jueves, 26 de junio de 2014

La Denominación de Origen Jumilla se posiciona en contra del 'fracking'






  • Publicado en La Verdad

    El Pleno del Consejo Regulador alerta de que esta técnica para
     buscar hidrocarburos puede afectar a los acuíferos

    «Eso es pegar petardazos para ver si suena la flauta». Viendo la definición 
    huertana del 'fracking' que hace el presidente del Consejo Regulador de la 
    Denominación de Origen (DO) Jumilla, Pedro Lencina, no es de extrañar que 
    el Pleno de este consejo mostrase «su rechazo» a esta técnica para buscar 
    hidrocarburos.La decisión fue aprobada por unanimidad, y no es una cuestión
    baladí, puesto que se trata de la primera denominación de origen vitivinícola de
    la Región que se posiciona oficialmente en contra de esta técnica que cuenta 
    con el apoyo de los Gobiernos central y regional. 


    La postura fue elevada al Pleno celebrado el pasado 30 de abril, después
    de que la Asociación de Amigos de Jumilla dirigiese un escrito al presidente
    del Consejo Regulador, Pedro Lencina. En la misiva le solicitaban que
    «desde tu cargo, informes a todas las personas y entidades del mundo del
    vino, y a otras más que conozcas, de esta verdadera tragedia para Jumilla y 
    los jumillanos, y hagas todo lo posible uniéndote a la asociación, para que se
    pare el 'fracking' en Jumilla, en la Región y en España entera». 

    Lencina elevó la propuesta al Pleno, que fue aprobada por los ocho bodegueros
    y ocho productores que integran este órgano. El pasado 13 de junio remitieron
    un escrito a la citada asociación para mostrar «su rechazo unánime» al 'fracking', 
    criticando textualmente que «esta práctica no es buena para Jumilla, vivimos 
    de la agricultura y de los acuíferos de la zona, acuíferos que seguro se verán 
    afectados por esta práctica». En la Región, actualmente hay aprobados cinco 
    proyectos (Aries I, Aries II, Leo, Acuario y Escorpio) para detectar yacimientos
     de gas pizarra, mediante la inyección a presión en el subsuelo de una mezcla de
     agua, arena y aditivos químicos para producir una fractura a gran profundidad y 
    liberar hidrocarburo.

    De todos ellos, tres afectan directamente al término municipal jumillano: 
    Aries I, Aries II y Leo. El presidente de la DO Jumilla justifica la decisión
     el Pleno «porque si se contamina alguno de nuestros acuíferos, los daños
    para la denominación de origen serían incalculables». 

    Lencina argumenta que «sería catastrófico porque esta zona no se beneficia de los
    Canales del Taibilla ni del Trasvase Tajo-Segura, nosotros nos abastecemos del 
    subsuelo». El Pleno del Consejo Regulador pretende proteger los más de 200
    pozos de riego y los acuíferos de Ascoy-Sopalmo, Jumilla-Villena, Cingla, 
    Cuchillos-Cabras, El Molar y el Sinclinal de Calasparra, que abastecen la DO Jumilla. 

    Lencina recuerda que al margen de las 26.000 hectáreas que esta denominación tiene
     en Albacete, solo las 24.000 que hay distribuidas por el término jumillano dan
     trabajo a 45 bodegas y generan 4.500 empleos. 

    «Esperamos que la Comunidad Autónoma no prosiga con este tipo de prácticas
     porque nos parece arriesgado». Para ello, el Pleno de la DO Jumilla se volverá a
     reunir hoy y Lencina avanza que «propondré dirigirnos por escrito al
     resto de las ochenta denominaciones del país». 

    Empezando por las otras dos que hay en la Región, las de Bullas y Yecla, y
    que todavía no se han pronunciado públicamente sobre el polémico 'fracking'.
    El presidente de la DO Yecla, Pascual Molina, avanzó ayer que «seguro
    que nosotros iremos en la misma línea». Aunque aclaró que «antes hay que 
    someterlo a la votación del Consejo Regulador». Tal extremo ocurrirá en el Pleno
    del próximo martes. 

    Por su parte, el presidente de la DO Bullas, Francisco Carreño, avanza que
     «si nos llega el escrito de Jumilla lo estudiaremos. Los órganos colegiados
     son los que deben pronunciarse». 


    «La DO Rioja ya lo hizo» 

    Entretanto, la Plataforma Cuenca del Segura Libre de Fracking destacó que
    la postura del Consejo Regulador de Jumilla «es muy importante, porque pone
    sobre la mesa uno de los aspectos más conflictivos de esta técnica: el riesgo 
    de contaminar las aguas y las consecuencias económicas que esto puede
    tener sobre comarcas que dependen de la agricultura». 

    La plataforma recuerda que esta postura ya ha sido adoptada en otras
    comunidades por otras denominaciones de origen, como la DO Rioja, y exigen
    que «el gobierno central y regional suspenda los permisos, que se han otorgado
    sin transparencia y sin debate social».






     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada