viernes, 2 de diciembre de 2016

Investigación encuentra que importante estudio de la EPA sobre la fractura hidráulica en Estados Unidos minimizó los riesgos para el suministro de agua potable.


Residente de Pennsylvania muestra como el agua cambió de color y sabor después de que se realizara fracking en un pozo cercano a su propiedad



Publicado en CBNC
Por Tom DiChristopher
01 de diciembre de 2016



Funcionarios de la Agencia de Protección Ambiental realizaron cambios críticos en el último minuto en la presentación de un informe de varios años de duración sobre la  fracturación hidráulica, que sirvió para restar importancia a la amenaza del método de perforación de petróleo y gas para el suministro del agua potable, según encontró una investigación realizada por APM Reports y Marketplace found.

Algunos de los propios científicos de la agencia criticaron los cambios y reprendieron  la conclusión clave,  según reportaron APM y Marketplace found.

La fracturación hidráulica - o fracking - es una de las tecnologías en que se ha basado el  auge en la producción de petróleo y gas natural de Estados Unidos. Los frackers inyectan una mezcla de agua, minerales y sustancias químicas en el subsuelo a alta presión para fracturar la roca de esquisto y liberar petróleo y gas. La práctica es ampliamente rechazada por los ambientalistas.

El comunicado de prensa final de la EPA y el resumen ejecutivo del estudio de cinco años hicieron hincapié en una frase clave: "Las actividades de fracturación hidráulica no han conducido a impactos sistémicos y extendidos en las fuentes de agua potable." Los grupos de energía de la industria y las organizaciones de los medios, incluyendo a CNBC.com, han citado ampliamente la afirmación en las discusiones sobre la seguridad de la fractura hidráulica.

La frase fue agregada a un proyecto de comunicado de prensa en mayo antes de su lanzamiento público en junio, según encontró la investigación.

El mensaje de la EPA había puesto anteriormente más énfasis en la vulnerabilidad a los suministros de agua y en unas dos docenas de casos en los que las operaciones de fractura hidráulica habían alterado los recursos hídricos, según los documentos obtenidos por Marketplace y APM.

La revelación se produce cuando el presidente electo Donald Trump se ha comprometido a hacer retroceder las regulaciones sobre la industria del petróleo y gas de Estados Unidos en un intento por aumentar la producción.

Los reporteros no pudieron identificar quién fue el responsable directo del cambio de enfoque, pero los correos electrónicos obtenidos a través de la Freedom of Information Act mostraron que los  funcionarios de la EPA y los consultores de medios de comunicación se reunieron con asesores del Presidente Barack Obama para discutir la salida del estudio a la luz pública.

A las  personas familiarizadas con la investigación les llamo la atención la opción de decir que no había impacto “sistémico y generalziado” en el suministro de agua por la fractura hidráulica, definiéndolo como "extraño", "irresponsable" y "ambiguo".

La conclusión general simplemente no fue respaldada por los datos obtenidos, según Peter Thorne, presidente del Consejo Consultivo de Ciencias de la EPA.

"Sugerimos que proporcionaran una definición de" sistémica ", una definición de 'generalizada' y, a continuación proporcionaran datos cuantitativos para apoyar la conclusión", dijo a Marketplace y APM. "Eso es una forma completa de pedir rigor científico detrás de una declaración tan amplia como esa."

Un número de funcionarios y ex funcionarios de la EPA se negaron a realziar comentarios a petición de APM y Marketplace. Un ex oficial de la EPA defendió el estudio, dijo a la prensa que la agencia tenía que ofrecer un mensaje matizado porque el estudio no produjo una conclusión definitiva.

Los científicos están revisando el estudio y los funcionarios de la EPA dicen que esperan a conocer los resultados a finales de año.

En una declaración a la CNBC, la agencia dijo: "El estudio de la EPA incluye el desarrollo de múltiples proyectos de investigación con el análisis de los datos existentes, escenarios y modelización de evaluaciones, estudios de laboratorio, evaluaciones toxicológicas y cinco estudios de casos que hasta la fecha, el estudio ha dado como resultado. Múltiples revisiones por pares revisaron los resultados científicos, incluyendo 13 informes técnicos de la EPA, 14 artículos en revistas y la evaluación del proyecto de fracturación hidráulica en el agua potable. La EPA prevé finalizar el informe de evaluación a final de año”.






Para acceder a la noticia,






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada