lunes, 26 de agosto de 2013

¿ Es claro Obama?






El presidente Obama, desde el principio de su mandato, abogó por combatir el cambio climático y por las energías limpias. Sin embargo, grupos ambientalistas le reprochan haber apostado de forma intensa por las técnicas de fracking,  aplicadas a la extracción de gas y petróleo de esquisto. Obama intenta mantener un equilibrio entre el gas de esquisto, como energía de transición, y las energías renovables. Para Michael Brune, director ejecutivo de The Sierra Club (la mayor organización ambientalistas de E.E.U.U.), Obama “se ha fijado una meta imposible”. Muchos ciudadanos perciben que Obama simplemente ha cedido a las exigencias de las poderosas empresas de Oil&Gas.

En 2012, Obama se comprometió a modificar la normativa de aplicación del fracking en el suelo federal (público). La normativa original había sido exageradamente relajada por la Administración Bush para favorecer la llegada de empresas a la aplicación de esta técnica extractiva (ver entrada al blog “ El origen del fracking”).

En principio se buscaba que esta modificación dictada por el Bureau of Land Management (Oficina de Administración de Tierras) debería presentar unos requisitos mínimos equiparables a los existentes en otros estados de la Unión. Incluso se planteaba que, con el tiempo, sirviera de referencia para regular las extracciones en propiedades privadas. En la actualidad, existen más de 750 millones de hectáreas públicas con interés extractivo.  

Las propuestas de modificación son públicas y existe un plazo de alegaciones hasta el mes septiembre. Diferentes organizaciones ambientalistas definen estas modificaciones de incompletas y poco ambiciosas, declarando que no serán suficientes para asegurar la ausencia de riesgos en la salud y en el medio ambiente. 

Un endurecimiento de la normativa implicaría un mayor gasto en medidas de seguridad que las empresas no parecen dispuestas a realizar. Además, las empresas cuentas con el apoyo de los republicanos decididos a bloquear en la Cámara legislativa estas nuevas normas. Las empresas defienden unos costes 15 veces superiores a los calculados por la BLM.

Hace unos días, podíamos leer en el diario El Pais, sobre la presencia de Obama en la universidad de Buffalo, con la exposición de un plan para contener la escalada de las tasas universitarias. Su presencia en esta universidad se enclava dentro de un “tour” por el estado de New York. Días antes, estuvo en la universidad de Binghamton y seguirá su desplazamiento hasta Syracuse.  

El norte del estado de New York se considera la “zona cero” dentro del debate del fracking en los E.E.U.U. En 2008 se impuso una moratoria temporal y se está a la espera de que nuevos estudios de las agencias estatales aseguren la seguridad de la técnica antes de tratar la suspensión de la moratoria.

Las propias asociaciones ambientalistas exponen sobre la falta de transparencia en los efectos nocivos del fracking y el hecho de que las agencias estatales estarían “minimizando” datos de contaminación de acuíferos y aguas superficiales. ( Ver entrada en el blog “La Agencia de Medio Ambiente bajo sospecha” )

Durante este “tour” se han podido ver anuncios en la prensa como el que se exhibió, a página entera, en el Binghamton Press & Sun y que reproducimos a continuación,




Para leer más,
http://nofrackingvallespasiegos.blogspot.com.es/2013/08/el-origen-del-fracking.html
http://nofrackingvallespasiegos.blogspot.com.es/2013/07/la-agencia-de-medio-ambiente-bajo.html
http://www.huffingtonpost.com/news/fracking/
http://www.blm.gov/pgdata/etc/medialib/blm/wo/Communications_Directorate/public_affairs/hydraulicfracturing.Par.91723.File.tmp/HydFrac_SupProposal.pdf
http://www.earthworksaction.org/files/publications/blmrulefactsheet.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada