miércoles, 5 de marzo de 2014

Mayores emisiones de metano que las estimadas oficialmente



En EEUU el sistema de gas natural es permeable y necesita de una solución.


Título original: America's natural gas system is leaky and in need of a fix, new study finds
Autor: MARK GOLDEN
Publicación: Página de noticias on-line de la Universidad de Stanford

Una revisión de más de 200 estudios confirma que las emisiones de metano en los Estados Unidos son considerablemente más altas que las estimadas oficiales. Las fugas en el sistema de gas natural de la nación son una parte importante del problema. Este hallazgo tiene implicaciones importantes en el hecho de que el carbón pueda ser reemplazado por el gas natural. 

La primera comparación exhaustiva de la evidencia de fugas en el sistema de gas natural confirma que entidades como la Agencia de Protección Ambiental (EPA) han subestimado las emisiones de metano de los Estados Unidos en general, así como las de la industria del gas natural en particular. 

El gas natural se compone principalmente de metano. Incluso las pequeñas fugas en la red de gas natural son importantes porque el metano es un potente gas de efecto invernadero - aproximadamente 30 veces más potente que el dióxido de carbono. Un estudio titulado, "Las fugas de metano de los sistemas de gas natural de América del Norte", publicado en la edición del 14 de febrero de la revista Science, sintetiza diversos hallazgos de más de 200 estudios que abarcan desde las plantas de procesamiento de gas locales a las emisiones totales en los Estados Unidos y Canadá.

"Las personas que miden el metano experimentalmente y de forma consistente encuentran mayores emisiones de las esperadas", comentó el autor principal del nuevo análisis, Adam Brandt, profesor asistente de ingeniería de recursos energéticos de la Universidad de Stanford. "Las pruebas atmosféricas que cubren todo el país indican unas emisiones mayores en aproximadamente el 50% a las estimadas por la EPA", dijo Brandt. "Y eso es una estimación moderada."

El procedimiento habitual para estimar las emisiones totales de metano es multiplicar la cantidad de metano calculado en su emisión por una determinada fuente, como las fugas en las plantas de procesamiento de gas natural o la emisión por el ganado, por el número de fuentes de ese tipo en una región o país . Después, los productos se suman para estimar todas las emisiones. La EPA no incluye las fuentes de metano naturales, como humedales y filtraciones geológicas.

La infraestructura nacional del gas natural tiene una combinación de fugas intencionadas, a menudo por motivos de seguridad, y emisiones no intencionadas, como las válvulas defectuosas y grietas en las tuberías. En los Estados Unidos, las tasas de emisión de determinados componentes de la industria del gas de los pozos - como la cabeza del quemador - fueron establecidos por la EPA en la década de 1990.

Desde entonces, muchos estudios han puesto a prueba los componentes de la industria del gas para determinar si las tasas de emisión de la EPA son exactas, y la mayoría de ellos han encontrado que los índices de la EPA son demasiado bajos. El nuevo análisis no intenta atribuir porcentajes de las emisiones en exceso del gas natural, el petróleo, el carbón, la agricultura, los vertederos, etc, ya que las tasas de emisión para la mayoría de las fuentes son inciertas.

Otros estudios han utilizado aviones y torres para medir el metano real en el aire, así como para poner a prueba las emisiones totales estimadas. El nuevo análisis, que está escrito por investigadores de siete universidades, varios laboratorios nacionales y lórganos del gobierno federal, y otras organizaciones, y donde estos estudios atmosféricos cubren áreas muy extensas, indican con solidez que las emisiones de metano en los Estados Unidos son entre un 25%-75% mayores a las estimadas por la EPA .

Parte de la diferencia se explica por el enfoque de la EPA sobre las emisiones causadas por la actividad humana. La EPA excluye a las fuentes de metano naturales como filtraciones geológicas y humedales, que incluyen las muestras atmosféricas inevitablemente. La EPA igualmente no incluye algunas de las emisiones causadas por la actividad humana, tales como los pozos de petróleo y gas abandonados, debido a que las cantidades de metano asociado se desconocen.

Sin embargo, el análisis también revela que algunos estudios recientes muestran que las emisiones muy altas de metano en las regiones con una considerable infraestructura de gas natural, no son representativos de todo el sistema de gas. "Si estos estudios fueron representativos hasta en el 25 por ciento de la industria del gas natural, representaría casi todo el exceso de metano observado en los estudios a escala continental", dijo el co-autor del estudio, Eric Kort, un profesor de ciencia atmosférica de la Universidad de Michigan. "Las observaciones han demostrado que esto es poco probable."

El gas natural como combustible de sustitución

Aunque la nueva muestra de estudio asegure que el sistema de gas presente más escapes de los que se pensaba,  la generación de electricidad mediante la quema de gas en lugar de carbón todavía reduce el efecto invernadero total en más de 100 años. No sólo la quema de carbón libera una enorme cantidad de dióxido de carbono, la minería libera metano.

Sin embargo, tal vez resulte sorprendente que el análisis concluye que la alimentación de camiones y autobuses con gas natural en lugar de diesel, probablemente hiciera que el mundo fuera más cálido, ya que los motores diesel son relativamente limpios. Para que el gas natural pudiera vencer al diesel, la industria del gas tendría que ser menos permeable que lo que es actualmente, según la estimación actual de la EPA, hecho que el nuevo análisis también encuentra bastante improbable.

"El abastecimiento de camiones y autobuses con gas natural puede ayudar a la calidad del aire local y reducir las importaciones de petróleo, pero no es probable que reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero. Incluso, conduciendo turismos con gas natural en lugar de gasolina se estaría, probablemente, en el límite, en términos climáticos," dijo Brandt.

El análisis encuentra que la industria del gas natural debe hacer desaparecer sus fugas para que sea real su promesa de ser menos dañina. Afortunadamente para las empresas de gas, probablemente unas cuantas fugas en el sistema de gas representan gran parte del problema y podrían ser reparados. Un estudio anterior examinó cerca de 75.000 componentes en las plantas de procesamiento. Se encontraron unas 1.600 fugas no intencionadas, pero sólo 50 componentes defectuosos estaban detrás del 60 por ciento del gas filtrado.

"La reducción de las fugas de metano fácilmente evitables del sistema de gas natural es importante para la seguridad energética nacional", dijo Robert Harriss, investigador de metano en el Fondo de Defensa del Medio Ambiente y co-autor del estudio. "Como estadounidenses, ninguno de nosotros debería contentarse con permanecer de brazos cruzados y dejar que este importante recurso se desperdicie a través de las emisiones fugitivas y la ventilación necesaria."

Una posible razón que explicaría porque las fugas en la industria del gas se han subestimado es que las tasas de emisión de los pozos y plantas de procesamiento se basaron en los operadores que participaron voluntariamente. Un estudio de la EPA pidió a 30 compañías de gas cooperar, pero sólo seis permitieron a la EPA acceder a sus instalaciones.

"Es imposible tomar medidas directas de las emisiones de fuentes sin acceso al sitio", dijo Garvin Heath, un científico senior del Laboratorio Nacional de Energía Renovable y un co-autor del nuevo análisis. "Pero el sesgo de autoselección puede estar contribuyendo a sugerir que los inventarios de los niveles de emisión vayan siendo sistemáticamente inferiores a lo que sentimos en la atmósfera." 

La investigación fue financiada por la organización sin fines de lucro novim a través de una beca de la Fundación George Mitchell y Cynthia . "Le pedimos a novim examinar 20 años de estudios deL metano para explicar la amplia variación en las estimaciones existentes", dijo Marilú Hastings, director del programa de sostenibilidad de la Fundación Laura y George Mitchell. "Esperamos que esto ayude a resolver el debate de metano en curso." 

Otros co-autores del estudio de Science son Francis O'Sullivan de la Iniciativa de Energía del MIT; Gabrielle Petron de la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional (NOAA) y la Universidad de Colorado; Sarah M. Jordaan de la Universidad de Calgary, Pieter Tans, NOAA; Jennifer Wilcox, Stanford; Avi Gopstein del Departamento de Estado de EE.UU., Doug Arent, del Laboratorio Nacional de Energías Renovables y el Instituto Mixto de Análisis Estratégico de Energía, Steven Wofsy de la Universidad de Harvard; Nancy Brown, del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, consultor independiente Richard Bradley, y Galen Stucky y Douglas Eardley, ambos de la Universidad de California-Santa Barbara. 

Las opiniones expresadas en el estudio son las de los autores y no reflejan necesariamente las del Departamento de Estado de EE.UU. o el gobierno de los EE.UU..
 
"Es imposible tomar medidas directas de las emisiones de fuentes sin acceso al sitio", dijo Garvin Heath, un científico senior del Laboratorio Nacional de Energía Renovable y un co-autor del nuevo análisis. "Pero el sesgo de autoselección puede estar contribuyendo a eso inventarios sugieren los niveles de emisión que son sistemáticamente inferiores a lo que sentimos en la atmósfer - See more at: http://translate.googleusercontent.com/translate_c?depth=1&hl=es&prev=/search%3Fq%3DMethane%2BLeakage%2Bfrom%2BNorth%2BAmerican%2BNatural%2BGas%2BSystems%26client%3Dfirefox-a%26hs%3DeDz%26rls%3Dorg.mozilla:es-ES:official&rurl=translate.google.es&sl=en&u=http://news.stanford.edu/news/2014/february/methane-leaky-gas-021314.html&usg=ALkJrhgzRcXvg80GxbD7OT4Wyx6R-DiCiQ#sthash.XlimM3PG.dpuf


"Es imposible tomar medidas directas de las emisiones de fuentes sin acceso al sitio", dijo Garvin Heath, un científico senior del Laboratorio Nacional de Energía Renovable y un co-autor del nuevo análisis. "Pero el sesgo de autoselección puede estar contribuyendo a eso inventarios sugieren los niveles de emisión que son sistemáticamente inferiores a lo que sentimos en la atmósfera."
La investigación fue financiada por la organización sin fines de lucro novim a través de una beca de la Fundación George Mitchell y Cynthia . "Le pedimos a novim examinar 20 años de estudios de metano para explicar la amplia variación en las estimaciones existentes", dijo Marilú Hastings, director del programa de sostenibilidad de la Fundación Laura y George Mitchell. "Esperamos que esto ayude a resolver el debate de metano en curso."
Otros co-autores del estudio de Science son Francis O'Sullivan de la Iniciativa de Energía del MIT; Gabrielle Petron de la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional (NOAA) y la Universidad de Colorado; Sarah M. Jordaan de la Universidad de Calgary, Pieter Tans, NOAA; Jennifer Wilcox, Stanford; Avi Gopstein del Departamento de Estado de EE.UU., Doug Arent, del Laboratorio Nacional de Energías Renovables y el Instituto Mixto de Análisis Estratégico de Energía, Steven Wofsy de la Universidad de Harvard; Nancy Brown, del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, consultor independiente Richard Bradley, y Galen Stucky y Douglas Eardley, ambos de la Universidad de California-Santa Barbara. Las opiniones expresadas en el estudio son las de los autores y no reflejan necesariamente las del Departamento de Estado de EE.UU. o el gobierno de los EE.UU..
- See more at: http://translate.googleusercontent.com/translate_c?depth=1&hl=es&prev=/search%3Fq%3DMethane%2BLeakage%2Bfrom%2BNorth%2BAmerican%2BNatural%2BGas%2BSystems%26client%3Dfirefox-a%26hs%3DeDz%26rls%3Dorg.mozilla:es-ES:official&rurl=translate.google.es&sl=en&u=http://news.stanford.edu/news/2014/february/methane-leaky-gas-021314.html&usg=ALkJrhgzRcXvg80GxbD7OT4Wyx6R-DiCiQ#sthash.XlimM3PG.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada