martes, 15 de septiembre de 2015

Calculan 200 millones de galones de aguas tóxicas del frackingderramadas en Estados Unidos desde 2009


Cada operación de fracking necesita de millones de litros de agua dulce que con el proceso se vuelve tóxica y pierde su utilidad futura en la mayoría de los casos



Publicado en Sputnik
10 de septiembre de 2015 


Una nueva investigación de Associated Press reveló que más de 180 millones de galones de subproductos del fracking en forma de desechos líquidos fueron derramados en los EE.UU. entre 2009 y 2014, lo que provocó envenenamiento del agua potable y la contaminación de tierras agrícolas


Una vez más, parece que las preocupaciones de los ambientalistas sobre la extracción de combustibles fósiles no son infundadas. Un análisis de Associated Press de los datos de los principales productores de petróleo y gas de los estados, publicado el martes, reveló que el aumento de la fracturación hidráulica - más conocido como fracking - en los últimos años ha llegado a un alto precio: la alarmante alta incidencia de aguas residuales derramadas.

Como los activistas ambientales y anti-fracking han predicho desde hace tiempo, la extracción de combustibles fósiles por fracking - el proceso de inyección de una mezcla a alta presión de agua y productos químicos a gran profundidad para liberar el gas natural atrapado en la roca de pizarra - ha dado lugar a numerosos incidentes incluyendo tuberías rotas y tanques de almacenamiento desbordados, que causaron que las aguas residuales tóxicas entraran en el entorno, amenazando con dañar a las plantas, los animales y a la vida humana.

Un incidente solo en Dakota del Norte en 2006 implicó el derrame de 1 millón de galones de residuos líquidos que causaron una muerte masiva de peces, tortugas y plantas en el río Yellowstone y sus afluentes. En otro caso, la salmuera venenosa de las operaciones de fracking se filtró en Fort Peck, Reserva Indígena de Montana, durante décadas y terminó contaminando un río, los pozos de agua privados, y el sistema de agua municipal.

La investigación expone una serie de otros casos igual de perjudiciales, para destacar la magnitud del problema. Y los expertos subrayan que los derrames de las aguas residuales pueden ser más perjudiciales que los derrames de petróleo, porque es más difícil de conseguir limpiarlos a fondo.

"Una gran razón que hay detrás de tantos derrames es la gran cantidad de aguas residuales [producidas]," el análisis dice, citando datos facilitados por la organización de los organismos de agua subterránea del Estado, que establece que el líquido producido de aguas residuales en los EE.UU. suma hasta presentar 10 barriles por cada barril de petróleo, o más de 840 mil millones de galones al año.

Lo que es más alarmante es que el volumen de derrames de este subproducto tóxico crece cada año, contaminando más y más tierras y vías fluviales.

"En 2009, hubo 2.470 derrames reportados en 11 estados", indica el informe. "Para el año 2014, el total fue de 4.643."

La cantidad de agua residual derramada se duplicó de 21,1 millones de litros en el 2009 a 43 millones en 2013 antes de bajar a 37,6 millones el año pasado."

El análisis encontró un total de 21,651 derrames individuales reportados en los estados de Texas, Dakota del Norte, California, Alaska, Colorado, Nuevo México, Oklahoma, Wyoming, Kansas, Utah y Montana entre 2009 y 2014.

El número real es probablemente mucho mayor, señala AP, como los incidentes suelen ir indocumentados, y aquellos producidos en los principales estados productores de combustibles fósiles de Luisiana y Pensilvania son desconocidos al no proporcionar datos los productores de petróleo y gas locales.



Para acceder a la noticia, 







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada