jueves, 24 de diciembre de 2015

¿Podríamos los humanos desencadenar un MEGA-TERRAMOTO? Un estudio afirma que la intensidad de los temblores artificiales del fracking está en aumento


Los terremotos han crecido con intensidad en los últimos años, y un estudio de la Universidad de Stanford dice que el 'fracking', es el culpable. El bombeo de millones de galones de aguas residuales aumenta la presión en la capa basal de la roca, que se encuentra por debajo de una cubierta sedimentaria y que a menudo contiene petróleo y otras reservas de gas explotable






Publicado en Daily Mail
Por CHEYENNE MACDONALD
21 de diciembre de 2015 


El fracturamiento hidráulico inyecta agua a alta presión en los poros de la capa de roca del subsuelo

El volumen de las aguas residuales tiene una relación directa con la magnitud de los terremotos

Un estudio encontró qué cuanto más  agua se bombea, más grande será el terremoto



Puede que sólo sea una cuestión de tiempo el que causemos un "mega-terremoto '.

Esto está de acuerdo con un nuevo estudio que afirma que el fracking está aumentando la intensidad de los temblores. 

El bombeo de millones de galones de aguas residuales aumenta la presión en la capa basal de la roca, que se encuentra por debajo de una cubierta sedimentaria y con frecuencia contiene crudo y otras reservas de gas explotables.

Cuánto más se inyectan las aguas residuales en un sitio, mayor es la magnitud del sismo resultante, afirma el estudio.

Geofísicos de la Universidad de Stanford crearon un modelo de simulación de los yacimientos, y encontraron una relación lineal entre la frecuencia y la magnitud de los temblores provocados por el hombre.

Jenny Suckale, profesor asistente de la escuela de geofísica de la Tierra, Energía y Ciencias Ambientales de la Universidad de Stanford, y su investigador postdoctoral David Dempsey analizaron una serie de terremotos en Arkansas.

Estos temblores corrían a lo largo de una línea basal sin asignar entre 2010 y 2011.

Durante un lapso de nueve meses, 94.5 millones de galones de aguas residuales fueron inyectadas en dos pozos cercanos a Arkansas, que se extendieron en la capa basal.

La inyección de cantidades tan altas de agua a presión aumenta y añade tensión a las líneas de falla, lo que provocó un terremoto cuando un fallo de estrés se desliza y libera ondas sísmicas.

"Es una indicación de que incluso si el número de terremotos experimentados cada mes no está cambiando, a medida que se avanza en el tiempo se debe esperar ver eventos de magnitud más grandes, dijo para Stanford News,  'Dempsey, que ahora está en la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda.

Después de alcanzar una magnitud máxima, los investigadores encontraron que las fallas liberaron más estrés en forma de ondas sísmicas, y los terremotos artificiales comenzaron a disminuir.

Los investigadores dicen que a pesar de la evidencia  límites superiores, es difícil determinar donde está el techo para una falla determinada.

Eso significa un "mega-sismo 'que pronto podría estar en camino. 

"La pregunta es, ¿Puede ser de una magnitud 3 o de una magnitud más peligrosa como 6.5? Dijo Suckale.

La inyección de cantidades elevadas de agua a gran presión  añade tensión a las líneas de falla, lo que provoca un terremoto cuando una falla por el estrés se desliza y libera ondas sísmicas. El estudio también encontró que el volumen de las aguas residuales está directamente relacionado con la incidencia de terremotos


El estudio también encontró que el volumen de las aguas residuales está directamente relacionado con la incidencia de terremotos. 

Si el agua se bombea a la misma velocidad a través de diferentes pozos, el que recibe un mayor volumen producirá más terremotos.

En dos pozos estudiados, Pozo 1 recibió cuatro veces el volumen de aguas residuales que el pozo 5, dice para el Stanford News, y provocó cuatro veces más terremotos.



En 2014 el instituto de Sísmica Nacional de Estados Unidos  publicó los mapas de peligro con las zonas de mayor riesgo que se muestran en colores cálidos. Recientemente, los terremotos artificiales sacudieron regiones una vez estables de ocho estados, incluyendo partes de Alabama, Arkansas, Colorado, Kansas, Nuevo México, Ohio, Oklahoma y Texas


'Hay una escala en términos del volumen inyectado, dijo Dempsey.

"Muy a menudo con estas fallas, una vez que tenga un gran terremoto puede que no se limite a un solo en el tiempo, ya que rebajaría todo el estrés", dijo Suckale.

Los investigadores de Stanford sugieren que las actividades de extracción deben limitarse antes de que ocurra un gran terremoto, en lugar de esperar hasta después de que haya ocurrido para parar la explotación.

Más de una docena de zonas en los EE.UU. han sido sacudidas por pequeños terremotos provocados por la perforación de petróleo y gas, según un informe del gobierno publicado a principios de este año.

Los terremotos artificiales sacudieron regiones una vez estables en ocho estados, incluyendo partes de Alabama, Arkansas, Colorado, Kansas, Nuevo México, Ohio, Oklahoma y Texas.

Ellos dijeron que el aumento en la actividad sísmica fue en gran parte por la inyección de las aguas residuales bajo tierra por parte de la industria del petróleo y el gas, que puedieron activar fallas latentes. 

"El peligro es alto en estas áreas", dijo Mark Petersen, que lidera un proyecto nacional de cartografía para la agencia.

Oklahoma últimamente se ha visto sacudido por más terremotos de magnitud-3 que California, la actividad sísmica mayor de los 48 estados más, dijo Petersen.




Para acceder a la noticia, 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada