lunes, 10 de agosto de 2015

Lo que no sabemos sobre el fracking nos podría perjudicar







Publicado en Los Angeles Times
Por THE TIMES EDITORIAL BOARD
14 de julio de 2015 


Después de año y medio de preparación, un nuevo informe científico sobre la fracturación hidráulica en el estado de California ofrece la insatisfactoria revelación de que los científicos todavía están en la oscuridad acerca del fracking. Eso no es para denigrar el informe publicado la semana pasada  por elConsejo de California de Ciencia y Tecnología , que fue cuidadosamente investigado, escrito de manera objetiva y con base en la mejor información disponible. El problema es que la mejor información disponible es terriblemente deficiente, lo que debería hacer reflexionar a los residentes y los reguladores estatales.

El Fracking, una forma de estimulación de pozos de los petróleo y gas, utiliza previamente agua con químicos inyectada en el suelo a alta presión para abrir fisuras y extraer el crudo o el gas. Según el informe, no hay una información adecuada sobre más de la mitad de los productos químicos utilizados en el fracking, incluidos sus niveles de toxicidad y el potencial peligro para el medio ambiente y la salud pública. Esa información es importante porque las aguas residuales de las operaciones de fracking tienen que ser objeto de dumping en alguna parte, y en algunos casos terminan en estanques sin recubrimiento, la que puede favorecer el goteo hacia las aguas subterráneas que podrían utilizarse para beber, según el informe.

Las aguas residuales también podrían ser utilizadas para el riego de los cultivos, señaló el informe, y aunque se supone que tal agua va a ser tratada inicialmente, ningún organismo puede asegurar lo que sucede.

¿Cuánto de grande es el riesgo? Probablemente bajo, supuso el informe, pero no lo sabemos. Ciertamente no inspira confianza el que la falta de supervisión  de la División de Petróleo, Gas y Recursos Geotérmicos del estado permitiera que las aguas residuales de las operaciones de perforación de petróleo se almacenen en cientos de pozos que se supone que están protegidos. Los californianos ni siquiera tendrían este nuevo informe de no ser por la legislación aprobada en 2013 , que requirió al supervisor del Estado encargar y desarrollar regulaciones que requieren de extenso seguimiento y la presentación de informes sobre las operaciones de fracking.

Pero a causa de fallos de sincronización, los reglamentos salieron una semana antes de que lo hiciera el informe - no es un proceso ideal. Y aunque la agencia de supervisión del petróleo y gas está bajo una nueva dirección y se ha comprometido a aceptar las conclusiones del informe en consideración con la emisión de nuevas reglas, los californianos necesitan más - incluyendo un supervisor independiente - para garantizar que esta labor se lleva a cabo de manera efectiva.

El senador Fran Pavley (Demócrata por Agoura Hills), es el autor del proyecto de la ley del fracking de 2013, con la adición de disposiciones a un proyecto de ley existente para abordar algunas de las cuestiones en el informe SB 248, que eliminaría el uso de estanques sin forro de los residuos y reclamaría una lista uniforme de los productos químicos permitidos en el fracking. Eso es bueno en lo que toca, pero que no llega lo suficientemente lejos.

Empujar hacia adelante en la oscuridad no es inteligente. Desde hace tiempo es evidente que una nueva moratoria sobre el fracking sería lo lógico hasta que se sepa más sobre sus riesgos y beneficios. Eso es lo más razonable ahora que sabemos lo poco que lo entendemos.



Para acceder a la columna de opinión, 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada