jueves, 10 de diciembre de 2015

Zonas de fracking en Texas emiten un 90% más de metano de lo que la EPA ha estimado


El gas natural se quema en las antorchas durante las operaciones en la cuenca del Pérmico de la formación Barnett Shale en Texas. Las emisiones de metano a partir de la producción de petróleo y gas en Barnett Shale son al menos 90 por ciento mayor que las estimaciones de la EPA, según un nuevo estudio científico. Crédito: Spencer Platt / Getty Images







Publicado en Inside Climate News
Por Lisa Song
7 de diciembre de 2015


Un estudio respaldado por el Fondo de Defensa Ambiental encuentra que las emisiones en Barnett Shale se han subestimado enormemente


Un extenso esfuerzo para medir la huella climática de la producción de gas natural ha dado resultados sorprendentes: las emisiones de metano en Barnett Shale en el Norte de Texas son por lo menos 90 por ciento mayor que las estimaciones calculadas por el gobierno.

Esta conclusión proviene de un estudio revisado por expertos publicado el lunes en Proceedings of the National Academy of Sciences. El trabajo es el estudio más extenso financiado desde los $ 18 millones del del Fondo de Defensa Ambiental destinados a cuantificar las fugas de metano de la industria del gas natural. Fue escrito por 20 co-autores de 13 instituciones, entre universidades, laboratorios gubernamentales, EDF y empresas privadas de investigación.

En general, el estudio con una duración de dos años encontró que las emisiones de metano en Barnett Shale son casi el doble de lo estimado por Environmental Protection Agency's Greenhouse Gas Inventory, y 5,5 veces superior a la cantidad propuesta en una base de datos global independiente.

Un co-autor del estudio, Amy Townsend-Small, profesor de estudios ambientales en la Universidad de Cincinnati, dijo que en los artículos revisados ​​por pares a menudo se encuentran emisiones mayores que las estimadas por la EPA.

Las bases de datos de la EPA a menudo se basan en una metodología con décadas de antiguedad, dijo Townsend-Small, quien agregó que la agencia federal sabe que tiene "un largo camino por recorrer".

Comprender el alcance de las fugas de metano es crucial, porque la respuesta va a determinar si el continuo cambio de carbón por gas natural para la producción de electricidad crea un beneficio neto para el cambio climático. Aunque las plantas de energía de gas emiten mucho menos dióxido de carbono que las plantas de carbón, incluso pequeñas fugas de metano, el principal componente del gas natural, podrían socavar esa ventaja.

El metano es 86 veces más potente que el CO2 como gas de efecto invernadero en escalas de tiempo de 20 años, y 34 veces más potente en escalas de tiempo de 100 años.

El estudio del PNAS sintetizó los datos de 11 trabajos anteriores. Esos estudios fueron parte de una campaña en Barnett coordinada del EDF, donde una docena de equipos de investigación midieron las emisiones de metano de los pozos, las estaciones de compresores y otros equipos.

El campo de Barnett produce un 7 por ciento del gas natural de la nación. También fue la primera cuenca de petróleo y gas en utilizar grandes volúmenes de fracturación hidráulica a gran escala, a partir de la década de 1990.

El primer autor Daniel Zavala-Araiza, un científico de EDF, dijo que el principal objetivo de este estudio fue conciliar los datos obtenidos a través de diferentes métodos. Por lo general, las mediciones de "arriba hacia abajo", donde los científicos utilizan aviones para medir las emisiones de toda una región, muestran mayores tasas de fuga que los datos recogidos con los métodos de "abajo hacia arriba", que implican el análisis de las instalaciones individuales y la suma de los resultados.

Zavala-Araiza dijo que los científicos encontraron un mayor acuerdo entre su top-down y las tasas de emisión de abajo hacia arriba que los estudios anteriores conseguían.

La clave, dijo Townsend-Small, es que los investigadores crearon un enfoque estadístico que da cuenta con mayor precisión para "superemisores" -la pequeña fracción de las instalaciones que emiten una cantidad desproporcionada de metano.

Por ejemplo, sólo el 2 por ciento de las instalaciones de petróleo y gas en el campo de Barnett emitían el 50 por ciento del metano. Zavala-Araiza dijo que el equipo llegó a esta conclusión después de la integración de sus bases de datos y la extrapolación de los resultados a lo largo de todo el campo de esquisto.

Se requieren cálculos detallados que necesitan de meses: cuando los 11 trabajos detrás de la campaña en Barnett fueron publicados en julio, los científicos estimados inicialmente fugas de metano que eran un 50 por ciento mayores que los datos de la EPA. Después de completar el análisis estadístico, esta cifra subió hasta el 90 por ciento.

La magnitud de la campaña también permitió a los investigadores tomar más medidas que de costumbre. Aunque la mayoría de los estudios de arriba hacia abajo incluyen uno o dos vuelos, los científicos en este equipo recolectaron datos de siete vuelos diferentes. Townsend-Small dijo que esto les permitió obtener una muestra representativa mayor de las emisiones, que puede variar mucho con el tiempo y la ubicación.

"El estudio parece muy bien hecho en general, y los autores incluyen a varios científicos muy capaces", dijo Robert Howarth, un profesor de la Universidad de Cornell y experto en metano, por correo electrónico. Howarth, que no participó en ninguno de los estudios del FED, ha sido crítico del proyecto de metano de EDF, en parte porque algunas de las investigaciones se hicieron en colaboración con socios de la industria.

El jefe científico del EDF, Steven Hamburg dijo que la gran mayoría de los datos del campo de Barnett se recogieron en propiedad pública. La única excepción fue una serie de mediciones realizadas directamente en las estaciones de compresión, y que los datos comprenden "menos del cinco por ciento" de las mediciones totales. El resto del tiempo, los investigadores utilizaron mediciones limítrofes conduciendo a favor del viento de las instalaciones y con el uso de laboratorios móviles para rastrear picos de metano. La industria no proporcionó financiación directa a la campaña en Barnett, dijo Hamburg.

Townsend-Small dijo que los científicos trataron de minimizar las mediciones tomadas en propiedad de las empresas, porque el primer estudio del proyecto de metano del EDF fue criticado por el potencial "cherry-picking". Ese estudio, publicado en 2013 y dirigido por David Allen, profesor de la Universidad de Texas, encontró emisiones menores a los esperadas en los centros de producción. Los científicos habían recibido permiso de nueve operadores de petróleo y gas para tomar mediciones de abajo hacia arriba en la propiedad de la empresa, y las compañías también ayudaron a financiar ese estudio. 

En el documento se hace referencia al estudio en Barnett de Allen, al que se refiere Howarth.
A principios de este año,   un estudio en the journal Energy Science & Engineering alegó que Allen y los co-autores habían utilizado un detector de metano defectuoso que subestimó las emisiones.

A la luz de esas acusaciones, dijo Howarth, el documento de Barnett no debería haber citado el estudio de 2013 de forma acrítica. "Los científicos del FED han sido conscientes del problema con el  trabajo de Allen et al.  al trabajar durante al menos los últimos 18 meses", dijo Howarth.

EDF y Allen han negado en repetidas ocasiones que los  resultados de 2013 reflejen un problema técnico.

Howarth dijo que también preocupa que los resultados en Barnett puedan subestimar las contribuciones de la perforación y el fracturamiento hidráulico, ya que se hicieron las mediciones después del período coincidente con el pico de producción en Barnett. Es un "punto crítico [que está] y no se aborda adecuadamente en el documento", dijo.

Townsend-Small dijo que los resultados representan los campos de gas natural de hoy y así se verá cómo serán en 20 a 30 años, así que los científicos sabrán qué esperar una vez un campo avance más allá de la explosión inicial de la actividad.

Frank Flocke, científico atmosférico, que no participó en el estudio de PNAS, dijo que el enfoque presentado en el documento "parece sonar bien".

Flocke, que trabaja para la Corporación Universitaria para la Investigación Atmosférica (UCAR) en Boulder, Colorado., dijo que sabe sobre muchos de los autores del estudio y respeta su calidad en la investigación.

Debido a que los datos provienen de una sola cuenca de esquisto, Flocke advirtió en contra de sacar conclusiones amplias. "Otras áreas pueden tener diferentes tipos de emisiones, considerando especialmente que las plantas de proceso [en el Barnett] parecen ser los principales emisores. Dependiendo de la cantidad de procesamiento de las necesidades de gas en bruto, la tasas totales de metano, las 'tasas de fuga' de diferentes campos de extracción de gas natural. ..pueden ser muy diferentes ", dijo en un correo electrónico. "Queda mucho trabajo por hacer con el fin de evaluar a toda la industria del gas natural”.




Para acceder a la noticia, 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada