lunes, 21 de abril de 2014

El ODNR de Ohio (EEUU) propone nueva normativa por los terremotos en el fracking




El fracking reúne tanto a defensores desde la industria por su protagonismo energético como a detractores por la preocupación de los residuos químicos generados y el aumento de la actividad sísmica.

A raíz del aumento de movimientos sísmicos en  Polonia Township en el estado de Ohio (EEUU), el Departamento de Recursos Naturales ha anunciado el 11 de Abril una nueva normativa para la concesión de permisos de fracking cuando se desee realizar cerca de fallas o se sospeche que pueda derivar en un aumento de la actividad sísmica.

El director del ODNR, James Zehringer, ha declarado: 

"Aunque nunca podemos estar seguros al cien por cien de que las actividades de perforación están conectados a un evento sísmico, la cautela dicta que tomemos estas nuevas medidas para proteger la salud humana, la seguridad y el medio ambiente. No sólo esta acción es razonable para ayudar a garantizar la salud y la seguridad pública, sino que también nos ayudará a ampliar nuestros mapas subterráneos y obtener más información acerca de todos los tipos de sismicidad en Ohio”

Bajo las nuevas regulaciones, las empresas que soliciten permisos de perforación horizontal al ODNR para enclaves a 3 kilómetros de una falla conocida o un área de actividad sísmica mayor de una magnitud de 2.0 en la escala de Richter,  se requerirá  instalar monitores sísmicos sensibles. Si los monitores detectaran  actividad sísmica superior a 1,0 en magnitud, la actividad de perforación será suspendida  mientras que la causa  se investiga, lo cual, si se revela una probable conexión con el proceso de fractura hidráulica, daría lugar a la suspensión de las operaciones de perforación  de los pozos.
 
A la luz de estas nuevas condiciones, el ODNR desarrollará nuevos criterios para las nuevas solicitudes de permisos, así como la revisión de los permisos expedidos con anterioridad y en los que todavía no se halla perforado.
 
El ODNR ha llevado a Ohio a unirse a un consorcio de reguladores estatales dedicados en aprender más acerca de la actividad sísmica y de su posible vínculo con la actividad de hidrocarburos. Los miembros del consorcio están cooperando con la Comisión Interestatal del Petróleo y Gas y el Consejo de Protección de Aguas Subterráneas para compartir los datos y la información, así como para utilizar la investigación actual y futura en desarrollar procedimientos comunes para el seguimiento de la actividad sísmica y desarrollar técnicas de respuesta si se produce esta actividad.


Para leer la noticia completa, 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada