lunes, 20 de enero de 2014

Gas shale que existe en el Valle de Juárez, ¿beneficio o maldición?


Chihuahua (México)- Al este de Juárez, rumbo a el Valle, hay gran potencial de yacimientos de gas shale bajo tierra, que garantiza la abundancia de ese energético para los próximos 94 años, de acuerdo con un estudio del economista Jesús Cañas, del Banco de la Reserva Federal de Dallas.

De acuerdo con Cañas, las reservas nacionales pasarán de 4 billones a 20 billones de pies cúbicos, se generarán más empleos con la construcción de cuatro complejos petroquímicos en la franja de Chihuahua a San Luis Potosí.

Los yacimientos de Juárez pueden cambiar la dinámica económica de la frontera e impulsar el crecimiento del país hasta un punto porcentual de Producto Interno Bruto (PIB), según el estudio que obra en manos de la Secretaría de Economía estatal.

Sin embargo, hay algo que el estudio no dice: la única forma que existe hoy día para extraer ese potencial energético se llama “fracking”, una técnica que destruye la naturaleza a su alrededor y envenena los mantos de agua del subsuelo.

El daño es tal, que varios países del primer mundo han prohibido extraer este combustible.

Contrario al entusiasmo oficial, la experiencia de otros países ha demostrado el daño, plantean; además advierten sobre costos de exploración y un alto consumo de agua

El gas shale, conocido también como gas de esquisto, gas de lutita o gas pizarra, es un hidrocarburo que se encuentra en rocosas sedimentarias, propias de la frontera de Chihuahua con Texas.

La justificación de la Secretaría de Economía estatal para impulsar la explotación del gas shale, es la situación actual y las perspectivas del mercado de gas natural.

“Este entorno ha motivado una serie de acciones y proyectos que buscan aprovechar, tanto en el mediano como en el largo plazo, las ventajas de una mayor utilización del gas natural en nuestro país”, señala la dependencia.

En este proyecto se están involucrando la Secretaría de Energía (Sener), en conjunto con Petróleos Mexicanos (Pemex), la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

El fin es llevar gas natural a un mayor número de regiones y reforzar la infraestructura existente, para que permita dar flexibilidad operativa al sistema de transporte de gas y seguridad para los usuarios en la prestación de servicio.

De acuerdo con los diputados locales Hortensia Aragón Castillo por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Gerardo Hernández del Partido Revolucionario Institucional (PRI), han tenido acceso a estudios de Pemex y otras dependencias, que reflejan que la principal veta de gas shale es Ojinaga, seguida de Villa Ahumada, parte de Juárez, e incluso hay en Coyame, Aldama, entre otras regiones.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada