miércoles, 31 de diciembre de 2014

La Agencia de Medio Ambiente de U.K. acusada de invertir fondos propios en actividades de fracking








Publicado en The Independent
Por Andy Rowell
28 de diciembre de 2014



Es un “claro conflicto de intereses” que la Agencia de Medio Ambiente invierta fondos de pensiones en industrias que ella misma regula



La Agencia de Medio Ambiente (EA) ha sido acusada de un "claro conflicto de intereses", después de que una investigación del Independent y del Sunday encontraran que millones de libras de los fondos de pensiones del regulador del Reino Unido están invertidas en industrias polémicas que después tiene que regular. En el Reino Unido el fondo de pensiones de la EA – maneja un enorme monto £ 2.300 millones que dispone en empresas que invierten en fracking, en incineración y en energía nuclear, actividades en las que Agencia tiene que participar en la regulación.



A nivel mundial, el fondo también invierte millones en empresas químicas y mineras, incluyendo la extracción de diamantes; compañías de tabaco y alcohol; fabricantes de armas; una empresa de juegos de azar, así como Starbucks, que ha sido acusado en repetidas ocasiones de evasión fiscal.
 
Los detalles del fondo de pensiones están contenidos en respuesta a una solicitud de Libertad de Información a la Agencia Ambiental, donde figuran las empresas en las que tiene participación a partir de marzo de este año, la más reciente información auditada disponible. Sus inversiones están en marcado contraste con la imagen pública de la Agencia de ser un inversor líder "responsable" que integre "consideraciones ambientales, sociales y de gobierno en toda la toma de decisiones." Los responsables de la Agencia han dado su compromiso de que en 2015 "el 25 por ciento del fondo se invertirá en la economía verde y sostenible".
 
A pesar de estas audaces afirmaciones, la lista revela que la AE, que fue muy criticada el año pasado por su respuesta a las inundaciones, tiene 50 millones de libras en inversiones directas en empresas de petróleo y gas, como Shell, BP y BG Group, así como inversiones indirectas de millones en fondos de petróleo y gas. Este año, la AE encargó un informe sobre el riesgo de que sus inversiones en combustibles fósiles pudieran convertirse en "activos bloqueados", pero se le aconsejó no desinvertir. "Reducir la exposición de la inversión a la industria fósil no precipita una reducción en la prevalencia de esta industria", argumentaron sus consultores.
 
Pero los ecologistas no están de acuerdo. Los combustibles fósiles son ya "una inversión de riesgo y sin duda lo serán en el futuro. El inversionista realmente" responsable "es el que lo reconoce ahora, antes de que sea demasiado tarde", afirma Charlie Kronick, asesor de mercados energéticos de Greenpeace en UK.

Es con temas como el fracking, la incineración y la energía nuclear donde la AE tiene probablemente su punto más vulnerable. Sus inversiones podrían potencialmente llevarla a conflictos legales si tuviese que conceder los permisos a las empresas en las que su bote de pensiones tiene un interés financiero.
 
El fondo invierte en dos empresas entrelazadas financieramente con el gigante del fracking Cuadrilla, la empresa que ha sido objeto de fuertes protestas en Lancashire y West Sussex. La primera es Centrica, que está invirtiendo 60 millones de libras en las operaciones de Cuadrilla en Lancashire y el segundo es Riverstone Energy, que posee el 44 por ciento de Cuadrilla.
 
La relación con Cuadrilla se complica aún más con Lord Browne de Madingley, que está sentado en  Cuadrilla y en el directorio de Riverstone,  y ha sido acusado de tener acceso privilegiado a Lord Chris Smith, el jefe de la AE. Browne, ex jefe de BP, se reunió con Smith en numerosas ocasiones cuando Cuadrilla estaba tratando de conseguir un permiso para frackear. Las actas de una reunión telefónica entre Browne, Smith y otros ministros del gobierno revelan que la AE se ofreció a "acortar el proceso de consulta previa para la determinación de los permisos", aunque esto fue rechazado por Cuadrilla, que estaba preocupada por la acción legal.

 
La AE también está invirtiendo en Barclays, el banco detrás de los intentos de Third Energy's para perforar convencionalmente y frackear en el Valle de Ryedale de North Yorkshire, y en la francesa Total, que anunció sus planes de invertir 50 millones de dólares (32 millones de libras) en licencias respaldadas por las empresas fracking IGAS, Dart Energy y socia de Egdon Resource,  a principios de este año.
 
Las revelaciones llegan después de que el canciller, George Osborne, prometiera millones de libras en el Discurso de otoño para mostrar a un público escéptico sobre la "solidez del régimen normativo existente" para la fractura hidráulica.
 
Los grupos anti-fracking están indignados: "Es asombroso descubrir que el órgano de gobierno que toma las decisiones sobre los permisos ambientales para las empresas de fracking esté invirtiendo tan fuertemente en las mismas empresas que solicitan estos permisos", sostiene Chris Redston de Frack Free Ryedale. "Esto parece ser la definición pura de un conflicto de intereses."
 
Caroline Lucas, parlamentaria de los Verdes declaró: "La noticia de que la Agencia de Medio Ambiente tiene inversiones en algunas de las mismas industrias que tiene que regular es profundamente impactante. Aquí hay un conflicto claro, lo que socava la credibilidad de la Agencia de Medio Ambiente y pone en tela de juicio su independencia y su autoridad ".

 

Para acceder a la noticia, 

http://www.independent.co.uk/environment/green-living/environment-agency-investing-pension-fund-in-industries-it-regulates-is-clear-conflict-of-interest-9946597.html




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada