jueves, 14 de mayo de 2015

Con la perforación expandiéndose en el océano, la Administración Obama hace la vista gorda con el fracking marino






Publicado en Roll Call
Por Kristen Monsell
13 de mayo de 2015


Recientemente llegaron algunas noticias inquietantes hasta las comunidades costeras de Estados Unidos cuando el secretario del Interior Sally Jewell se comprometió a abrir "grandes áreas" del océano para la extracción de petróleo.

Bajo la sombra del aniversario del mortal desastre de Deepwater Horizon, el gobierno de Obama se está moviendo rápidamente para dar luz verde a la peligrosa exploración de petróleo y gas en las impredecibles aguas del Ártico y de la costa atlántica, donde un derrame de petróleo podría devastar las economías costeras.

En el intento de maquillar de verde esta peligrosa expansión de la perforación en los frágiles ecosistemas marinos de América, el secretario Jewell ha hablado de nuevas regulaciones para las operaciones petroleras en alta mar, incluyendo una norma sobre "prevenciones de los reventones" – sobre el tipo de válvula que no logró sellar el pozo en la catástrofe de Deepwater Horizon .

Pero el gobierno de Obama está fallando totalmente para hacer frente a una de las mayores prácticas de mayor riesgo y de más rápida expansión de la industria petrolera: el fracking en alta mar.

Es por eso que la congresista Lois Capps , demócrata por California., presentó recientemente un proyecto de ley para prohibir el fracking en aguas federales del Océano Pacífico hasta que la administración lleve a cabo un estudio sobre los impactos del fracking en el medio marino y la salud pública.

En marzo, después de años de retraso, Jewell dio a conocer las primeras regulaciones para la fracturación hidráulica en tierras públicas en tierra. Las reglas son débiles. Hacen poco para reducir el daño de la contaminación del fracking en el aire, el agua y la vida silvestre de Estados Unidos.

Pero si son deficientes las normas en tierra, es aún más preocupante que el Departamento del Interior no esté haciendo prácticamente nada para regular - o incluso la intención – el fracking en alta mar.

La industria del petróleo ya está realizando fracking cerca de la costa de California y en el Golfo de México.

Pero en respuesta a la solicitud de los registros públicos de mi organización, la Oficina de Administración de Energía Oceánica y  la Oficina de Seguridad y Control Ambiental admiten que no han mantenido un seguimiento de cómo se ha aprobado muchos trabajos de fracking en alta mar en el Golfo de México.

El Fracking Marino es similar a lo que ocurre en tierra – las empresas inyectan enormes cantidades de agua y productos químicos tóxicos en el subsuelo a altas presiones para romper la roca debajo del suelo marino.

Pero el ambiente impredecible del océano  hace que el fracking en alta mar, sea especialmente arriesgado - y pone de relieve los graves peligros de la inacción federal.

Las nuevas reglas del fracking en tierra están llenas de vacíos legales favorables a la industria. Se ponen restricciones mínimas en el almacenamiento de las aguas residuales contaminantes del fracking. En contraste, el fracking en nuestros océanos apenas tiene ninguna regulación.

El gobierno federal, incluso permite a las compañías petroleras que viertan anualmente hasta 9 millones de galones de aguas residuales, incluyendo los productos químicos del fracking, sobre  la rica fauna del Canal de Santa Bárbara de California. ¿Cuánto líquido residual del  crudo se descarga en el Golfo de México? Las autoridades federales no pueden decirlo - parece que no tienen ni idea.

Asimismo, no conocen todos los productos químicos utilizados en las operaciones de fracking. Pero un estudio revisado por colegas encontraron que hasta un 25 por ciento de los productos químicos del fracking podría causar cáncer. Y una revisión de los productos químicos utilizados en el fracking en alta mar en California encontró que muchos pueden matar o dañar a las nutrias marinas y otros animales marinos.

En tierra, el fracking se realiza con un 90 por ciento de los pozos en tierras federales, y es cada vez más común en alta mar. Investigaciones de medios revelaron que las compañías petroleras han frackeado más de 200 pozos en la costa de California. Y, de acuerdo con informes recientes, la industria ha frackeado al menos 115 pozos en el Golfo de México, sólo en 2013.

Las compañías petroleras planean ampliar su uso de la fractura hidráulica en el Golfo para poder extraer petróleo de los pozos más profundos, según los últimos informes. El Fracking también podría extenderse hasta el Atlántico, dada la propuesta de Interior para abrir las aguas de Delaware en Florida para la extracción de petróleo.

Mientras tanto, los funcionarios federales encargados de protegernos de la contaminación de la industria petrolera están permitiendo el fracking en el océano sin notificarlo al público y sin ninguna revisión significativa de los riesgos ambientales.

Cada frackeado en alta mar aumenta la amenaza de la contaminación química o de un catastrófico derrame de petróleo en nuestros delicados ambientes oceánicos. Pero en vez de estudiar cuidadosamente tales peligros, Interior está haciendo la vista gorda, basándose en evaluaciones ambientales obsoletas que no abordan los riesgos de fractura hidráulica.

La verdad es que el fracking en alta mar es una apuesta demasiado grande para los sistemas de soporte de vida de nuestros océanos. El gobierno federal debe prohibir esta práctica inherentemente peligrosa.

El secretario Jewell ciertamente no tiene derecho a dar a la industria del petróleo rienda suelta para frackear a voluntad en nuestros océanos - o para mantener a las personas que viven en comunidades costeras en la oscuridad acerca de esta actividad industrial tóxica frente a nuestras costas.



Kristen Monsell es abogada en Center of Biological Diversity 



Para acceder a la noticia,



Para leer MÁS








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada