martes, 20 de diciembre de 2016

El miedo a la fractura hidráulica afecta a los precios de la vivienda en el Reino Unido







Publicado en LSE Business Review
Por Stephen Gibbons, Stephan Heblich, Esther Lho y Christopher Timmins
16 de diciemmbre de 2016


El gas de esquisto ofrece la perspectiva de un futuro de energía de bajo costo, pero invoca temores de una catástrofe ambiental


El gobierno del Reino Unido ha dado recientemente su aprobación a la perforación exploratoria y la fracturación hidráulica - 'fracking' - para gas de esquisto en dos sitios en Lancashire. Esto sigue a una decisión similar en North Yorkshire a principios de año.

Algunos verán estas aprobaciones como un hito en las decisiones de planificación que marcan el camino hacia un futuro de energía de bajo costo para el Reino Unido. Para otros, especialmente aquellos que residen a nivel local, las decisiones serán vistas como el camino potencial a una catástrofe ambiental. Estos temores son alimentados por muchos informes desde los Estados Unidos sobre los riesgos asociados con la extracción de gas de esquisto mediante fractura hidráulica - incluyendo la contaminación del agua y los terremotos - además de la preocupación por el impacto local del tráfico y de la infraestructura de extracción.

Nuestra investigación se ocupa de si estos temores afectan a lo que la gente está dispuesta a pagar para vivir en zonas afectadas por la fractura hidráulica, mediante el trazado de los impactos por la concesión de licencias de exploración de gas de esquisto sobre los precios de la vivienda en Inglaterra y Gales.


Figura 1. Exploración de gas de esquisto en el Reino Unido


Aunque el desarrollo de gas de esquisto comercial aún no ha tenido lugar en el Reino Unido, las licencias de exploración se han ofrecido desde 2008 y se han perforado muchos pozos de exploración. La Figura 1 muestra la ubicación de estas licencias de exploración (en rojo) y las posibles áreas de gas de esquisto (en gris). Nuestros hallazgos sugieren que la concesión de licencias y la exploración en sí mismos tenían poco o ningún impacto en los precios de la vivienda en la mayor parte de Inglaterra y Gales.

La única excepción es el único sitio en el Reino Unido, donde el fracking exploratorio - la inyección a alta presión de fluidos para extraer gas de esquisto - ha tenido lugar (la zona de puntos rojos en el noroeste de la Figura 1). Aquí nos encontramos con que los precios de la vivienda cayeron, en promedio, hasta en un 5% después de que comenzara la fractura hidráulica. Un disparador específico para esto fue la aparición de dos terremotos muy publicitados en el año 2011 que estaban vinculados a la fractura hidráulica.

Lo que sucedió se ilustra de manera sucinta en la Figura 2, que representa gráficamente la evolución de los precios de la vivienda ajustados trimestralmente hasta y después de los terremotos en el año 2011. La línea continua representa la zona del terremoto, mientras que las líneas discontinuas muestran las tendencias en otras áreas con licencia y donde las licencias específicamente mencionan al gas de esquisto. Claramente, había un marcado descenso de los precios de las transacciones en los meses después de suceder la fractura hidráulica y los terremotos.


Figura 2. Efectos de la concesión de licencias de gas de esquisto, de la exploración y de los terremotos en los precios de vivienda local.


Estos terremotos fueron menores y no causaron daños personales o daños a la propiedad. Por lo que la explicación más probable para cualquier impacto sobre los precios de las casas es que los terremotos recuerdan a las personas sobre los riesgos potenciales, y por lo tanto reducen la demanda de viviendas en la zona.

La implicación es que hay '' costos psicológicos asociados con la fractura hidráulica, que deben ser compensados. Un existente "compromiso en la Carta comunitaria” a la industria recomienda pagos por las empresas de perforación y exploración a las comunidades locales: alrededor de £ 100.000 por la exploración más el 1% de los ingresos durante la extracción.

Además, el gobierno ha consultado recientemente sobre un nuevo fondo de riqueza del gas de esquisto que propone el uso de un 10% de los ingresos del gas de esquisto para financiar los pagos hasta un máximo de £ 10 millones por sitio para las personas y comunidades afectadas por la extracción. Pero los costos totales implicados por las reducciones de los precios de la vivienda en los enclaves están muy por encima de éstos.

La compensación a las comunidades podría llegar a ser muy costosa si las objeciones locales a la fractura hidráulica han de ser superadas por aquellos que ven a la fractura hidráulica como la respuesta para garantizar el suministro de energía del Reino Unido. Nota: Los precios se escalan con respecto a principios de 2011.


Notas:

Este artículo fue publicado originalmente en CentrePiece , la revista del Centre for Economic Performance (CEP) de The London School of Economics. En él se resume el trabajo de los autores  sobre el miedo al Fracking:  Fear of Fracking:The Impact of the Shale Gas Exploration on House Prices in Britain, en LSE’s Spatial Economics Research Centre (SERC) Discussion Paper No. 207

Las opiniones son de sus autores y no representan la posición de LSE Business Review o The London School of Economics



Para acceder a la noticia,




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada