martes, 22 de abril de 2014

Caroline Lucas: ¿Por qué el fracking debería ser prohibido?





Publicado en The Argus


Como diputada, estoy en una posición privilegiada de poder expresarme en contra de la fractura hidráulica en el Parlamento.

He presentado mociones, defendido debates, he realizado preguntas al primer ministro - y voy a seguir haciéndolo.
 
Pero el Gobierno ignora la evidencia, y se encuentra en un nuevo impulso imprudente e irresponsable para con el gas, ofreciendo a las compañías de combustibles fósiles generosas exenciones impositivas, así como puestos de alto rango dentro de su propio Gobierno.
 
Balcombe, en una zona de gran belleza natural de Sussex, ha sido uno de los primeros lugares en el Reino Unido para ser destinados como un sitio potencial para realizar fracking.
 
Sin embargo, el fracking acelerará el cambio climático, contamina nuestro medio ambiente y nos encierra aún más en la dependencia de los combustibles fósiles y en el preciso momento en que necesitamos estar moviéndonos en la dirección opuesta.
 
Por eso, y con muchos otros, participé en las protestas pacíficas contra la compañía Cuadrilla en agosto del año pasado.
 
Mi absolución y la de los otros cuatro acusados ​​el viernes pasado es un gran alivio, pero de ninguna manera es un motivo de celebración.

Eso sólo sucederá cuando David Cameron anuncie el fin de la fractura hidráulica, como se ha logrado en otros países, como en Francia, y ponga, en su lugar,  la inversión en fuentes de energía verdes más limpias.
 
El caso en la Corte de Magistrados de Brighton planteó preguntas no sólo sobre fracking, también sobre las tácticas de la policía.
 
Aprecio el trabajo enormemente difícil que la policía tiene que hacer, y los desafíos en facilitar la protesta pacífica, y con frecuencia la Policía de Sussex consigo el equilibrio en la actuación.
 
Sin embargo, el 19 de agosto, el día de nuestra detención, la dirección de la policía actuó claramente mal.
 
En la entrega de su veredicto, el juez dijo que las condiciones impuestas a las personas en  la protesta de Balcombe ese día, eran ilegales, ya que el alto oficial de policía no estaba autorizado a emitir las condiciones, y eran tan vagas y poco claras que no tenían sentido.
 
Por otra parte, la actuación de la policía pareció arbitraria y desproporcionada.
 
El hecho de que, durante las protestas de verano en Balcombe, alrededor de 126 personas fueran detenidas, y 114 acusadas y sólo haya  habido alrededor de 27 condenas, sugiere que muchos de los arrestos fueron innecesarios.
 
No hay evidencia de interés público en la actuación, y se destinó una enorme cantidad de dinero y recursos, cuando ambos son escasos.
 
La campaña contra el fracking continuará hasta que finalmente el Gobierno escuche.


Caroline Lucas es parlamentaria británica y miembro del Partido Verde de Inglaterra y País de Gales


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada