domingo, 16 de junio de 2013

¿Gas de fracking o convencional? !! Que no nos líen !!

Nota.- Pruebas sísmicas en Vizcaya (País Vasco)

Desde hace algunos días, están en marcha las pruebas sísmicas para la exploración de hidrocarburos enmarcadas en el permiso SAIA. Según argumentan desde SHESA, en este permiso se busca investigar la existencia de hidrocarburos convencionales, es decir, pretenden localizar las zonas en las que las potenciales rocas almacén presentan unas mejores condiciones de reservorio para el gas convencional. Por tanto, en un principio, no se usará el fracking para su exploración ni explotación. Sin embargo, no tenemos ninguna garantía de que todos los avances e investigaciones que se hagan bajo el paraguas de la búsqueda de recursos convencionales no sean luego utilizados en la extracción de hidrocarburos no convencionales. No estaría de más recordar que la ubicación de varios pozos en los que se pretende hacer fracking (en el proyecto Gran Enara, también promocionado por SHESA), ha sido seleccionada sobre líneas sísmicas hechas hace años en las que originalmente se buscaban recursos convencionales.

Las pruebas sísmicas buscan conocer la composición de las capas del subsuelo. Para realizar las pruebas, están realizando una serie de vibraciones con unos camiones habilitados para realizar este trabajo, y las reflexiones de onda resultantes de estas vibraciones están siendo recogidas por una serie de geófonos colocados en el suelo, los cuales se conectan a través de cables con un vehículo en el que se instala la unidad de control que recibirá estos datos. El procesado y análisis posterior de estos datos dará a las empresas perforadoras la información necesaria para hacer un mapa aproximado del subsuelo y decidir, a partir del mismo, cuál puede ser la ubicación más favorable para instalar pozos de exploración o explotación de gas.
Aun sin una fecha concreta, se conocía que iban a empezar los trabajos sísmicos en el permiso de investigación SAIA, que otorgó el Gobierno de Lakua el pasado 4 de diciembre y tiene una vigencia de 6 años. Este permiso, cuyo promotor es la empresa pública vasca SHESA (Hidrocarburos de Euskadi S.A.), abarca parte de Araba y Bizkaia, y ocupa alrededor de 50.000 hectáreas, afectando, entre otros, a municipios como Laudio, Basauri, Galdakao, Arrigorriaga, el valle de Arratia, Ugao y algunos barrios de Bilbo.

No les está resultando, sin embargo, un trabajo sencillo. En primer lugar, el trazado inicial de las líneas sísmicas no se ha podido llevar a cabo por la negativa de algunas personas propietarias a ceder sus terrenos, negativa que dejará algunos kilómetros de líneas sísmicas sin realizar. Además, al principio plantearon hacer las pruebas en carreteras de la Diputación de Bizkaia y otras de titularidad municipal. Por la negativa y obstáculos que han puesto algunos ayuntamientos, todos los trabajos se harán finalmente en carreteras forales. En total, el rechazo de vecinas y entidades locales han conseguido que el recorrido de las líneas se recorte 6 kilómetros.

Al hilo de estas pruebas, los vecinos de los pueblos afectados están dando signos de rechazo cada vez más claros. El pasado 8 de junio unas decenas de personas se juntaron en uno de los lugares que se están haciendo las pruebas (alrededores de Bikotx gane), y se concentraron frente a la maquinaria y trabajadores encargados de llevar a cabo los sondeos como muestra de su rechazo. Los siguientes pasos se anallizarán esta misma semana, ya que personas de los diferentes pueblos afectados por el permiso SAIA están convocadas a una reunión para valorar la situación actual y ver qué respuesta dar.

La desconfianza es manifiesta. En primer lugar porque, pese a que desde las instituciones se repite una y otra vez que las pruebas están orientadas a la extracción de gas convencional, no existen garantías de que sus resultados no vayan a ser empleados para la técnica del fracking o fractura hidraúlica, tal y como la propia empresa TESLA Explorations ha suscrito frente a las personas propietarias de los terrenos afectados. Por otro lado, el oscurantismo, los intentos de manipulación de la opinión pública, la labor de lobby y el proceder al que nos tiene habituadas SHESA generan desconfianza en la sociedad. Seguiremos muy atentas todo este proceso.

Queremos terminar recordando que cada minuto y cada euro que se malgasten en combustibles fósiles finitos, son tiempo y dinero perdidos en lo que respecta a cualquier intento de modificación de trayectoria hacia un futuro realmente sostenible, que pasa obligatoriamente por una desfosilización urgente de nuestro modelo energético.
Fracking Ez Araba y Fracking Ez Aiaraldea


http://frackingezaraba.org/2013/06/empiezan-las-pruebas-sismicas-en-el-permiso-saia/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada