los pobres, ancianos y aquellos con menor educación en Virginia Occidental, y a los niños en Ohio.

La mayor preocupación por la proximidad a los pozos de gas se deriva de la posibilidad de la contaminación del aire por la perforación y las fugas, y la contaminación del agua con la mezcla de productos químicos bombeados en el suelo, la radiación de las rocas fracturadas, o el metano.

Y los titulares recientes sólo han avivado la alarma por el fracking en Pennsylvania.

Esta semana las Actas de la Academia Nacional de Ciencias  publicó un estudio  donde encontró rastros de una sustancia química común del fracking en el agua de tres casas en el Condado de Bradford, Pennsylvania, donde el ingreso familiar promedio era de un 10 por ciento más bajo que en el resto del estado.

Además, en los últimos meses los investigadores  informaron que el radón, la segunda causa en el mundo de cáncer de pulmón, es mucho más prevalente en las casas de Pennsylvania cercanas al desarrollo de gas natural que en otras partes del estado. 

Y una semana después del estudio sobre el radón, el estado dio a conocer datos que mostraron que las emisiones de dióxido de azufre se dispararon  un 57 por ciento desde 2012 hasta 2013 en los sitios de gas natural de Pennsylvania . El dióxido de azufre daña el sistema respiratorio y puede causar o empeorar enfermedades como el asma.

La industria ha mantenido durante mucho tiempo que el fracking es ambientalmente seguro y más limpio que otros combustibles fósiles. En respuesta a este nuevo estudio, Joe Massaro, un portavoz de la Asociación Independiente del Petróleo y de un programa de difusión en Estados Unidos llamada Energía en Profundidad, dijo en un correo electrónico que la presencia de la industria está ayudando a las comunidades pobres de Pennsylvania.

"La mayoría de las personas que viven en estas zonas rurales son agricultores, generaciones de trabajadores. Según la oficina Rural de Pennsylvania el ingreso promedio neto efectivo por explotación es de 18,567 dólares, justo por debajo del umbral de la pobreza", dijo Massaro. "Al firmar contratos con los operadores de petróleo y gas natural aquí en la Comunidad, estos agricultores han podido comprar nuevos equipos y pagar la deuda que ha hecho que su vida sea mucho más fácil."

Massaro agregó que la industria del petróleo y el gas también proporciona ingresos fiscales locales y puestos de trabajo. 

Pero el coordinador del programa de gas de esquisto de Justicia en la Energía, Alex LOTORTO, no está de acuerdo y dijo que los pequeños agricultores pueden haber visto un impulso de corto plazo por los arrendamientos de petróleo y gas, pero los impactos negativos de la industria son muy superiores a los beneficios percibidos.

Dijo que el nuevo estudio sólo refuerza lo que su grupo ha estado viendo en el suelo durante años.

"Los residentes de estos condados pobres han sido asaltados durante generaciones", dijo.

"La pobreza rural es una realidad en los campos de esquisto." 




Este artículo  originalmente se publicó  en  Noticias de Salud Ambiental , una fuente de noticias publicada por Ciencias de Salud Ambiental, una compañía de medios sin fines de lucro.



Para acceder a la noticia, 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada