miércoles, 3 de diciembre de 2014

La primera prohibición municipal del fracking en Texas tiene su efecto






Publicado en Post Gazette
Por Emily Schmall / Associated Press
30 de noviembre de 2014


Los pueblos ponen a prueba la supremacía del estado sobre el petróleo y el gas


RENO, Texas - Una aldea de Texas que fue sacudida por su primer terremoto, registrado el año pasado, y desde entonces experimentó cientos de ellos, se encuentra entre las comunidades que está tomando medidas para desafiar la supremacía tradicional de la industria de petróleo y gas sobre el derecho a frackear

El alcalde de Reno,  Lyndamyrth Stokes dijo que los residentes asustados comenzaron a llamar en noviembre pasado: "¡Escuché una explosión, después un crack! Toda la casa se movió. ¿Qué fue eso? ", Preguntó una persona al llamar. El Servicio Geológico de Estados Unidos confirmó que Reno, una comunidad a unos 50 kilómetros al oeste de Dallas, tuvo su primer terremoto. 

Los sismólogos han estudiado si los temblores son causados ​​por los pozos de eliminación que están a las afueras de Reno, donde millones de galones de agua residuales de la fracturación hidráulica se inyectan todos los días. Reno dio el primer paso hacia lo que la Sra Stokes cree que será una prohibición total al aprobar una ley en abril de limitar la actividad y disposición de las inyecciones de los operadores para no provocacar terremotos. 

Reno y otras ciudades están tomando la referencia de Denton, una ciudad universitaria al norte de Dallas, donde se aprobó la primera prohibición en el estado sobre el fracking dentro de los límites de la ciudad que entró en vigor el martes. La prohibición de Denton ha convertido en una "referencia para esta gran guerra entre las personas que desean que se deje de hacer fracking y las personas que quieren ver que suceda", dijo Michael Webber, director adjunto del Instituto de Energía de la Universidad de Texas en Austin. 

También se ha convertido en un referéndum sobre los derechos de las ciudades de Texas para detener la perforación. 

Los derechos de propiedad son una parte del tejido cultural de Texas, pero el deseo de desarrollar hidrocarburos es fuerte en un estado que está a la cabeza de la nación en el desarrollo del petróleo y del gas. Además, bajo la ley estatal, los derechos de propiedad son independientes de los derechos mineros, por lo que es posible tener uno pero no el otro. 

Ciudades en otros estados han tratado de detener el fracking, con un éxito variable. Los tribunales de Pensilvania y Nueva York se han pronunciado a favor de permitir un cierto control de las ciudades sobre la perforación. Pero en Colorado, los tribunales se pronunciaron contra los intentos de prohibición de una ciudad. 

En Texas, la lucha enfrenta a municipios contra la Comisión de Ferrocarriles de Texas, que regula la industria del petróleo y el gas, y la igualmente poderosa Oficina General de Tierras, que utiliza los ingresos procedentes de los derechos mineros para financiar la educación pública. 

La Oficina de la tierra, ahora encabezada por George P. Bush, un nieto y sobrino de dos ex presidentes, posee 13 millones de hectáreas de tierra y los derechos minerales a lo largo de Texas, incluyendo en Denton. Se ha unido a un grupo de la industria que busca una orden judicial para detener que entre en vigor la prohibición del fracking. 

Bush es el socio gerente de un fondo que invierte en petróleo y gas, y pregonó los beneficios económicos del fracking a lo largo de su campaña electoral. Un portavoz declinó solicitudes para una entrevista, al diferir de la Comisión de Ferrocarriles. 

El abogado de la asociación de la industria, Tom Phillips, dijo a The Associated Press que la prohibición de Denton viola una ley estatal que dice que los recursos minerales deben "ser plena y efizcamente explotados." 

El Ayuntamiento de Denton se ha comprometido a defender su prohibición, y otras ciudades han tomado nota. 

"El Reglamento no funciona muy bien en el estado de Texas, ya que la Comisión de Ferrocarriles no funciona en nombre del público", dijo Dan Dowdey, un defensor anti-fracking en Alpine, en un colegio de la ciudad a un par de horas de las dos grandes formaciones de esquisto , la cuenca del Pérmico y Eagle Ford. El sr. Dowdey y otros están pidiendo a la comisión de la ciudad de Alpine prohibir el fracking - a pesar de que la perforación más cercana está a más de 100 kilómetros de distancia. 


"Estamos familiarizados con lo que la industria del petróleo y el gas puede hacer en una zona, y no es muy bonito y huele mal", agregó el Sr. Dowdey. 

Los residentes de Presidio, una ciudad en la frontera suroeste de Alpine, quieren que los líderes municipales protejan sus fuente de agua para que no sean contaminadas por los pozos de fracking exploratorias en México, dijo Pat Simms, que pertenece a un organigrama de conservación del agua en el Condado de Presidio. 

Tejas contrató a su primer sismólogo para investigar cualquier vínculo entre los terremotos y el fracking después de que la Sra Stokes llevara a un grupo de residentes de Reno y Azle a Austin para pedir a la Comisión de Ferrocarriles que detuviera la perforación. Ella comentó que el sismólogo, Craig Pearson, más tarde le dijo que sería imposible vincular definitivamente los dos. El sr. Pearson no devolvió las llamadas en busca de declaraciones. 

La residente de Reno, Barbara Brown muestra dolinas en su propiedad y grietas tenues en sus escalones de la entrada y por encima de la puerta, que atribuye al fracking. La sra. Brown y su familia se retiraron a la zona de Île-Reno en Houston en 2005, pero ahora están considerando mudarse a algún lugar sin perforación. 

"Están destruyendo nuestra tierra y están arruinando nuestra salud", dijo Brown, de 45 años, con una voz ronca que dice que está dañada por el humo del fracking.





Para acceder a la noticia,


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada