miércoles, 14 de agosto de 2013

¿ Cómo será el pozo?




El Pozo de San Martín de Toranzo sería un pozo humilde. Su principal fin sería tomar una muestra de rocas, hasta unos 300 metros de profundidad. Esta información junto a la prueba de sísmica permitiría reconstruir un mapa del subsuelo y situar la disposición y profundidad a la que se sitúa  la “pizarra” buscada. Para ello, Repsol, estima una necesidad de unos 625 m2 de terreno en una de las dos campas elegidas. Con ese espacio sería suficiente para instalar la sonda de perforación y una pequeña balsa para almacenar el líquido que facilita la perforación y evita que la sonda se sobrecaliente. 

Pero esta información es la llave que abre la puerta a todo el proceso.

El pozo de San Pedro ya sería otra cosa. Se bajaría con la perforación a 2500 metros de profundidad. Se necesitaría cerrar un reciento de 22.500 m2, casi 2,5 campos de fútbol y de las tres balsas propuestas, para almacenar aguas y residuos contaminantes, solo una, ya ocuparía toda la superficie del pozo de San Martín. Cada balsa podría contener unos 1800 m3 de aguas residuales y lodos. Como en esta zona es difícil  encontrar una campa que no esté en “pindio”, proponen cementar y elevar el recinto, respecto al  nivel del suelo, para evitar el vertido de líquidos contaminantes por el pasto y las laderas del monte. Para hacerse una idea de cantidades, sólo los motores para la  perforación vertical necesitarían de un consumo diario de 5.000 – 8.000 litros de combustible y 800 litros de aceite. Para facilitar la perforación vertical se necesitarán 2000 m3 de agua, químicos y una espuma especial.

Una vez hecho el pozo, se retiraría el equipo de perforación y  se adaptaría el equipo de fracturación hidraúlica. Una vez que ésta se hiciera, se comprobaría si sale gas y en qué cantidad, para ver si comercialmente es de interés.

En el permiso Luena, se contempla abrir un segundo pozo exploratorio en la última fase del proyecto sin que se indique el emplazamiento de interés.

Y aquí acabaría la exploración.

Si sale gas y resulta de interés, en un permiso de explotación se necesitarían abrir un número de pozos indeterminado. Y su localización podría ser en cualquiera de los enclaves dentro de una superficie de 74.628 hectáreas investigadas. Desde San Miguel de Luena hasta Santiurce de Toranzo, en las tres Villas Pasiegas, en todo el Valle de Carriedo y desde Bárcena Pie de Concha hasta Pesquera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada