miércoles, 17 de febrero de 2016

Los pozos de fracking poco profundos pueden contaminar el agua potable, advierte un científico de EE.UU.







Publicado en Climate Change News
Por Alex Pashley
15 de febrero de 2015 



En el documental Gasland un grifo de cocina donde el agua ardía puso de relieve los riesgos del gas de esquisto en Estados Unidos y dio fuerza a un movimiento de activistas contra la fractura hidráulica


En medio de la controversia, ¿si no vivo cerca de un pozo de gas o petróleo podría afectarme realmente al agua potable?

"La respuesta a esa pregunta por lo general es no", pero hay excepciones", dijo Rob Jackson, el profesor de la Universidad de Stanford cuando presentó su investigación sobre la calidad del agua subterránea el domingo a la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

Los EE.UU. bombearon un récord de 79 mil millones de pies cúbicos de gas natural por día en 2015, cuando su revolución del esquisto le convirtió exportador de energía.

Sin embargo, la industria necesita de medidas de protección urgentes, dijo Jackson.

Los pozos de gas pobremente construidos presentan un riesgo de escape en los acuíferos subterráneos de agua dulce. E incluso si la carcasa es fuerte, los perforadores están operando a profundidades poco profundas, según encontró su investigación.

El fracking o fracturación hidráulica se produce cuando los perforadores explosionan con una mezcla de productos químicos, arena y agua en las formaciones rocosas subterráneas para liberar el gas natural atrapado.

Los pozos por lo general llegan por debajo de los acuíferos, pero el estudio de Jackson en 2015 encontró que al menos 6.900 pozos de petróleo y gas llegaban a menos de una milla (1.609 metros) de profundidad y al menos 2,600 a menos de 3.000 pies (914m).

La práctica es segura si se produce al menos a miles de pies por debajo de una milla bajo tierra, de acuerdo con Jackson.

"Hemos encontrado un sorprendente número de lugares donde las empresas realizan el fracking directamente en los acuíferos de agua dulce poco profundos", dijo. "A ninguna otra industria se le permitiría inyectar productos químicos en una fuente de agua de calidad potable."

Jackson citó un caso de alto perfil en el Pavillon, Wyoming, donde la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) determinó que las operaciones de fractura hidráulica poco profundas habían liberado el gas natural y otros compuestos tóxicos en los acuíferos de agua dulce.

En Pavillion, realizaron  fracking a menos de 1.000 pies de profundidad, mientras que las personas estaban recibiendo el agua potable a 750 pies", dijo Jackson. "La contaminación es más probable que ocurra cuando no hay suficiente separación entre la actividad de la fracturación hidráulica y las fuentes de agua potable."

La intensidad de las regulaciones varía de un estado a otro para la práctica en general, aunque sólo Texas y Colorado tienen restricciones o garantías para la fractura hidráulica superficial, dijo Jackson, instando a los reguladores estatales a tomar medidas.



Para acceder a la noticia,





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada