lunes, 14 de noviembre de 2016

Bernie Sanders: donde los Demócratas deben estar a partir de ahora.


Mikey Burton


Publicado en The New York Times
Por Bernie Sanders
11 de noviembre de 2016



Millones de estadounidenses registraron un voto de protesta el martes, expresando su férrea oposición a un sistema económico y político que pone a los ricos y las corporaciones sobre ellos mismos. He apoyado firmemente a Hillary Clinton, con una fuerte campaña en su favor, y creía que era la decisión correcta en el día de la elección. Pero Donald J. Trump ganó la Casa Blanca porque su retórica de campaña dio un golpecito con éxito en una rabia muy real y justificada, una ira que sienten muchos demócratas tradicionales.

Me entristece, pero no sorprendido, por el resultado. No es ninguna sorpresa para mí que millones de personas que votaron por el Sr. Trump lo hicieron porque están enfermos y cansados ​​del status quo político, económico y de los los medios de comunicación.

Las familias que trabajan tiene que ver como los políticos reciben apoyo financiero para la campaña de multimillonarios y de los intereses corporativos - y luego ignoran las necesidades de los estadounidenses comunes. Durante los últimos 30 años, muchos estadounidenses fueron vendidos por sus jefes corporativos. Trabajan más horas por salarios más bajos ya que ven que los trabajos que pagan decentes se van a China, México o algún otro país con salarios bajos. Están cansados ​​de tener ejecutivos que ganan 300 veces más que los trabajdores, mientras que el 52 por ciento de todos los ingresos nuevos se van al 1 por ciento de la población. Muchos de sus hermosas ciudades rurales vez han despoblado, sus tiendas del centro están cerradas, y sus hijos nosalen de casa, porque no hay trabajo - a la vez que las corporaciones chupan la riqueza fuera de sus comunidades y para meterlas en cuentas en el extranjero.        
                                                                             
Los trabajadores estadounidenses no pueden permitirse un cuidado decente de calidad para sus hijos. Ellos no pueden enviar a sus hijos a la universidad, y no tienen nada en el banco mientras se dirigen a la jubilación. En muchas partes del país que no pueden encontrar una vivienda asequible, y encuentran el costo del seguro de salud demasiado alto. Existen muchas familias en la desesperación cuando las drogas, el alcohol y el suicidio supone un atajo para un número creciente de personas.

El presidente electo Trump tiene razón: El pueblo estadounidense quiere un cambio. Pero, ¿qué tipo de cambio va a ser el que les ofrece? ¿Va a tener el valor de hacer frente a las personas más poderosas en este país que son responsables del dolor económico que tantas familias trabajadoras sienten, o va a encender la ira de la mayoría de las minorías, los inmigrantes, los pobres y los indefensos?

Va a tener el valor de hacer frente a Wall Street, el trabajo para romper las instituciones financieras Los trabajadores estadounidenses no pueden permitirse, cuidado de niños decente calidad para sus hijos. Ellos no pueden enviar a sus hijos a la universidad, y no tienen nada en el banco mientras se dirigen a la jubilación. En muchas partes del país que no pueden encontrar una vivienda asequible, y encontrar el costo del seguro de salud demasiado alto. Existen muchas familias en la desesperación como las drogas, el alcohol y el suicidio vida atajo para un número creciente de personas.

El presidente electo Trump tiene razón: El pueblo estadounidense quiere un cambio. Pero, ¿qué tipo de cambio va a ser el que les ofrece? Va a tener el valor de hacer frente a las personas más poderosas de este país que son responsables del dolor económico que tantas familias trabajadoras sienten, o va a encender la ira de la mayoría de las minorías, los inmigrantes, los pobres y los indefensos?

¿Va a tener el valor de hacer frente a Wall Street, el trabajo para romper los  las instituciones financieras "demasiado grandes para quebrar" y exigir que los grandes bancos invierten en pequeñas empresas y crear puestos de trabajo en la América rural y las ciudades del interior? O, ¿va a designar a otro banquero de Wall Street para dirigir el Departamento del Tesoro y continuar como hasta ahora? ¿Él, como prometió durante la campaña, actuará realmente en la industria farmacéutica y bajará el precio de los medicamentos recetados?

Estoy profundamente angustiado al escuchar las historias de los estadounidenses intimidados y acosados ​​en la estela de la victoria del señor Trump, y escucho los gritos de las familias que viven en el temor de ser desgarradas. Hemos llegado demasiado lejos como país en la lucha contra la discriminación. Nosotros no vamos a volver. Tenga la seguridad, no hay compromiso sobre el racismo, la intolerancia, la xenofobia y el sexismo. Vamos a luchar contra él en todas sus formas, cuando y donde vuelva a emerger.

Voy a mantener una mente abierta para ver qué ideas ofrece Trump y cuándo y cómo podemos trabajar juntos. Después de haber perdido el voto popular en todo el país, sin embargo, haría bien en escuchar las opiniones de los progresistas. Si el presidente electo es serio acerca de la aplicación de políticas que mejoren la vida de las familias trabajadoras, voy a presentar algunas oportunidades muy reales para obtener los medios y mi apoyo.

Vamos a reconstruir nuestra deteriorada infraestructura y crear millones de puestos de trabajo bien remunerados. Vamos a aumentar el salario mínimo a un salario digno, ayudar a los estudiantes a darse el lujo de ir a la universidad, proporcionar seguridad médica a las familias y ampliar la Seguridad Social. Vamos a reformar un sistema económico que permite a multimillonarios como el Sr. Trump no pagar un centavo en impuestos federales sobre la renta. Y lo más importante, vamos a terminar con la capacidad de los ricos de ser contribuyentes en la campaña electoral para comprar las elecciones.

En los próximos días, también proporcionaré una serie de reformas para revitalizar el partido democrático. Creo firmemente que el partido debe soltarse de sus ataduras corporativas y, una vez más, ser parte de las bases de las personas que trabajan, los ancianos y los pobres. Hay que abrir las puertas del partido para dar la bienvenida al idealismo y la energía de los jóvenes y de todos los estadounidenses que están luchando por la justicia económica, social, racial y ambiental. Debemos tener el valor de enfrentarnos a la codicia y el poder de Wall Street, a las compañías farmacéuticas, las compañías de seguros y la industria de los combustibles fósiles.

Cuando mi campaña presidencial llegó a su fin, me comprometí con mis seguidores que la revolución política continuaría. Y ahora, más que nunca, debe suceder. Somos la nación más rica de la historia del mundo. Cuando estamos juntos y no permitimos que nos dividan demagogos por la raza, el sexo o el origen nacional, no hay nada que no podamos lograr. Debemos ir hacia adelante, no hacia atrás.


Bernie Sanders, es senador por Vermont, y ha sido candidato para la nominación presidencial demócrata de 2016.



Para acceder a la noticia,





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada