martes, 9 de febrero de 2016

Avalancha de quejas sobre el agua en Pennsylvania después de que la EPA diera garantías de que el fracking es seguro


Tim Shaffer / Reuters






Publicado en RT
4 de febrero de 2016


Miles de quejas sobre el agua potable se han producido desde las comunidades cercanas a la actividad de la fractura hidráulica. Esto pone en duda las afirmaciones por parte de la Agencia de Protección Ambiental de que la fractura hidráulica no le está haciendo daño generalizado al agua potable.

Después de un estudio de cuatro años, la EPA emitió un informe de junio de 2015 donde llegaba a la conclusión de que la fracturación hidráulica o fracking, podría llevarse a cabo de manera segura y no representaba de forma generalizada una amenaza para el suministro de agua.

"El Proyecto de estudio de la EPA dará a los reguladores estatales, a las comunidades locales y tribales y a la industria en todo el país un recurso crítico para identificar la mejor manera de proteger la salud pública y los recursos de agua potable", dijo Thomas Burke, Director Adjunto de Administración de la Oficina de Investigación y Desarrollo de la EPA , según The Wall Street Journal.

Sin embargo, una organización no lucrativa de investigación de noticias Public Herald informa que el Departamento de Protección Ambiental de Pennsylvania (DEP) ha recibido 2.309 quejas sobre el agua de 17 de los  40 condados donde se produjo la fractura hidráulica. De ellos, 1.275 quejas ahora son públicas, gracias a las investigaciones de Public Herald. El gran número de quejas arroja una sombra sobre las reclamaciones de la EPA, ya que la cuenta oficial de Pennsylvania sobre la degradación del agua es de sólo 271 quejas en los 40 condados del estado donde se hace fractura hidráulica.

Una fuente de agua se puede considerar que puede sufrir degradación del agua en Pennsylvania si está dentro de 2,500 pies de distancia de una perforación de fractura hidráulica, y se registra para ver si se ha reducido el volumen de agua o contiene algún "componente" en el suministro de agua dentro de los seis meses de que la actividad de perforación haya comenzado.

"Los constituyentes" se definen como las sustancias químicas que pueden aparecer de forma natural y con las actividades de la fractura hidráulica, como el metano. Los residentes por lo general pueden saber si algo va mal con el agua del grifo si cambia de color, se vuelve menos clara, o tiene un olor extraño. Sin embargo, el metano puede ser mucho más peligroso, ya que el gas es inodoro y altamente inflamable.

El gran volumen de quejas recién reveladas pone en duda el sistema de reclamo utilizado por el DEP, que ya estaba bajo fuerte escrutinio. En mayo de 2013, el Scranton Times Tribune informó que obtuvo 969 cartas de determinación, y que dijo que indicaba que el DEP utiliza "métodos de prueba turbios."

Preocupaciones similares sobre el tratamiento de las quejas fueron expresadas por el Auditor General de Pennsylvania en 2014, que revisó los archivos del DEP que reportaron casos de "mantenimiento de registros descuidados”. Cuando se le preguntó sobre como evaluar si el agua estaba siendo contaminada, el Auditor general incluso comentó que "no se puede decir de un modo u otro, porque el [DEP] mantenimiento de los registros es muy pobre." Los informes sobre la contaminación del fracking en Pennsylvania llegan en medio de los resultados de niveles alarmantes de contaminación por plomo en el suministro de agua del grifo en todo el estado.

El miércoles, Vox informaba quee dieciocho ciudades en Pennsylvania tienen niveles de plomo aún más altos que los registrados en Flint, Michigan, donde el estado de emergencia ha sido declarado por el presidente Obama debido a la contaminación del agua. La lista incluye a Filadelfia, la ciudad más poblada del estado y la quinta más poblada del país.


Para acceder a la noticia,






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada