martes, 22 de septiembre de 2015

El fracking culpable del aumento de terremotos en Oklahoma


Mapa de sismicidad en Oklahoma




Publicado en The Straits Times
21 de septiembre de 2015 


CRESCENT (Estados Unidos).- El estado de Oklahoma en el centro de los Estados Unidos ha pasado de registrar dos terremotos al año a cerca de dos al día, y los científicos señalan como culpable a los controvertidos pozos de inyección de aguas residuales utilizados en el fracking.

Situado en el centro del país, lejos de cualquier línea divisoria principal, Oklahoma experimentó 585 terremotos de una magnitud 3,0 o mayor el año pasado. Eso es más de tres veces los 180 terremotos  que azotaron a California el año pasado.

"Esto no tiene precedentes", dijo el señor George Choy, sismólogo del Servicio Geológico de los Estados Unidos.

Hasta el mes pasado, Oklahoma ha experimentado más de 600 terremotos suficientemente fuertes como para sacudir ventanas y coches. El mayor fue un terremoto de 4,5 grados de magnitud que azotó la pequeña ciudad de Crescent el 27 de julio.

La fracturación hidráulica o fracking, es el proceso del inyección de agua, mezclada con arena y productos químicos, en el subsuelo para romper formaciones rocosas y obtener petróleo y gas natural atrapado en el interior. El proceso ha conseguido enormes cantidades de petróleo y gas en Oklahoma y otros estados en la última década.

Pero junto con el petróleo y el gas viene un montón de agua salobre, que se dispone inyectándola en pozos específicos que se cavaron a menos de 2 km de profundidad.

El aporte del agua residual  sumada a la presencia natural de agua puede cambiar la presión a lo largo de las  líneas de falla, causando desplazamientos que hacen temblar la tierra, dijo el Sr. Choy.

Oklahoma tiene unos 4.500 pozos de eliminación, con cerca de 3.200 que operan en un día determinado.

De 1975 a 2008, el estado experimentó de cero a tres terremotos al año que fueran de intensidad 3,0 o superior. A continuación, las cifras aumentaron: Hubo 20 en 2009, 35 en 2010, 64 en 2011, 35 en 2012, 109 en 2013 y 585 en 2014.

Existe un debate entre los científicos sobre qué tan grande sería la posibilidad de despertar una falla, y cuanto podría temblar.

Unos creen que Oklahoma no verá un terremoto más grande de  4,0 a 5,0 de magnitud, lo que sería suficiente para romper ventanas y mover las cosas de los estantes. Otros creen que podría ocurrir un terremoto de 7,0 grados de magnitud, lo que sería lo suficientemente fuerte como para derribar edificios.

"Somos el único estado en el que una vez que este problema surgió, simplemente seguimos adelante (con el fracking)", dijo el Sr. Johnson Bridgwater, director ejecutivo en Oklahoma del Sierra Club, un grupo ambientalista prominente. "Queremos que la seguridad pública se considere en primer lugar, en lugar de tratar a este estado como un laboratorio gigante."

Agence France-Presse



Para acceder ala noticia, 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada