lunes, 1 de febrero de 2016

Bernie Sanders es el único candidato a la presidencia de EEUU que se opone al fracking


Los candidatos demócratas a la presidencia de los EEUU.






Publicado en Grist
Por Rebecca Leber
28 de enero de 2016


No hay mucha luz en estos días sobre los candidatos demócratas y el medio ambiente. Bernie Sanders, Hillary Clinton, y Martin O'Malley están de acuerdo en que los humanos son responsables del cambio climático y que es uno de los problemas más apremiantes en el mundo. Para ello, apoyan recortes de los impuestos sobre las energía limpias, rechazan la perforación en el Ártico, y se oponen al (rechazado actualmente) oleoducto Keystone XL.

Pero hay una cuestión ambiental, donde Sanders se distingue verdaderamente: Él quiere prohibir totalmente la fracturación hidráulica. Clinton y O'Malley han propuesto medidas menores, y no muestran signos de ir más lejos. Eso es una indicación, no solo de cuán radical es la postura Sanders, sino que también plantea una pregunta importante:  ¿Es remotamente pausible la prohibición del fracking?

Antes había más luz del día entre los candidatos, especialmente en Sanders y Clinton. El senador de Vermont pidió hace tiempo  "una revolución política que implicaran a los multimillonarios de los combustibles fósiles, acelerar nuestra transición a la energía limpia, y finalmente poner a la gente antes de los beneficios de los contaminadores" - y él ha adoptó temprano, posturas decisivas en apoyo de muchas de los principales demandas del movimiento ambiental antes de que pusiera en marcha su campaña presidencial.

Clinton ha seguido el ejemplo de Sanders por la izquierda.  Ella salió en contra del  oleoducto Keystone XL  a solo  meses antes de que el presidente Barack Obama lo rechazara. Llamó a los  peligros de la perforación del Ártico  en agosto pasado, cuando Shell se enfrentaba un creciente escrutinio y abandonara su perforación exploratoria sólo un mes más tarde. Y ella se opuso a Obama con el acuerdo comercial de Asociación Trans-Pacífico con el argumento de que esto podría dañar el empleo y los salarios estadounidenses, pero la postura ganó sus puntos entre los grupos ecologistas que se oponen al acuerdo por otros motivos. Esto no es una lista exhaustiva de todos los temas ambientalistas que preocupan, pero fue suficiente para que la campaña de Clinton ganara el respaldo de la Liga de Votantes por la Conservación.

Sanders tuvo esas mismas posiciones mucho antes del lanzamiento de su campaña, un radicalismo verde que Clinton ha diluido un poco. Pero la prohibición del fracking sigue siendo con seguridad el tema. Si eso es una ventaja o desventaja es otra cuestión.

El fracking, con el que un cóctel de químicos es inyectado bajo tierra para extraer petróleo y gas natural, es un método de perforación polémico - y no sólo entre los ambientalistas. Una creciente evidencia vincula el proceso con  agua contaminada y terremotos, y el metano - que se escapa durante la extracción de gas natural, el transporte y el almacenamiento - un gas de efecto invernadero aún más potente que el carbono.

Pero el fracking, que ha sido una gran ayuda económica y es considerado por muchos como una solución a la crisis energética de Estados Unidos, es una de las pocas áreas de consenso entre demócratas y republicanos.

Sanders, por su parte, quiere poner fin a la práctica en todo el país, una postura que ha adoptado desde  al menos 2014, cuando Vermont prohibió el fracking. "Estoy muy orgulloso de que el estado de Vermont prohibiera el fracking", dijo en ese momento. "Espero que las comunidades de todo California y en toda América hagan lo mismo." Él renovó su llamado a una prohibición después de la  reciente  fuga de metano en una instalación de almacenamiento de gas natural en Porter Ranch, Los Angeles. No está claro exactamente lo que el papel del fracking papel jugó en la fuga, pero Sanders ha dicho que parece que "el fracking de loa pozos cercanos podría haber contribuido a este desastre. Es otra razón por la que he llamado para una prohibición total del  fracking ". Sanders llama a la fuga" una historia trágica más con moraleja en nuestra dependencia del petróleo y el gas ".

Sin embargo, muchos en el Partido Demócrata, el presidente Barack Obama incluido, apoyan el fracking diciendo que es un  combustible más limpio que el carbón o el petróleo, y que es posible frackear y controlar las potentes emisiones de metano de forma segura. O'Malley, quien tiene la plataforma más fuerte en el cambio climático, afirmó su apoyo al fracking en un acto de campaña en Iowa el fin de semana. "El gas natural es un puente hacia un futuro energético más limpio dependiendo de si tenemos o no una política nacional para cambiarnos a ese futuro más limpio", dijo O'Malley. "Y creo que una gran parte depende de tener estándares mucho más altos para proteger el aire y la tierra y el agua en el curso de la extracción que ya se está realizando en nuestro país."

La política de Hillary Clinton sobre el fracking es más complicada. De acuerdo con una investigación en 2014 de Mother Jones, el Departamento de Estado de Clinton ayudó a las "empresas estadounidenses para hacerse con las concesiones potencialmente lucrativas de esquisto en el extranjero", mediante el fomento de las naciones en desarrollo para abrazar la fractura hidráulica. Clinton ha sugerido que se interesa por la cantidad que el gobierno cobra a las empresas para perforar en tierras federales, y propuso en septiembre revisar las regulaciones sobre las fugas de metano con mejores medidas de seguridad como la mejora en la detección de fugas y que requieren de válvulas de cierre automático. Pero ella no ha dicho mucho más que eso. Un portavoz no respondió a una solicitud de comentarios o aclaraciones sobre su posición.

¿Es posible prohibir la fractura hidráulica en todo el país? En resumen, no - no sin el Congreso. La Cámara y el Senado tendrían que aprobar un impuesto sobre las emisiones de gases de efecto invernadero o que se modifique el "vacío legal de Halliburton." Aprobado en 2005 en la Ley de política energética, la escapatoria dejo exentos a los fluidos de fracturación hidráulica de la Ley de Agua potable, que de otro modo regularía cómo se inyectan los contaminantes bajo tierra. (En 2013, Sanders propuso una Ley de Protección del Clima con la derogación de la laguna.)

Sin embargo, el presidente tiene la facultad de establecer normas estrictas en el arrendamiento de tierras federales para el desarrollo de combustibles fósiles, y Sanders ha propuesto poner fin a todas las concesiones federales para las empresas de petróleo, gas y carbón. Aún así, las tierras federales producen solo  el 11 por ciento  del gas natural del país. Bajo Sanders, la Agencia de Protección Ambiental también podría ejercer su autoridad reguladora contra las compañías de la fractura hidráulica. Por ejemplo, el vacío legal de Halliburton no cubre la Ley de Agua Limpia, por lo que las empresas podrían ser multadas si se detecta que están contaminando el agua potable.

Bajo la presidencia de Barack Obama, la EPA ha sido lenta para investigar la fractura hidráulica. Un informe de la agencia del año pasado encontró que no había "impactos generalizados y sistemáticos en los recursos de agua potable en los Estados Unidos," conclusión de que más tarde fue  criticada  por el panel independiente Consejo Consultivo de Ciencias de la EPA por ser incompatible la afirmación con los datos obtenidos. Por tanto, si no hay otra cosa, Sanders podría impulsar una investigación más a fondo de esta práctica de perforación. Pero eso está muy lejos de una prohibición completa  - y el pedir "una AAE más audaz" no tendría absolutamente el mismo efecto que la misma.



Para acceder a la noticia,





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada