miércoles, 16 de noviembre de 2016

Un estudio relaciona los cambios en el agua subterránea con la fractura hidráulica


Imagen: Un Estudio realizado en el noroeste de Pensilvania sugiere que el agua potable cerca de los sitios de fracturación hidráulica está experimentando cambios químicos. El autor principal Beizhan Yan en un enclave cercano a una carretera secundaria. Crédito Kevin Krajick / Lamont-Doherty Earth Observatory




Publicado en Eurekalert
Por THE EARTH INSTITUTE AT COLUMBIA UNIVERSITY
15 de noviembre de 2016


La distancia de los pozos y la topografía podría jugar un papel en Pensilvania


Un nuevo estudio ha encontrado concentraciones aumentadas de algunas sustancias comunes en el agua potable cerca de los lugares donde la fracturación hidráulica ha tenido lugar. Las sustancias no se encuentran en niveles peligrosos y sus fuentes no son claras, pero los investigadores dicen que los resultados sugieren alteraciones subterráneas que podrían ser precursores de eventuales problemas de calidad del agua. El estudio puede ser el primero de su clase para detectar estas tendencias generales.

Los investigadores, del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia y de otras instituciones, encontraron que tanto la distancia como la topografía juegan un papel. En los pozos de agua potable a un kilómetro en las tierras bajas (alrededor de seis décimas partes de una milla) de un sitio de perforación, se encontraron niveles más altos de calcio disuelto, cloro, sulfatos y hierro. En los pozos de tierras bajas a más de un kilómetro de distancia, se encontraron niveles más altos de metano, sodio y manganeso en comparación con los pozos igualmente distantes en un terreno más alto. Los pozos de tierras altas dentro de un kilómetro de un sitio de perforación no mostraron tendencias específicas.

La fracturación hidráulica o fracking, consiste en inyectar agua a presión, mezclada con productos químicos en las capas profundas de la roca para que se abrín y liberar el gas natural. Las capas de destino están casi siempre muy por debajo de los acuíferos de agua potable, es lo que dice unlíder en la industria para defender la práctica como segura. Los críticos sospechan que no es así, pero de cualquier manera la prueba definitiva ha faltado hasta ahora, y el tema se ha politizado.

El autor principal, Beizhan Yan, un geoquímico de Lamont-Doherty, dijo: "El hallazgo sugiere una mayor mezcla de diferentes fuentes de agua subterránea." Esto podría ser debido a varias posibilidades, dijo. Por un lado, los repentinos y poderosos impulsos introducidos por la fractura hidráulica podrían actuar como una bomba, con expansión y contracción de los espacios subterráneos, y apretando los contenidos alrededor. Este estrés puede propagarse hasta la superficie e iniciar la mezcla de las aguas subterráneas, ya sea desde los lados o por debajo, dijo. Las observaciones también podrían deberse a tubos en los sitios con fugas a poca profundidad, o a derrames de fluidos de fractura hidráulica en la superficie con goteo hacia abajo, dijo.

El coautor del estudio, Steven Chillrud, también geoquímico de Lamont-Doherty, dijo: "No se sabe muy bien cuál es el mecanismo, pero esto demuestra que hay un impacto relacionado con la distancia. Es una señal intrigante que realmente tiene que ser objeto de seguimiento. "

El fracking no se ha iniciado en el noreste de Pennsylvania hasta 2007, pero ahora la región tiene miles de pozos. Chillrud señaló que los contaminantes pueden tardar años o décadas para moverse en un acuífero. "Si es desde abajo, que podría ser un indicador de que otros elementos, más problemáticas van a venir a través en algún momento", dijo.

El equipo tomó alrededor de 60 muestras de agua de pozos privados, pero decidió éstas eran demasiado pocas para detectar cualquier tendencia, por lo que también estudiaron algunas de las 1.850 muestras tomadas por otros investigadores en la industria y el mundo académico, que se volvieron a analizar.

El coautor Reynold Panettieri, un médico que dirige el Instituto de la Universidad de Rutgers de Medicina y Ciencias, dijo que ninguna de las sustancias parecía estar a niveles peligrosos. Sin embargo, dijo, la diferente composición química del agua más cerca de los sitios de fractura hidráulica "parece ser una huella digital de la perforación. Nos da un mapa de ·puntos calientes” que podrían concentrar potencialmente los tóxicos en el futuro."

El estudio añade combustible a la controversia nacional en curso sobre la seguridad de la fractura hidráulica. La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos emitió un proyecto de informe el año pasado citando casos dispersos donde el agua había sido contaminada, pero al no encontrar pruebas de lo que llamó ", los efectos sistémicos generalizados." Estudios separados en Texas y Pensilvania han encontrado que en los pocos casos estudiados de cerca, cuando el agua se contamina, las grietas en cubiertas o derrames, no por el proceso de la fractura hidráulica en sí, han tenido la culpa.

Los críticos han denunciado irregularidades sobre el informe de la EPA, señalando que existen pocos datos para hacer frente a tan grande pregunta. Según la EPA, entre 2000 y 2013, unos 6.800 abastecimientos públicos de agua potable que sirven a 8,6 millones de personas se encuentran dentro de una milla de un sitio de fractura hidráulica. Durante el mismo período, unos 9,4 millones de personas vivían dentro de una milla de un sitio de fractura hidráulica, muchos probablemente con el uso de pozos privados de agua. El número es probablemente mucho mayor ahora, ya que se frackean  de 25.000 a 30.000 sitios cada año.

El año pasado, Panettieri, Yan y otros, publicaron un estudio que muestra que las personas que viven cerca de los sitios de fractura hidráulica en la misma área general encuestados por el nuevo estudio sufren mayores tasas de hospitalización, aumentaron para los accidentes cerebrovasculares, enfermedades neurológicas y enfermedades de la piel. Pero no pudieron conectar esta observación a ninguna causa en particular. Hay sólo un puñado de estudios epidemiológicos similares. Recientemente, la EPA publicó una convocatoria de propuestas para llevar a cabo un estudio sobre los impactos del agua y de la salud asociados con el desarrollo de petróleo y gas en los Apalaches.

Paul Heisig, un hidrólogo del Servicio Geológico de Estados Unidos, dijo que el estudio plantea cuestiones que merecen una investigación adicional, pero que no hay conclusiones firmes que se puedan extraer. Señaló que los datos de la industria utilizados en el estudio carecen de controles, incluyendo el fondo de pozos de agua potable en la muestra, y las variaciones en el uso de la tierra cercana al margen de la fractura hidráulica que podrían afectar a la calidad del agua. "El estudio señala que puede haber algunos problemas, pero lo que realmente se necesita es obtener más datos".


El estudio aparece esta semana en la revista Science of the Total Environment . Otros coautores son: Martin Stute y James Ross, también de Lamont-Doherty; Mateo y Neidel Xinhua Liu, de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia; Brian Mailoux y Lissa Soares de Barnard College; y Marilyn Howarth y poune Saberi, de la Universidad de Pennsylvania.

El documento, "Asociación de los componentes de las aguas subterráneas con la topografía y la distancia a los pozos de gas no convencional en Pennsylvania",  está disponible por los autores o por la oficina de prensa del Instituto de la Tierra


Contactos científicos:
Beizhan Yan 845-365-8448 | yanbz@ldeo.columbia.edu
Steven Chillrud chilli@ldeo.columbia.edu | 845-365-8893
Reynold Panettieri rp856@ca.rutgers.edu




Para acceder a la noticia,




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada