jueves, 5 de junio de 2014

La casa de David Cameron 'frackeada' por Greenpeace





Publicado en The Independent



Equipados con cascos, chaquetas reflectantes y vallas de seguridad, activistas de Greenpeace realizaron una protesta en la casa de David Cameron,  en Oxfordshire, en respuesta a la legislación que permitirá a las empresas de fracking perforar bajo la propiedad de las personas sin su permiso.

Los manifestantes cerraron la entrada principal de la casa con cercas, erigieron un cartel que decía: 

"Pedimos disculpas por las molestias que podamos ocasionar mientras "frakeamos" debajo de su casa."
 
Los activistas anti-fracking también entregaron un cheque de gran tamaño, de 50 libras, -  que dicen será la máxima indemnización que recibirán los propietarios de casas y tierras por permitir a las empresas perforar por debajo de su propiedad.
 
Simon Clydedale, de la campaña de energía de Greenpeace en Reino Unido, declaró: 
"David Cameron quiere robarle a la gente su derecho a impedir a las empresas de fracking perforar bajo su casa - seguramente no le importará que inaguremos la revolución del fracking bajo su casa y por debajo de su propio jardín .

"El primer ministro está a punto de subastar más de la mitad de Gran Bretaña para los "frackers", incluyendo parques y zonas de gran belleza natural como los Cotswolds nacionales.
 
"El fracking no entregará energía a una escala significativa durante años, y si lo hace alguna vez, será en el momento en el cual nos habremos alejado de los sucios combustibles fósiles  hacia la alta tecnología de energía limpia, si queremos atajar el peligroso cambio climático. "

De acuerdo con la nueva legislación, en el intento de acelerar por  todo el país el fracking, las empresas ya no tienen que pedir permiso para perforar bajo las casas de la gente, las leyes actuales de prevaricación requieren que los propietarios de casas y de tierra den su  consentimiento para la extracción de petróleo y gas de esquisto bajo su tierra.
 
Una reciente encuesta de YouGov encontró que tres cuartas partes de los ciudadanos en el Reino Unido se oponen a los planes de los ministros para despojar a las personas de sus derechos y para despejar el camino al fracking.
 
Más de 46.000 personas se han unido a un bloque jurídico establecido por Greenpeace y en base a los derechos de acceso de los propietarios,  que tienen sobre el suelo por debajo de su propiedad, según la organización.  



Para leer el artículo, 



 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada