miércoles, 17 de febrero de 2016

Gigante de la energía en Australia se aleja de la minería "sucia"


Protesta en Sydney contra la aplicación del fracking para la obtención de gas de veta de carbón






Publicado en The Straits Times
Por Jonathan Pearlman
13 de febrero de 2015



AGL Energy se retira de sector del gas de veta de carbón, que utiliza la polémica fractura hidráulica


Durante años, las empresas mineras australianas, y una alianza de agricultores y ecologistas han chocado con amargura sobre la controvertida exploración y perforación para el gas de veta de carbón. Pero un ganador puede ahora estar emergiendo.

En un movimiento que ha sido aclamado como una victoria en la campaña local contra el gas de veta de carbón, el gigante minero australiano AGL Energy ha puesto de manifiesto que se está retirando del sector.

La firma informó el 4 de febrero a la bolsa de valores del abandono de un proyecto muy criticado de mil millones de dólares australianos ($988 millones) en zonas rurales de Nueva Gales del Sur. También está cerrando un proyecto en el suroeste de Sydney que planeaba hasta 2023, 12 años antes de lo previsto, y la venta de los proyectos en Queensland.

Los ambientalistas elogiaron la decisión de AGL como un alejamiento de la minería "sucia" hacia la energía verde. "AGL parece estar haciendo un esfuerzo importante en la transición de malo para el clima a una empresa de energía con un futuro limpio", dijo Jeremy Buckingham, parlamentario por los Verdes en Nueva Gales del Sur.

AGL atribuyó su salida a la caída de los precios de las materias primas y volúmenes más bajos de lo esperado en el proyecto rural y no hizo mención de las protestas. Sin embargo, la firma ha cambiado radicalmente su enfoque de los combustibles fósiles que emiten carbono a la energía limpia, con el lanzamiento de un fondo para desarrollar con hasta $ 3 millones de dólares proyectos de energía renovable.

Australia es uno de los exportadores de gas más grandes del mundo. En 2014, envió 24 millones de toneladas de gas natural licuado (GNL) por valor de A $ 16.4 millones de dólares, a Japón, China y Corea del Sur,  los mayores importadores.

El Gas de veta de hulla  (CSG) se cree que representa aproximadamente el 27 por ciento de las reservas totales de Australia, en gran parte ubicadas en los estados del este de Nueva Gales del Sur y Queensland. "Si bien la retirada de AGL - sin tener en cuenta la motivación - representa un importante paso adelante para la causa anti-CSG, se plantean al mismo tiempo más preguntas," la Dr. Sara Bice, de la Universidad de Melbourne escribió ayer en el sitio web de la universidad "(Si) los grandes se van, harán  una brecha en el desarrollo del CSG. ¿el desarrollo será ocupado por empresas más pequeñas y potencialmente menos responsables? "

El crecimiento de la exploración de gas de veta de carbón en los últimos 15 años impulsó una campaña de base vocal dirigida al bloqueo en la puerta, una alianza de agricultores, ecologistas y residentes locales.

El fracking, es un proceso en el que las capas de carbón son fracturadas para permitir que el gas fluya más libremente, se utiliza en aproximadamente entre el 20 y el 40 por ciento de los pozos de gas de veta de carbón en Australia. La práctica ha sido prohibida o suspendida en algunos estados debido a las preocupaciones ambientales.

Los analistas dijeron que la campaña contra el gas de veta de carbón ha ayudado a persuadir a los mineros de jubilarse. Pero la principal amenaza para la industria ha estado es el hundimiento de los precios de los minerales.

Australia Consulting, una compañía de Servicios de Gestión de Recursos de la tierra ha sugerido que el crecimiento masivo del gas de veta de carbón a través en Queensland se enfrenta a un futuro incierto. "Desafortunadamente para nuestros campeones nacionales del gas, Santos and Origin, del mismo modo que deberíamos estar celebrando sus logros se ven obligados a enfrentarse con paquetes masivas de deuda y con un bajo nivel del crudo y por lo tanto de los precios del GNL", dijo en septiembre del año pasado.

El analista de energía Tim Forcey, del Instituto de Energía de la Universidad de Melbourne, dijo que era poco probable que sea económicamente viable nuevos proyectos de exportación de gas de veta de carbón debido a la caída de los precios del gas en el extranjero. Pero las empresas como Santos probablemente continuarán la perforación debido a que han invertido miles de millones de dólares en los oleoductos y otras infraestructuras.

"Las compañías de gas han gastado miles de millones en sus trenes de GNL y con la necesidad de mantenerlos alimentados", dijo a The Straits Times.


Para acceder a la noticia,






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada