lunes, 30 de diciembre de 2013

Estudio sobre la calidad del agua con el fracking en Canadá



Un equipo de investigadores en geoquímica y pertenecientes a la Universidad de Concordia, l'Université du Québec à Montréal, l'Institut National de la Recherche Scientifique, y un grupo de investigación de GEOTOP acaban de completar el primer estudio detallado para examinar la calidad del agua subterránea antes de realizar  fractura hidráulica.
 
El informe resultante, encargado por la Comisión de Evaluación Ambiental Estratégica en el gas de esquisto, proporciona un punto de referencia sobre los niveles naturales de contaminación del agua. Estos datos ayudaran a los científicos a probar definitivamente si el fracking provoca la contaminación de las aguas subterráneas estableciendo las concentraciones naturales de metano, etano, propano, helio y radón que se encuentran en el agua subterránea en un lugar donde el fracking no se ha realizado - las zonas bajas que rodean el río San Lorenzo, entre Montreal y Québec.
 
Los retos
 
Yves Gélinas, coautor del estudio y profesor en el Departamento de Química de la Universidad de Concordia, explica: "En varios casos, en los EE.UU., se encontraron altas concentraciones de metano en las inmediaciones a los sitios de fractura hidráulica, las empresas de energía no podían ser legalmente responsables de la contaminación simplemente porque no había ningún registro previo de los niveles de gases en las aguas subterráneas antes de la explotación. Este estudio es el primero en documentar los niveles de gas natural, además de sus orígenes, de modo que esos niveles se pueden comparar con los de los lugares de fractura hidráulica ".
 
Esto significa que si el gobierno permitiera la explotación de los recursos naturales de gas de esquisto en algún momento de un futuro cercano, los científicos serán capaces de vincular cualquier contaminación eventual a las actividades mineras.
 
La investigación
 
Para este estudio, se ha estudiado 130 pozos residenciales y municipales en una región que cubre aproximadamente 14.000 km2 entre Montreal, Leclercville y Trois-Rivières, así como en las estribaciones del norte de los Apalaches.
 
Un 14% por ciento de los pozos presentó concentraciones de metano superior a siete miligramos por litro - el umbral aceptable de metano en las aguas subterráneas que indica el Gobierno de Quebec. En la mayoría de los pozos, el metano se produce de forma natural, es decir, el gas es un producto de  las bacterias sitas en los sedimentos superficiales
 
Las concentraciones más elevadas de helio, que es un gas inerte a menudo observado en asociación con el metano, se observaron en las zonas bajas que rodean el Canal de San Lorenzo. Son resultado de una formación geológica particular en la que también se observan importantes concentraciones de metano natural.
 
La concentración de radón - un gas nocivo que es incoloro e inodoro - no superó el nivel de radiactividad admisible establecido por Health Canada (2000 bequerelios por litro (Bq / l) No obstante, en el 4,6 por cien de los pozos, las concentraciones superaron los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (100 Bq / l).
 
Gélinas advierte que, "el radón se dispersa fácilmente en la atmósfera y, en consecuencia, existe un mayor riesgo de respiración en lugares mal ventilados."
 
Es importante tener en cuenta que, asociado a la fracturación hidráulica, se ha relacionado un aumento del radón - que, a su vez, se ha relacionado con una mayor incidencia de cáncer. Dice Gélinas, "Ahora que hemos establecido los niveles normales de los productos químicos nocivos como el radón que se producen de forma natural en una zona determinada, podemos monitorear cuidadosamente si estos niveles aumentan cuando las grandes empresas de energía vengan en la búsqueda del gas de esquisto - y mantener a las empresas como responsables si hacemos ver que los niveles de contaminación aumentan, como se cree ".

Fuente: Science News 


Para leer más, 





 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada